Print Friendly, PDF & Email

Como bien se ha señalado tanto el ministro, el día que se dio el acontecimiento de que el puente se dañó no se podía transportar, esto fue una noticia muy grande para el país, porque era la única conexión que se tenía de esta parte del departamento de Chalatenango y especialmente de su cabecera departamental.

 

Por eso era una emergencia, y sabiendo la capacidad que tiene el Ministerio de Obras Públicas y como se ha conducido, no dudé en llamar al ministro Eliud y plantearle la preocupación de cómo se pudiera habilitar un paso que nos permitiera mantener la movilidad y el transporte, y construirse un nuevo puente.

 

Rápidamente se buscaron los recursos, pero más que todo la disponibilidad y la capacidad del ministro, por eso pido un fuerte aplauso para él ministro, porque ha sido también un actor excelente de esta obra.

 

Entre todas las obras de infraestructura no solo puentes, sino todo lo que tiene que ver con el trabajo que hace el Ministerio de Obras Públicas, desde el 2014 hasta la fecha hemos realizado más de mil 469 obras de infraestructura en todo el país, incluidos todos los territorios, porque todos son preocupación nuestra, no hay ninguna zona olvidada, todas son prioridades.

 

Se ha invertido desde el 2014 a la fecha, alrededor de 730 millones de dólares en este esfuerzo. Como bien él lo dice, el viernes pasado estuvimos en Belice en una reunión de los países centroamericanos del proceso de Integración Centroamericana y allí se estuvo planteando como uno de los grandes proyectos y de los grandes avances, el Plan Maestro de Movilidad y Logística de Centroamérica.

 

O sea, que Centroamérica tienn que estar conectada y El Salvador se destaca por tener las mejores carreteras, claro allí están incluidos puentes, otras obras, pero hay una movilidad con fácil acceso tanto para las personas como para la mercadería, eso ayuda mucho al desarrollo económico no solo de El Salvador sino también de Centroamérica.

 

Y este plan maestro también tiene que ver con nuestro aeropuerto, que ahora lleva el nombre de San Oscar Arnulfo Romero, por la denominación de monseñor Romero como santo, está en un proceso de modernización. Son más de 3 millones 200 mil personas las que se mueven por ese aeropuerto y está en un proceso de ampliación.

 

También estamos por mejorar los puertos, el Puerto de Acajutla es un puerto moderno y estamos trabajando rápidamente por licitar el puerto de La Unión.

 

Este proyecto está actualmente en licitación y va bastante avanzado, obedece más a intereses nacionales, no obedece a interés de ningún otro país.

 

Ningún otro país nos puede decir si lo licitamos o no lo licitamos, es un derecho soberano de nuestro pueblo y nosotros vamos a licitar lo más pronto posible ese puerto para que se ponga en funcionamiento y tener dos grandes puertos, el de Acajutla y el de La Unión, que nos comunicaría mediante un canal seco muy fácilmente con Honduras.

 

O sea, toda esta obra que ustedes ven es parte de una visión de desarrollo del país y no del desarrollo de un país aislado de Centroamérica, sino como parte de la Integración Centroamericana.

 

Me satisface inaugurar y entregar este puente, por eso el nombre del puente, Prosperidad, porque está asociada a esa visión de prosperidad del país y de Centroamérica.

 

Este puente que está ubicado sobre el Río Motochico aquí en Chalatenango, es una obra que se suma a las muchas que durante mi gobierno hemos hecho para el crecimiento económico y el mejoramiento de la calidad de vida de nuestro pueblo.

 

Este año ha sido el de mayor inversión pública en El Salvador. Incluso en los períodos de posterremotos no se había registrado una cantidad de proyectos comparables con los que hoy entregamos y ejecutamos en beneficio de la población.

 

Con obras de infraestructura vial, como la que hoy inauguramos, aportamos calidad, eficiencia y seguridad al traslado de personas y al transporte de bienes y servicios.

 

Cada puente, carretera y obra de protección finalizada, fortalece las condiciones para el crecimiento económico y el bienestar social.

 

Este viaducto es símbolo de ese nuevo país que construimos con el corazón, con el esfuerzo de quienes no claudicamos en el empeño de hacer de El Salvador un mejor lugar para vivir.

 

Mi gobierno ha puesto especial interés en la inversión en infraestructura pública, sin olvidar a ningún territorio. Estamos convencidos de que sólo es posible alcanzar el verdadero desarrollo con inclusión y equidad.

 

El Puente La Prosperidad es una moderna obra que cumple los estándares de calidad y seguridad para los peatones y vehículos.

 

Alrededor de seis mil usuarios se beneficiarán con esta nueva obra, que incluye muros de protección para evitar la erosión que provoca el agua durante la época de lluvias.

 

Por eso quiero expresar, nuestra felicitación al Ministerio y reconocer el prestigio que ha recuperado durante los últimos dos gobiernos, luego de que esta importante cartera del Estado se viera manchada por administraciones que abandonaron importantes proyectos de infraestructura.

 

Con transparencia, capacidad y eficiencia hemos demostrado que es posible construir un nuevo El Salvador.

 

Agradezco a las autoridades y a todos los equipos del Ministerio de Obras Públicas, que han devuelto la confianza del pueblo salvadoreño en la labor que realizan.

 

El objetivo de cada obra entregada es transformar para bien la vida de las familias salvadoreñas. Mejor conexión vial significa mayores posibilidades de incrementar la productividad, facilitar el comercio, al tiempo que permite mejorar el acceso de la población a servicios como educación y salud.

 

Les invito a continuar impulsado los cambios que nuestro país y cada uno de sus territorios necesitan para elevar el bienestar de la población y alcanzar su desarrollo.

 

Mi gobierno seguirá trabajando permanentemente por El Salvador más productivo, educado y seguro.

 

Muchas gracias.