Print Friendly, PDF & Email
  • Amigas y amigos,
  • Es Nueva Trinidad el municipio número 100 alfabetizado, algo histórico.

Este programa de Alfabetización no fuera posible sin ser como son los salvadoreños, este programa requiere mucha solidaridad, amor y entrega a la familia.

Escucharon decir a una madre que su hija le había enseñado a leer y escribir, también al padre y a otros amigos cercanos. Esa es muestra de lo que es nuestra familia y también lo que somos los salvadoreños y las salvadoreñas.

Por eso yo digo que ante cualquier reto en el país tenemos la voluntad y la fuerza de salir adelante porque somos salvadoreños.

Desde el 2009 al conocer que este país tenía un alto nivel de personas que no sabían leer y escribir, cómo es posible si estamos en la era del conocimiento, en la época de las comunicaciones, de la tecnología avanzada y existan personas que no puedan leer y escribir.

Eso no puede ser porque es violento para una sociedad, de ahí que tomamos la decisión desde el 2009 a partir del gobierno del presidente Mauricio Funes, de comenzar a alfabetizar en el país.

Es una etapa que hemos vivido y desarrollado con miles y miles de jóvenes voluntarios, la mayoría son estudiantes, y también jóvenes de la comunidad que deciden ser solidarios.

Aquí en este departamento de Chalatenango tenemos 13 municipios libres de analfabetismo, y aspiramos a seguir alfabetizando a la mayoría de los municipios de los departamentos y de todo el país, porque eso es una noble misión.

No puede existir en el país personas a las que se les niegue el derecho de tener oportunidad de desarrollarse, No hay edad para los conocimientos, los conocimientos se adquieren a cualquier edad y por eso la alfabetización está dirigida a todos, especialmente a las personas adultas.

Me recuerdo las primeras reuniones públicas para escuchar a los beneficiarios del programa que estaban en el proceso de aprendizaje, y escuchar allá en Izalco a un señor que decía ya no voy a poder tener dificultades para viajar, porque llegaba a la parada de buses y cuando no había nadie no podía tomar el bus, porque no sabía leer, no podía leer el nombre para dónde iba, y él decía no saber leer y escribir es como estar ciego, es desconocer un mundo, el mundo en el que vivimos.

Por ello, yo les pido un fuerte aplauso a todos, porque este programa tiene la capacidad de unir. Ustedes ven con que entereza el alcalde da información sobre el programa, porque él está involucrado, eso es importantísimo, de que los gobiernos municipales hagan suyo también este programa.

Pero también están los jóvenes estudiantes, están los líderes de las comunidades y las personas que se deciden romper con esa barrera del desconocimiento y aprender a leer y a escribir.

Por eso le decía que desde 2009, con la implementación del Programa Nacional de Alfabetización, iniciamos una de las más nobles y generosas acciones por el bienestar de las y los salvadoreños: enseñar a leer y escribir.

Hoy sumamos otra victoria a esa misión al declarar a Nueva Trinidad, aquí en Chalatenango, el municipio número 100 libre de analfabetismo, gracias al esfuerzo y la dedicación de cientos de compatriotas jóvenes.

Este resultado merece que nos demos un fuerte aplauso, especialmente a los involucrados directamente en esta batalla por el saber.

El éxito alcanzado por Nueva Trinidad es una muestra de que cumplimos nuestras responsabilidades y compromisos, para garantizarle a todos los salvadoreños su derecho a la educación.

Felicito a todos los alfabetizados presentes y agradezco a los voluntarios que han hecho posible esta gran obra de solidaridad.

Mi reconocimiento por su dedicación y entrega, por no tirar la toalla es una decisión del salvadoreño, y sobre todo por este gran gesto humano que significa llevar la luz del conocimiento a quienes no tuvieron esa oportunidad.

Con este logro contribuimos al bienestar de muchas personas de Nueva Trinidad, aumentando sus posibilidades de crecimiento personal, de participación comunitaria y de aportar en mejores condiciones al desarrollo del país.

Una nación educada está en mejores condiciones para avanzar en su desarrollo, incluso a altos niveles. Es por esa razón que nuestro gobierno está empeñado en erradicar el analfabetismo.

Liberar a El Salvador de ese flagelo será una de las grandes victorias de nuestro pueblo, que reafirmará la unidad, el humanismo, la solidaridad y amor al prójimo que nos caracteriza a los salvadoreños.

