Print Friendly, PDF & Email

Amigas y amigos:

Nos llena de satisfacción reunirnos con ustedes en este acto para entregarle a la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados, ANDA, 10 camiones cisterna donados por la República Popular China, como parte del Programa Bilateral de Cooperación acordado el año pasado.

 

Esta acción se inscribe en el intenso trabajo que ha realizado mi gobierno en un tema crucial para la vida y el bienestar de El Salvador: la gestión integral y seguridad hídrica, también una de las mayores preocupaciones de la comunidad internacional, que hoy celebra precisamente el Día Mundial del Agua.

 

Es una tarea titánica en la que hemos dado pasos importantes para garantizar el suministro de este vital recurso.

 

Los vehículos donados tienen un valor superior a los 920 mil dólares y reforzarán la capacidad de abastecimiento para atender los sectores críticos, población vulnerable, especialmente de la zona metropolitana de San Salvador, y emergencias por fallas en la red.

 

El pueblo salvadoreño agradece este valioso aporte de China y reconoce el compromiso y la solidaridad del presidente Xi Jinping, y de la embajadora Ou.

 

Trabajamos con esa nación hermana con el objetivo de impulsar la cooperación entre ambos pueblos,  basada en la responsabilidad y la transparencia, poniendo como prioridad el desarrollo y el progreso de los dos países.

 

El 21 de agosto de 2018 iniciamos relaciones diplomáticas con la República Popular China, en un acto soberano, transparente, sin condicionamientos políticos y de cooperación para el beneficio de los dos pueblos.

 

En noviembre del año pasado, ambos gobiernos firmamos 13 acuerdos, entre los que sobresale el programa trianual de cooperación bilateral no reembolsable por un monto de 150 millones de dólares.

 

Entre los primeros beneficios de estos acuerdos también está la donación que recibimos de 15 mil computadoras para el programa Una niña, un niño, una computadora.

 

La flota de camiones cisterna que ponemos hoy al servicio del pueblo salvadoreño es parte del proyecto Agua para todos, una de las prioridades en la firma de los acuerdos de cooperación con China.

 

Asimismo, constituye un aporte significativo al esfuerzo de llevar el agua a toda la población, cumpliendo los compromisos asumidos por El Salvador con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

 

El proyecto Agua para todos también se suma al proceso de fortalecimiento institucional que desarrolla ANDA,  con el fin de mejorar sus servicios y la cobertura de distribución.

 

En mi gobierno, ANDA ha mejorado los servicios y ampliado la cobertura de distribución, con acciones como la perforación de 36 nuevos pozos, la ejecución de proyectos estratégicos como la rehabilitación de la Planta de Las Pavas, y manteniendo los subsidios al 85% de los consumidores.

 

 

Amigas y amigos:

 

Como ya es conocido, los partidos de derecha aprobaron esta semana en la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Legislativa la conformación de una junta directiva del ente rector encargado de la administración del agua, que no respondía plenamente a los intereses del pueblo y a la demanda de que el agua es un bien público.

 

Esa decisión generó un inmediato y amplio rechazo de la población, lo que llevó a que anoche la derecha se retractara, lográndose un voto unánime para dejar sin efecto  los 14 artículos del proyecto de ley de aguas aprobados hasta la fecha y, además, reiniciar el análisis teniendo en cuenta los cuatro anteproyectos presentados sobre este clave asunto.

 

Reitero este 22 de Marzo, Día Mundial del Agua, con toda firmeza, que durante mi gobierno no permitiré la privatización del agua.

 

Los salvadoreños sabremos impedir cualquier intención de violentar el derecho humano al agua, y felicito a los sectores y organizaciones populares que están defendiendo este vital recurso.

 

Nos unimos al clamor de la Iglesia católica y del arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, quien manifestó que es inconcebible negarle al pueblo el derecho al agua.

 

Además, insistimos con firmeza en la pronta aprobación de la Ley General de Aguas, un instrumento que dará protección y sustentabilidad al recurso hídrico en beneficio de toda la población.

 

Finalmente, quiero reiterar mi agradecimiento al gobierno y pueblo de China, así como a su embajadora en nuestro país por su aporte al desarrollo de El Salvador.

 

Estamos seguros que las relaciones establecidas con este hermano país se convertirán en un ejemplo de los vínculos que deben existir entre naciones que comparten el sueño de una humanidad en paz, con bienestar y dignidad, respetando la riqueza cultural y la diversidad de pensamientos.

 

Seguiremos construyendo cada día nuevas oportunidades para la amistad, la cooperación y el desarrollo de los pueblos.

 

Muchas gracias.