Print Friendly

 

  • Quiero iniciar agradeciendo y felicitando a esta institución que tiene 23 años de venir dignificando la carrera policial, de venir formando profesionales en la carrera, de hacer de la Policía Nacional Civil una de las instituciones más firmes en la defensa de la democracia.

 

Por ello felicito al señor director, felicito a todos los miembros de la Academia Nacional de Seguridad Pública porque han contribuido a que en estos 23 años, el país avance y se consolide en la ruta de la democracia.

 

Tener un cuerpo policial con profesionales de carrera en donde los mejores policías que ingresan tienen la oportunidad de ascender y hacer una carrera policial.

 

Hoy estamos aquí ante la segunda promoción de sargentos y sargentas de la escala básica que van ya a asumir responsabilidades en esa noble tarea de garantizar la seguridad y la tranquilidad de las familias.

 

El pueblo salvadoreño, las familias salvadoreñas reconocen esa dedición, ese esmero, esa voluntad de trabajar por el bien de la familia.

 

Por eso la Policía Nacional Civil es una de las instituciones mejor evaluadas por el pueblo salvadoreño, porque ve su voluntad, ve su sacrificio, ve su dedicación, pero también quiero agradecer a sus familias a los padres y madres de estos graduados, a las esposas, a los esposos, a las hijas y a los hijos, a los hermanos, a los amigos, porque han entregado a la patria una parte preciada de ustedes, que es el hijo, que es el esposo, que es la esposa, para una noble labor, que es garantizar la tranquilidad y la seguridad de la familia.

 

Esto hace que la institución policial sea una de las instituciones más consolidadas, y una democracia es sostenible, resiste los vaivenes de aquellas fuerzas que quieren desestabilizar el país, una democracia subsiste a esos intereses por desestabilizar el país en la medida que tiene instituciones firmes y fuertes.

 

El Salvador cuenta con una Policía Nacional firme y fuerte, comprometida con la Constitución y garantizar la felicidad y la seguridad de las personas; esa es una de las garantías.

Y además, también la Academia tiene la capacidad no solo de formar académicamente, no solo de garantizar la carrera policial y formar profesionales, sino adecuar su formación, adecuar su capacidad académica a los nuevos retos que el país enfrenta en términos de seguridad.

Y por eso es que la Academia ahora le está apostando a nuevas formaciones que permitan tener una policía más eficiente, una policía que haga uso de los instrumentos científicos para  perseguir el crimen, para perseguir el delito.

Es en estos 23 años que la policía se ha estado dotando de esos recursos y por eso es que ustedes ven que recientemente la Policía Nacional Civil ha realizado un proceso de reorganización dentro de su estructura.

Muchos se preguntarán ‘bueno han desaparecido algunas instancias’, pero es una adecuación de la policía al nuevo momento que enfrenta El Salvador para garantizar la seguridad ciudadana.

Y aunque nuestros amigos aquí de los medios de comunicación no han reportado, pero yo les diría  que vayan a ver ahí a la parte del centro, a los mercados donde se ha hecho una presencia permanente de la policía y la Fuerza Armada, ya tienen 15 días de no suceder  ningún homicidio y ahora la policía se ha desplegado en tres municipios a los lugares más difíciles, Soyapango, Mejicanos, en donde están en los lugares donde ocurre homicidios más permanentes y estamos seguros que muy pronto esos sectores de estos municipios van a comenzar a vivir tranquilos y van a vivir en paz.

Esa es la característica de una institución profesional que se sabe adecuar, se sabe adaptar a las diferentes situaciones que presenta un país, ese es el profesionalismo que ahora está demostrando la Policía Nacional Civil y que no tengo duda que con las medidas, con las nuevas adecuaciones que se han hecho y los nuevos planes operativos que va a desarrollar la policía, pues vamos a ir llevando a las familias más tranquilidad y trabajar por alcanzar esa anhelada paz que todo el pueblo salvadoreño aspira.

Por eso quiero saludar a todas y todos los que nos acompañan en este acto. Hoy es un día muy especial porque la Academia  Nacional de Seguridad Pública le entrega al país, una nueva graduación de hombres y mujeres que contribuyen a la noble labor de la Policía Nacional Civil de llevar tranquilidad a las familias salvadoreñas.

Se trata de la segunda graduación de curso de ascenso a Sargento de la Policía Nacional Civil, que constituye un paso más en la ruta correcta para continuar construyendo el país que queremos, El Salvador próspero, seguro y educado, objetivo al cual consagramos todas nuestras energías.

Con satisfacción y alegría extiendo mis más sinceras felicitaciones a los 456  Sargentos y Sargentas de la Policía Nacional Civil que se gradúan hoy.

Decirles que su capacitación y formación es parte de la aspiración legítima que todo miembro de la Policía Nacional Civil tiene para ejercer un derecho que desde la fundación de este organismo ha estado inmerso en su política. Me refiero al derecho a realizar una carrera dentro de la institución.

Escalar dentro de la jerarquía de la PNC aporta al fortalecimiento de la estructura policial en la medida que mediante los ascensos se promociona a los mejores integrantes para que asuman puestos de conducción en los diferentes niveles de la estructura policial.

Esto contribuye a ordenar y hacer sistemáticas las líneas de mando, además de mejorar las condiciones sociales y económicas de los policías y además de sus familias.

Después de la firma de los Acuerdos de Paz en el año de 1992, y de haber concebido la creación de la Policía Nacional Civil, dimos por sentado los valores de esta institución, entre los cuales está como pilar fundamental el respeto a los Derechos Humanos.

Con esos principios, ustedes, los nuevos ascendidos, tienen la responsabilidad de seguir cumpliendo la noble misión de proteger al pueblo.

