Print Friendly

 

Estimados Cadetes,

Señoras y señores:

Esta graduación tiene un profundo significado porque ocurre a menos de dos meses de que conmemoremos uno de los acontecimientos más importantes de nuestra historia: el 25 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz.

 

Un acontecimiento que marcó una nueva época para la democracia, la paz y la reconciliación de nuestra sociedad.

 

Es por ellos que en nombre del pueblo salvadoreño, y como presidente de la República y Comandante General de las Fuerzas Armadas, extiendo mis felicitaciones a los cadetes que hoy se gradúan, a sus familias, a sus padres, madres, que les han acompañado y apoyado en estos años de intensos estudios.

 

Ustedes se suman a esta nueva institución nacida de los Acuerdos de Paz, garante de la soberanía nacional y la tranquilidad de nuestro pueblo, del cual ustedes son parte y al que se deben.

 

Son la nueva generación que engrandecerá a esta Fuerza Armada que crece y se desarrolla comprometida con los más altos intereses de la patria y nuestro pueblo.

 

Por ello, en nombre del pueblo salvadoreño felicito a cada uno de los cadetes de la octogésima octava graduación de la Escuela Militar por el logro que alcanzan este día.

 

A los 39 caballeros cadetes de la Escuela Militar, a las 6 señoritas cadetes, al caballero cadete de intercambio académico de China Taiwán, a los 10 caballeros cadetes de la Fuerza Aérea y a los 9 caballeros cadetes de Fuerza Naval, muchas felicidades.

 

Reconocemos la entrega y disciplina que han mantenido en este proceso de formación.

 

Hoy alcanzan una etapa fundamental de su carrera profesional y comienzan otra que demandará el mismo compromiso y lealtad con el pueblo, la institución militar y la Constitución de la República.

 

Quiero además, hacer un reconocimiento póstumo a los 22 miembros de la institución fallecidos en el cumplimiento del deber, por haber hecho el más alto sacrificio, ofrendado sus vidas a la Patria, rogando a Dios que dé fortaleza y consuelo a sus familiares.

 

Como gobierno me comprometo a continuar brindando todo apoyo necesario a sus familiares.

 

La Escuela Militar ha contribuido a formar en ustedes profesionales altamente capacitados. Ahora cuentan con los conocimientos y una formación integral que los acredita para rendir un servicio a la altura de las demandas del país.

 

La Escuela Militar Capitán General Gerardo Barrios es una institución ejemplar, profesional y moderna, para formar militares de acuerdo con las exigencias de los nuevos tiempos y para el cumplimiento de la misión de defender la soberanía, la independencia y la integridad de nuestro país.

 

 

Un elemento fundamental de la institución es el Programa de Carreras Universitarias que incluye Medicina, Derecho e Ingeniería en Sistemas. A través de este programa, 16 cadetes se han graduado en universidades del país. Otros once se encuentran cursando carreras universitarias.

 

 

Amigos y amigas:

 

La Fuerza Armada de El Salvador es ejemplo de renovación y compromiso con la democracia, la integridad del territorio y los derechos humanos.

 

El pueblo salvadoreño reconoce el acompañamiento de la Fuerza Armada en momentos difíciles de los últimos años y su respuesta inmediata cuando hemos sufrido catástrofes como huracanes, terremotos e inundaciones, y lo ha hecho con diligencia y mucho sentido humano.

 

Quiero felicitar y destacar el respaldo que la institución está dando a la Policía Nacional Civil en tareas de seguridad pública.

 

Juntos, todos los sectores del país, las instituciones del Estado, hemos puesto nuestras capacidades para enfrentar el fenómeno de la violencia y la delincuencia.

 

Los resultados son claramente visibles. Este año los homicidios han disminuido sustancialmente, ahora tenemos mil menos en comparación con el 2015.

 

Sin embargo, no podemos disminuir la intensidad de nuestro trabajo. Hoy más que nunca estamos llamados a unir fuerzas y construir un mejor presente y futuro para nuestra patria.

