Print Friendly, PDF & Email

Con mucha alegría iniciamos el Tercer Festival Nacional de Teatro Infantil, que es ya una de las mayores y más exitosas muestras de la cultura salvadoreña.

Este es un valioso espacio para la convivencia y una de las principales plataformas para dar a conocer el talento artístico de la niñez.

Saludo con mucho cariño y le pido a todos que le demos un fuerte aplauso a todas las niñas y niños de El Salvador que nos acompañan en el mes de la niñez, en el que reafirmamos sus derechos.

En este FESTI 2018 vamos a celebrar y a ratificar su derecho a disfrutar del arte y la cultura.
Expreso también el cariño de Margarita y mío a las madres, padres y familiares de todos los integrantes de las Colmenitas por el amor y pasión con que apoyan a sus hijos para que logren estos frutos que nuestro pueblo disfruta y acompaña. Un aplauso para ustedes también y gracias por acompañar a sus hijos.

Nuestra gratitud y reconocimiento a sus talentosas maestras y maestros, que tanto esmero ponen en su formación artística.

Gracias también a la Ministra de Cultura, Silvia Elena Regalado, a César Pineda y los equipos de trabajo de esta cartera de gobierno por hacer posible esta gran fiesta de la niñez y adolescencia.

Nos emociona ver a los niños, niñas y adolescentes expresarse creativamente, participar y desarrollar sus habilidades artísticas, y generar conciencia en la sociedad sobre la importancia de los valores humanos.

Este Festival es un triunfo de la vida y la esperanza.

Es el mejor mensaje que nos dan las niñas y niños de que sí es posible este nuevo El Salvador que estamos construyendo, donde todas y todos tengamos oportunidad de una vida más plena.

Todos los que han participado en el éxito de esta gran obra para la felicidad de la infancia salvadoreña son ejemplos de cómo la cultura fortalece el alma de la nación y es un factor esencial de cohesión, identidad y fuerza transformadora de la sociedad.

La tercera edición del Festival Nacional de Teatro Infantil nos muestra el resultado del magnífico trabajo que realiza La Colmenita en todo el territorio nacional.

Este es un exitoso programa artístico que nació en la hermana República de Cuba, en 1990, con el objetivo de fomentar valores a través de las artes escénicas. Su éxito ha sido tal que se ha replicado en muchos países, entre ellos, México, Colombia, Argentina, España y Canadá.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, nombró a La Colmenita como Embajadora de Buena Voluntad por llevar un mensaje de esperanza a los pueblos del mundo.

Recuerdo con mucha emoción cuando Margarita y yo conocimos en La Habana este programa y a su fundador, nuestro gran amigo Carlos Alberto Cremata.

Era entonces vicepresidente de la República y ministro ad honorem de Educación y compartimos con el maestro Cremata el sueño de dar a la niñez salvadoreña esta oportunidad de desarrollar su talento artístico y vivir una de las mejores y decisivas etapas de la vida cantando, bailando y siendo lo que son, niños.

En el año 2015 iniciamos La Colmenita El Salvador.

Hoy vemos con mucha satisfacción el camino recorrido que nos confirma que cuando existe voluntad y compromiso es posible hacer realidad los sueños.
Empezamos con 10 y ya son más de 30 comunidades y municipios que cuentan con su Colmenita, que transforma la vida de los niños y niñas, su entorno familiar y la vida en la escuela, para formar al nuevo ciudadano desde la niñez y a través del arte.

Amigas y amigos:

Desde el primer momento contamos con la solidaridad de artistas y pedagogos cubanos, quienes durante estos tres años han trabajado junto a equipos de profesionales salvadoreños del Ministerio de Cultura, ahora convertida en Ministerio.

Gracias al empeño con el que emprendimos este programa, hoy contamos con importantes resultados a nivel nacional, incluyendo la capacitación y especialización para garantizar la continuidad y el crecimiento de este hermoso programa.

Actualmente existen 31 grupos de teatro de Las Colmenitas que trabajan activamente en sedes de la Casa de la Cultura y la Convivencia.

Más de mil niños y niñas de todos los departamentos del país participan en estos colectivos artísticos, reafirmando la importancia de crear espacios para la convivencia, el arte y la cultura.

La Colmenita contribuye a reconstruir y fortalecer el tejido social de comunidades vulnerables, pues también se desarrolla en municipios atendidos por el Plan El Salvador Seguro, sumándose a las muchas iniciativas de prevención, deportivas y de emprendimiento que impulsamos.

Por tercer año consecutivo, el Festival Nacional de Teatro Infantil permite a la niñez salvadoreña compartir sus habilidades artísticas y llevar su mensaje de alegría y esperanza a la población.

El Festival es una gran oportunidad que nos permite confirmar el potencial creativo de nuestra niñez e incentivar su desarrollo; un espacio que promueve valores como el respeto, la paz, la convivencia y la amistad.

El teatro es para las sociedades el reflejo de su propia realidad. Nos motiva a reflexionar sobre nuestro entorno, a encontrar las mejores alternativas para desarrollar comunidades en armonía, y una sociedad más educada y fraterna.

Las artes escénicas permiten a los niños mejorar su expresión oral y fortalecer su capacidad mental; fomentan la autoestima, el liderazgo y las relaciones solidarias entre niños y niñas.

Por estos motivos, agradecemos a las entidades que apoyan a las colmenitas: alcaldías, asociaciones comunitarias, centros escolares, entre otras.

Seguiremos trabajando para que más comunidades se sumen a proyectos como este, que fomentan las expresiones artísticas, la identidad y diversidad cultural, y las tradiciones locales.

Queridas niñas y niños:

Los felicito por su excelente trabajo.

Verlos alegres haciendo lo que les gusta nos renueva la esperanza y nos motiva a continuar trabajando para que todos los niños y niñas de El Salvador tengan las condiciones necesarias para crecer, educarse, disfrutar del arte, cantar, bailar, ser felices.

Nuestro gobierno continuará con firmeza su trabajo para crear cada vez más espacios como el Festival Nacional de Teatro Infantil, que promuevan el talento, la cultura, y fortalezcan nuestra identidad y valores.

Mi compromiso es que La Colmenita El Salvador se amplíe a más municipios para potenciar la participación de la niñez y fomentar el desarrollo de las artes en cada localidad.

Invito a la población a respaldar esta iniciativa y a disfrutar el talento escénico de nuestros niños y niñas.

El teatro invita a la niñez a soñar, a experimentar y explorar nuevos mundos. La Colmenita El Salvador promueve una nueva sociedad sobre la base de la convivencia.
Apoyémosla con todas nuestras energías para que esta semilla que sembramos y hoy nos da sus frutos, continúe floreciendo en todo el país.

Muchas gracias.