Señoras y señores,

Nueva Trinidad abraza este éxito educativo tras alcanzar un índice alfabetización del 96.1 por ciento, con lo cual se convierte en el municipio número 13 de Chalatenango libre de analfabetismo.

Desde el año 2009 se ha enseñado a leer, escribir y realizar cálculos aritméticos básicos en este departamento a más de 16 mil 600 personas, gracias al esfuerzo y dedicación de cuatro mil 591 voluntarios.

Chalatenango no se conforma con este triunfo, actualmente son atendidas alrededor de mil personas iletradas con el apoyo de 578 voluntarios.

Con la campaña El Salvador Alfabetizado ¡Es posible! honramos también a nuestros próceres de la independencia alcanzada hace 197 años, por eso dedicamos este mes cívico a impulsar esta grande y noble tarea.

De enero a julio de este año alfabetizamos a unas 24 mil personas en todo el país, de las cuales el 63 por ciento son mujeres, mientras de agosto a diciembre se enseñará a 58 mil en zonas rurales y urbanas.

La campaña El Salvador Alfabetizado es Posible, tiene un fuerte contenido de inclusión y equidad, es por ello que toma en cuenta las necesidades educativas de jóvenes y adultos con discapacidad sensorial, y personas privadas de libertad.

En este mes cívico nos pusimos como meta declarar a 10 nuevos municipios libres de analfabetismo, y lo estamos cumpliendo. En los próximos días alcanzarán esa condición los municipios de Cojutepeque, Santo Domingo de Guzmán y Ereguayquin.

Los resultados obtenidos por el país hasta momento han sido posibles gracias a la ayuda de nuestros buenos amigos de la Brigada Educativa Cubana en El Salvador. Esto se debe a las buenas relaciones entre Cuba y El salvador

La hermana República de Cuba es un ejemplo para América Latina y el mundo en la erradicación del analfabetismo.

Con la solidaridad de educadores y autoridades de esa nación, El Salvador implementa el exitoso programa cubano de alfabetización Yo sí puedo, adaptado a la idiosincrasia y condiciones de nuestro país.

Muchas gracias, hermanos cubanos por su valiosa contribución. Este noble gesto fortalece nuestros lazos de hermandad y nos pone en la ruta de nuevas conquistas sociales.

Queridos habitantes de Nueva Trinidad:

Este es un día histórico para El Salvador y para este hermoso municipio.

Se trata de un logro de ustedes, que han trabajado con esfuerzo y de manera coordinada con las instituciones para liberar a muchas personas del analfabetismo.

Por eso celebramos con mucho orgullo y emoción, este triunfo de la hermandad y la solidaridad.

Cuando emprendimos esta gran tarea nos parecía lejano el día en que alcanzaríamos este logro educativo en 100 municipios del país.

Hoy llegamos a ese número y nos satisface comprobar que avanzamos para llegar a la meta propuesta a nivel nacional.

Otros municipios siguen los pasos de Nueva Trinidad.

Próximamente declararemos libres de analfabetismo a más territorios.

Nuestro Programa de Alfabetización ha permitido que más de 300 mil personas aprendan a leer, escribir y realizar ejercicios matemáticos básicos en todo el país.

Con esta movilización educativa hemos atendido a poblaciones históricamente marginadas por otros gobiernos.

Precisamente, en unos días tendré la oportunidad de presentar ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, los avances de los salvadoreños en este y otros aspectos de la vida social del país.

Amigas y amigos

Lo logrado por nuestro pueblo en esta batalla educativa demuestra la certeza del lema El Salvador alfabetizado es posible, y reafirma nuestra convicción de que con el esfuerzo de todos podemos enfrentar y vencer a la ignorancia y la exclusión.

Esta es la mejor forma de celebrar juntos el mes de la patria, unidos gobierno, municipalidades y sociedad civil decididos a construir una sociedad cada vez más justa, inclusiva, educada y solidaria.

El pasado 15 de septiembre reflexionábamos sobre las formas de hacer patria, y este logro que festejamos hoy es una de las mejores maneras de demostrar con orgulloso que somos hijos e hijas de esta hermosa tierra.

¡Muchas felicidades Nueva Trinidad!

A los municipios que están cerca de izar la bandera libre del analfabetismo, los invito a seguir sumando esfuerzos en este empeño.

Promovamos en nuestras comunidades las oportunidades de aprendizaje.

El Salvador lo merece.

¡Sigamos creando futuro!

Muchas gracias.

Nueva Trinidad, Chalatenango, Libre Analfabetismo, 1 (23)