Print Friendly, PDF & Email

La calidad de los servicios y las mejores prácticas para brindarlos  tienen un impacto importante en la mejora de la calidad de vida de la población y en la satisfacción de sus necesidades.

 

Esa es la esencia del trabajo desarrollado por mi gobierno a lo largo de más de cuatro años, durante los cuales hemos obtenido muchos logros en esos nobles objetivos.

 

Por ello, con orgullo y alegría felicito a los galardonados con el Premio Salvadoreño a la Calidad y el Reconocimiento a las Mejores Prácticas 2018.

 

Este es el octavo año consecutivo en el que se entrega esta distinción a la excelencia, alcanzada en la gestión de las entidades públicas y privadas del país, para incentivarlas a brindar mejores productos y servicios a la ciudadanía. 

 

Este año premiamos al Hospital Nacional de Ilobasco por su proyecto para la Identificación Oportuna de Signos y Síntomas de Hemorragia post parto para disminuir la mortalidad materna.

 

También al Hospital Nacional San Juan de Dios de Santa Ana por la implementación de Diálisis Peritoneal Continua Ambulatoria como Alternativa de Calidad en la Atención de los Pacientes con Enfermedad Renal Crónica Estadio 5.

 

Al Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local, FISDL, por su Estrategia Integral para el Fortalecimiento de Capacidades, Habilidades y Conocimientos de las Personas en Situación de Pobreza y Vulnerabilidad, y por su Programa Emprendimiento Solidario.

 

Asimismo, es merecedor de  una mención el Ministerio de Hacienda por su Mejora Continua y la Modernización de Servicios Tecnológicos en la Dirección General de Impuestos Internos.

 

Reconocemos la importancia y el valor de estas experiencias y proyectos exitosos, innovadores y con un profundo sentido humano implementados en las entidades públicas con la finalidad de servir cada vez mejor a la población.

 

Los resultados de estos trabajos sobresalen por su creatividad y eficiencia, y son modelos aplicables por otras organizaciones.

 

Satisface también que dos de las instituciones galardonadas este año son hospitales nacionales, que de forma exitosa ponen el talento de sus especialistas para reducir la mortalidad materna y atender a los pacientes de la enfermedad renal crónica.

 

Por su parte, la estrategia del FISDL premiada contribuye a la reducción de la pobreza, además de facilitar emprendimientos solidarios que ayudan al progreso de las familias y comunidades.

 

 

 

Señoras y señores:

 

Las buenas prácticas institucionales contribuyen a la consolidación de la democracia, disminuyen los costos a los usuarios, aumentan la confianza ciudadana respecto a la actuación del Estado y mejoran la imagen de las organizaciones.

 

Como gobierno trabajamos por asegurar que las instituciones y empresas brinden servicios de calidad al consumidor, y sobre todo, que sean accesibles para todos los salvadoreños.

 

Hemos transformado la gestión pública dándole un sentido más humano, orientada a la ciudadanía, promoviendo un trato cada vez con más calidez y calidad.

 

Con este premio incentivamos a las organizaciones públicas y privadas a desarrollar mejores prácticas en su gestión, con el propósito de brindar a la población servicios y productos de mayor calidad.

 

Reconocemos así los esfuerzos de instituciones públicas y privadas, universidades, empresas y otros actores, que se plantean perfeccionar su trabajo para alcanzar mayor eficiencia, competitividad, y contribuir al desarrollo del país.

 

 

Amigas y amigos :

 

Reitero mis felicitaciones a los galardonados con el Premio Salvadoreño a la Calidad y el Reconocimiento a las Mejores Prácticas 2018.

 

Su trabajo es un ejemplo valioso para que las instituciones adopten sus excelentes prácticas y mejoren sus procesos en función de enaltecer la dignidad humana.

 

Agradezco profundamente a todos los que impulsan estos reconocimientos, especialmente al sector privado que ha sido parte del Comité Técnico Asesor y que también ha conformado el Jurado a lo largo de estos 8 años.

 

Debemos dar continuidad a estos incentivos que resaltan los logros, promueven la creatividad, impulsan la eficiencia y las buenas prácticas en las organizaciones.

 

Destacamos el gran aporte de los evaluadores, quienes con su objetividad y credibilidad hacen posible que sean premiados los proyectos con mayor repercusión social y económica. 

 

Estamos seguros de que el Premio Salvadoreño a la Calidad y el Reconocimiento a las Mejores Prácticas, es un valioso estímulo para las organizaciones a seguir en el camino del perfeccionamiento y el desarrollo.

 

Invitamos a que más entidades participen con sus proyectos, en aras de la innovación empresarial y del fortalecimiento de la democracia del país.

 

Sigamos construyendo un Estado en el que las instituciones sean cada vez más eficientes en sus servicios a la población, con una gestión empresarial de calidad y con un sentido cada vez más humano.

 

Muchas gracias.