Print Friendly, PDF & Email

En nombre del pueblo salvadoreño, les doy la más cordial bienvenida.
Nos sentimos muy honrados de ser anfitriones de este evento tan importante organizado por la Oficina Regional de Interpol para América Central con la colaboración de la Policía Nacional Civil de El Salvador.

Nos satisface contar con la presencia de funcionarios de las agencias de Interpol, y de delegados de organismos internacionales como la Comunidad de Policías de América, la Organización de Estados Americanos, la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la Organización Internacional para las Migraciones, el Sistema de la Integración Centroamericana, y la Comisión de Jefes de Policía de Centroamérica, México, el Caribe y Colombia.

Aprovecho esta oportunidad para reafirmar mi compromiso en la lucha contra el crimen y la delincuencia, y la disposición de mi gobierno de trabajar estrechamente con los países de la región en este empeño.

 

Es responsabilidad de los estados prevenir la delincuencia y combatirla, de ahí la importancia de este espacio que reúne con ese propósito a países de la región y organismos internacionales.
Nuestros esfuerzos tienen el objetivo supremo de llevar seguridad y tranquilidad a la sociedad, para que las familias puedan trabajar por su prosperidad y con todas las condiciones para una vida plena.

 

El combate a estos grupos criminales obliga también a destinar importantes recursos humanos, financieros y materiales a los gobiernos y la sociedad.

 

Por ello, un problema como las maras o pandillas, que ha causado tanto daño a nuestros países, merece ser estudiado, discutido y enfrentado desde diversos espacios del quehacer público nacional e internacional.

 

La experiencia nos ha enseñado que cuando trabajamos unidos los resultados positivos se multiplican. Creo que estamos de acuerdo en que la única forma en que haya logros sostenibles es avanzar juntos como países hermanos.

 

Por ello, agradezco a la Oficina Regional de Interpol y a la Policía Nacional de El Salvador por preparar esta reunión en la que, estoy seguro, confluirán positivas experiencias y estrategias, y surgirán proyectos futuros de mucha trascendencia.

 

Durante estos tres días de conferencias y mesas de discusión nuestras instituciones de seguridad compartirán herramientas para fortalecer o redireccionar las estrategias implementadas y explorar nuevas vías para garantizar la seguridad de la población.

 

En este encuentro se debatirán temas esenciales para comprender y derrotar el fenómeno de las pandillas, como el origen, desarrollo y situación de estos grupos en la región; y las estrategias puestas en práctica por nuestros países para su enfrentamiento.

 

Para nuestro gobierno es muy significativo que este tipo de eventos se realicen en nuestro país, pues es una señal de que nuestros esfuerzos y resultados en el combate y prevención de la delincuencia son reconocidos a nivel internacional,

 

Esto nos compromete a trabajar con más empeño y a contribuir con nuestra experiencia en esta lucha, que debemos asumir en conjunto como naciones hermanas.

 

Las instituciones de seguridad de nuestro país poseen una amplia trayectoria en el abordaje del fenómeno delincuencial de las pandillas.

 

Durante mi gobierno desarrollamos una estrategia en la que participan todos los sectores de la sociedad a través del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, cuyo principal fruto es el Plan El Salvador Seguro, que aborda de manera integral este problema, con énfasis en la prevención.

 

Para llevar exitosamente ese Plan, fruto del consenso de la sociedad, hemos activado a nuestras instituciones como el Viceministerio de Prevención del Ministerio de Justicia y Seguridad Publica, la Policía Nacional Civil, el Instituto Nacional de la Juventud, el Instituto Nacional de

Deportes, el Ministerio de Cultura y otras, alrededor de diversos programas.

En el combate frontal contra las organizaciones criminales, impulsamos una estrategia desde el Ejecutivo y particularmente desde la Policía Nacional Civil dirigida a desarticular la estructura financiera de las maras o pandillas.

 

Como resultado, hemos reducido de manera sostenida delitos como los homicidios, feminicidios, extorsiones, el tráfico de drogas y otros.

 

Señoras y señores:

Todas las experiencias en esta lucha son necesarias y bienvenidas.

 

Las desarrolladas por las iglesias en temas de prevención social; las de la academia, especialmente de las ciencias sociales con su abordaje holístico del fenómeno; las del Estado a través de un trabajo interinstitucional que incluye el respaldo de la sociedad civil y de organismos internacionales.

 

Las expectativas respecto a esta conferencia son muchas y muy positivas.
Estamos seguros de que este encuentro contribuirá a que nuestros países progresen en sus esfuerzos por garantizar la seguridad ciudadana y la paz social.

Agradezco a todos los presentes por responder a esta invitación.

Sepan que tienen en el gobierno de El Salvador a un aliado para llevar adelante planes comunes, que permitan a nuestros pueblos alcanzar sus ideales de paz, justicia y progreso.

 

Muchas gracias.

Inauguración de la Conferencia de INTERPOL sobre pandillas criminales de las Américas.