Debemos reconocer también el excelente trabajo que realiza la Academia Nacional de Seguridad. Es en esta institución en la que recae la responsabilidad de la formación de los  elementos que ahora finalizan con gran éxito este importante proceso de ascenso.

Reconocemos que la Academia Nacional es la que bajo criterios técnicos-profesionales y estrictos procesos de selección identifica el personal sobre el cual recae la responsabilidad de la ejecución operativa de las acciones policiales. Es la que se encarga de validar y fortalecer los conocimientos y habilidades para el desempeño del servicio policial.

Hay que recordar que en los primeros 16 años de funcionamiento de la PNC y de la Academia, el derecho a los ascensos fue escasamente ejercido en la institución. Muy pocos policías durante ese período lograron su ascenso, a tal punto que prácticamente quedaron en abandono.

Sin embargo, es con el primer gobierno del cambio, cuando la Academia Nacional de Seguridad Pública y la Policía Nacional Civil asumieron un nuevo compromiso para impulsar y fortalecer los ascensos.

Como resultado de ello, la administración de la Academia Nacional de Seguridad Pública es la que más ascensos ha garantizado en la historia, con mil 932, a los que hoy se suman 456 nuevos sargentos y sargentas, para un total de dos mil 388 ascensos en todos los niveles y categorías, pero con especial énfasis en el nivel básico.

Este mayor compromiso ha favorecido varias promociones históricas, como los primeros ascensos de sargentos con título universitario y sargentos sin título universitario a Subinspectores; así como agentes y cabos con título universitario ascendidos a Subinspectores mediante promociones internas.

Ha sido bajo esta administración que por primera vez comenzaron a ascender policías de la escala básica a la escala ejecutiva, haciendo un total de 407 nuevos subinspectores.

Igualmente se han realizado los tres cursos de ascensos de Inspectores Jefes a Subcomisionados, con lo cual por primera vez fueron promovidos 93 oficiales de la escala ejecutiva a nivel superior.

Es decir, en menos de 7 años de gobierno del Cambio hemos ascendido dos mil 388  policías, mientras los gobiernos anteriores en 16 años sólo ascendieron una cifra casi igual, dos mil 479 policías.

Queda muy claro nuestro interés en dar oportunidades a los agentes para que se superen profesionalmente. Creemos que un policía en cuanto más se prepara sirve mejor al su país. Una policía en constante formación tiene condiciones y capacidades óptimas para asegurar la tranquilidad de la ciudadanía.

Amigas y amigos:

La decisión del gobierno de apoyar a nuestros policías es firmemente e inquebrantable. Como lo dijimos la semana pasada, la Policía Nacional Civil está realizando una labor admirable en un momento decisivo de la lucha contra la delincuencia y el crimen.

Como Gobierno y como país estamos muy orgullosos de contar con un cuerpo policial capaz y comprometido. Una vez más manifestamos nuestro agradecimiento y completo respaldo para todos ustedes. Sabemos que el bono trimestral que recibirán significará un respaldo valioso. Y tengan por seguro que seguiremos ampliando las oportunidades para ustedes y sus familias.

Este apoyo a la Policía Nacional Civil lo estamos demostrando también con la formación profesional y los ascensos policiales. Es nuestro deseo que todos nuestros policías tengan la oportunidad de escalar en sus carreras policiales, pues significa mejores condiciones de vida.

En el tema de ascensos, veremos varias graduaciones durante este 2016. Específicamente, en el mes de marzo se graduará la quinta promoción de Inspectores Jefes conformado por 40 inspectores y la primera mitad del Tercer curso de ascenso a Cabo conformado por 355 nuevos cabos. Luego de ese primer grupo, ingresará otro con una cantidad aproximada de 361 agentes que ascenderán a cabos.

En este mismo año la Academia Nacional de Seguridad Pública dará inicio a cursos de ascenso a la categoría de inspector, subinspectores y sargentos.

En el tema de formación policial, la proyección de la Academia es continuar formando a todos los elementos en especialidades de todas las ramas policiales.

En consonancia con el momento que vivimos, hemos ampliado la formación  en áreas como investigación criminal, inteligencia y análisis de información, así como los cursos en policía comunitaria, que han generado aproximadamente 52 mil cupos de capacitación para los 23 mil 500 policías que integran la PNC.

Por otra parte, a partir de este año, la Academia tiene proyectado comenzar el funcionamiento del Instituto Especializado de Nivel Superior, mediante el cual se extenderán títulos de técnicos, tecnólogos, licenciaturas, maestrías e incluso doctorados, en el área específica de la Seguridad Pública y Ciencias Policiales.

Para el segundo semestre de este año se espera iniciar con la primera promoción de técnicos en ciencias policiales y sucesivamente dar inicio a las demás carreras, conforme vayan siendo autorizadas por la Dirección General de Educación Superior del Ministerio de Educación.

Les expreso nuevamente  mi alegría por ser parte de este importante acto de graduación de sargentos de la Policía Nacional Civil. Definitivamente, hoy más que nunca estamos trabajando enérgicamente en la constante formación y mejoramiento de las capacidades de la Policía Nacional Civil.

El pueblo salvadoreño puede tener la confianza de que seguimos elevando el nivel profesional del policía salvadoreña. Le estamos dando a nuestra sociedad policías más cercanos a la gente. Policías que también son amigos. Capaces de aportar a una nueva cultura de convivencia y prevención.

Sobre todo, estamos preparando policías oportunos a las necesidades de la población. Hoy nuestro pueblo puede encontrar en el momento que más lo necesita a un policía. Esos son los policías salvadoreños.

Nuevamente, muchas felicidades a los nuevos sargentos y sargentas de la PNC. Les invito a seguir trabajando con entrega, servicio al pueblo salvadoreño.

Muchas gracias.