Print Friendly, PDF & Email
  • Amigas y amigos:
  • La inauguración de esta nueva unidad de pediatría nos provoca a todos una gran emoción, porque sabemos que será una fuente de amor y esmerados cuidados a nuestras niñas y niños en el momento que más lo necesitan.

Siento una profunda gratitud por todos los que de alguna manera han contribuido a la creación de esta unidad pediátrica.

La felicidad de los niños vale todos los esfuerzos que hacemos por el bienestar, la salud y la educación de ellos. No hay nada más hermoso y sincero que el abrazo de un niño agradecido.

Para mí y mis compañeros de gobierno es un motivo de satisfacción esta nueva obra, porque hacemos nuestros mayores esfuerzos para darle a la niñez las posibilidades para estudiar, crecer y tener una vida feliz.

 

Satisface ver a decenas de miles de niños acceder a las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones gracias al programa Una niña, un niño, una computadora.

Emociona cuando nos dicen que ya no abandonan las escuelas por falta de zapatos, uniformes o por no poder comprar sus útiles escolares, necesidades que nuestro gobierno garantiza gratuitamente hasta los estudiantes de bachillerato.

También, la gratitud de ellos y sus padres porque en las escuelas tienen alimentación diaria y un vaso de leche.

Es gratificante observar cuando nuestra infancia despliega su talento en la música, el teatro, la danza y muchas otras expresiones del arte y la cultura, a las cuales les hemos abierto nuevas y amplias oportunidades.

Con esta misma emoción y gratitud, hago un profundo reconocimiento a la Fundación Rafael Meza Ayau por su solidaridad y compromiso histórico con la salud y la niñez salvadoreña, principalmente con la de Santa Ana, y el Hospital San Juan de Dios.

La obra altruista que comenzó con don Rafael Meza Ayau y doña Angelita se ha mantenido a lo largo de décadas y continúa siendo de mucho valor y beneficio para el pueblo santaneco.

El gran apoyo que concedieron a la construcción del Hospital Nacional San Juan de Dios de Santa Ana, es un ejemplo de la generosa voluntad y amor que ellos profesan a los más necesitados.

Gracias al cariño de doña Angelita por los niños y niñas fue posible construir una unidad de pediatría en este hospital, la cual lleva por nombre “Pediatría Ángela Meza Ayau”.

Ese gesto de generosidad nos confirma cuánto podemos hacer a favor del pueblo, cuando unimos nuestros esfuerzos con sinceridad.

Nos sentimos muy honrados de participar en la inauguración de la nueva ala de la unidad de pediatría y agradecidos con la Fundación Rafael Meza Ayau y otras instituciones que la han hecho posible.

 

Estimados santanecos:

Un sistema de salud público universal y de calidad es condición fundamental para el desarrollo humano y el progreso del país; es un derecho que no debe ser negado a ningún salvadoreño.

 

Estas instalaciones facilitarán una atención inmediata y de calidad a los niños y niñas, y sus familias del occidente del país y de la zona fronteriza con Guatemala y Honduras, con una mejor infraestructura, equipamiento y organización y un equipo médico muy capacitado,

Esta unidad hospitalaria se suma a las acciones de mi gobierno para transformar el sistema nacional de salud, y en particular, aquí en Santa donde desde mayo de 2016 funciona una farmacia especializada que facilita la entrega de medicamentos a pacientes aquejados de enfermedades crónicas.

También, como parte de la modernización permanente de este hospital San Juan de Dios, el pasado año inauguramos la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales, se renovó y modernizó el banco de sangre y el área de atención a víctimas de violencia.

Durante nuestra administración hemos realizado una inversión sin precedentes para contar con instalaciones modernas y de calidad, como el Hospital de la Mujer, las nuevas unidades médicas del Instituto Salvadoreño del Seguro Social y el Centro Nacional de Radioterapia, entre otros.

Actualmente está en marcha la construcción del Hospital Regional de San Miguel, una gran obra que atenderá a la población del oriente de El Salvador.

Disminuimos la desnutrición crónica en niñas y niños de primer grado en un 42 por ciento, por lo que hoy la niñez salvadoreña es más saludable y fuerte, lista para continuar creciendo y alcanzando sus sueños.

Los avances en salud durante los últimos años son innegables. Ha sido muy importante la atención especializada brindada a mujeres embarazadas.

Se triplica la inversión en vacunas, por ello nuestro país cuenta hoy con uno de los sistemas de vacunación más completos y de mejor cobertura del continente americano.

Estos logros han impactado significativamente en la vida de muchos salvadoreños, y con satisfacción afirmamos que la salud se convirtió en un compromiso con la vida y la dignidad humana, y un derecho de todo nuestro pueblo.

Sin embargo, no estamos satisfechos, sabemos que estos avances, alcanzados con grandes esfuerzos y superando enormes dificultades, pueden mejorarse y ampliarse, sobre todo la atención al paciente con un servicio con la calidad y calidez que nuestro pueblo merece.

Amigas y amigos:

Reiteramos nuestra alegría por esta nueva Unidad de Pediatría, que contribuirá al bienestar físico, mental y social de la niñez de la zona occidental del país.

Hacemos votos para que el ejemplo de la Fundación Rafael Meza Ayau se multiplique, y aliente a diferentes sectores y actores de nuestra sociedad.

También, expreso mi reconocimiento a los diferentes equipos que han trabajado para la realización de esta importante obra.

Es un gesto muy noble volcar los esfuerzos de manera desinteresada en beneficio de muchas familias, que desde ahora en adelante tendrán acceso a mejores servicios de salud.

El compromiso de mi gobierno con el pueblo es irreductible. Frente a los nuevos desafíos continuaremos defendiendo los programas sociales para construir un El Salvador cada vez más inclusivo, equitativo y próspero.

Tengan la seguridad de que haremos todo lo necesario para consolidar los avances de estos años.

Muchas gracias.

 
Inauguración de Unidad de Pediatría en Hospital Nacional San Juan de Dios