 

La Fuerza Armada realiza también un destacado trabajo fuera de nuestras fronteras.

 

Nuestro Gobierno tiene la disposición de continuar el aporte a la Seguridad Internacional, mediante la participación de Observadores y Contingentes Militares en Operaciones de Mantenimiento de Paz de las Naciones Unidas.

 

En los últimos días, junto a Honduras y Guatemala, lanzamos la Fuerza Trinacional para combatir el crimen organizado transnacional y fortalecer la seguridad en nuestra región para convertirla en zona de paz.  En esta estrategia nuestra Fuerza Armada es pilar fundamental.

 

También expreso mi reconocimiento al ministro de la defensa, General David Munguía Payés, por su acertada conducción política y estratégica de la Fuerza Armada en este período tan difícil, así como el excelente papel del Alto Mando y el sacrificio y profesionalismo mostrado por los comandantes de las unidades militares.

 

Señoras y señores:

 

El apoyo de mi Gobierno a la Fuerza Armada incluye diferentes dimensiones y un carácter más humano e inclusivo.

 

Como Presidencia de la República, trabajamos en fortalecer las pensiones de los militares en condiciones de retiro, logramos en mayo de este año la aprobación del Decreto Legislativo 388, el cual comprendía la emisión de 152 millones de dólares que están destinados a financiar las medidas extraordinarias de seguridad y el déficit de pensiones del Instituto de Previsión Social de la Fuerza Armada para el 2016, por 37.7 millones de dólares.

 

El IPSFA ha recibido ya por medio del Ministerio de Hacienda las dotaciones mensuales necesarias para cubrir el déficit previsional del programa de pensiones.

 

Les reafirmo la decisión de mi gobierno de seguir contribuyendo al programa de pensiones de los militares retirados.

 

Igualmente, en nuestra propuesta de reforma al sistema previsional, estamos respaldando para que se garantice la sostenibilidad a largo plazo del Régimen de Pensiones de la Fuerza Armada.

 

El compromiso de mi Gobierno con la seguridad pública es prioridad y se revitaliza de manera constante con acciones y medidas eficaces en el combate a la criminalidad.

 

No descansaremos hasta alcanzar la tranquilidad que nuestra gente honrada, pacífica y trabajadora demanda valientemente.

 

Es por eso que continuaremos fortaleciendo las capacidades de la Fuerza Armada para derrotar los planes y acciones nefastas de los que pretenden acabar con la paz y la tranquilidad de nuestro pueblo.

 

Unidos, pueblo y Gobierno, lograremos derrotar a estos enemigos de las familias salvadoreñas.

 

Estimadas y estimados oficiales:

 

Es digna de reconocimiento la decisión de jóvenes salvadoreños como ustedes de dedicar su vida al servicio de la patria.

Esta carrera demanda de sacrificio, compromiso y de la más abnegada entrega.

 

Reitero mis más sinceras felicitaciones por el logro que alcanzan este día, un momento inolvidable para sus vidas lleno de grandes retos que  han superado con gran valentía.

 

En ustedes está la noble responsabilidad de defender a la nación con fiel disposición y espíritu de servicio a los intereses de la patria.

 

Tengo absoluta confianza en que la Fuerza Armada, en esta nueva etapa que iniciamos tras 25 años de los Acuerdos de Paz, continuará contribuyendo al fortalecimiento de la democracia, el respeto a la constitución y los derechos humanos.

 

Confío también en que jugará un papel activo en este proceso que he convocado para construir una nueva agenda de nación para el desarrollo, progreso y bienestar de todas y todos.

 

Les deseo muchos éxitos en su carrera y mantengan siempre en alto los valores que han aprendido a lo largo de estos años.

 

Nuestro pueblo es quien les otorgará toda la gloria y el reconocimiento en su noble misión de servir a la patria.