Print Friendly, PDF & Email
  • Señoras y señores:
  • Con mucha satisfacción asistimos este día a una nueva graduación de la Academia Nacional de Seguridad Pública, otro importante avance en el empeño de mi gobierno de llevar tranquilidad a las familias salvadoreñas.

Siempre es grato presenciar el momento en que un grupo de profesionales culmina su proceso de formación, mucho más cuando se trata de mujeres y hombres que ponen a disposición del país los conocimientos y las capacidades adquiridas.

Como presidente de la República felicito a los integrantes de la Promoción 119 de la Academia Nacional de Seguridad Pública que hoy realizan su juramento como miembros de la Policía Nacional Civil.

Reciban la gratitud de nuestro pueblo por la noble decisión de dedicar su vida y conocimientos a garantizar la seguridad ciudadana y de las comunidades.

Gracias también a todo el personal de esta prestigiosa Academia, un especial saludo a los padres, madres y familiares que hoy entregan sus hijos a la patria.

Todo el apoyo  que ustedes les han dado, la nación y todo el pueblo salvadoreño se los agradece porque la labor de estos jóvenes es estar al servicio de la patria, por ello les agradezco y  felicito.

A partir de hoy El Salvador cuenta con 271 nuevos agentes, 165 hombres y 106 mujeres, quienes se suman al trabajo en favor de la paz y tranquilidad de los territorios.

Los Acuerdos de Paz, que firmamos hace 27 años, no sólo pusieron fin a un periodo de dolor y represión, también permitieron que el Estado asumiera su rol de garante de los derechos de los salvadoreños.

Para cumplir con esa responsabilidad fue necesario crear o modificar las instituciones en áreas prioritarias como la defensa del territorio nacional, la seguridad pública, la administración de justicia y el ejercicio de la democracia.

La Policía Nacional Civil y la Academia Nacional de Seguridad Pública nacieron como parte de ese proceso, y se han fortalecido como instituciones insignias de este nuevo tiempo.

Gracias a su profesionalismo, cercanía a las comunidades y respeto a los derechos humanos, el policía salvadoreño se ha hecho acreedor del cariño y respaldo del pueblo.

Desde 2009 hasta el pasado año la Academia Nacional de Seguridad Pública realizó 24 promociones de agentes policiales, quienes, junto a los egresados de cursos para policías de reingreso, hoy conforman una fuerza de ocho mil 154 efectivos graduados en ese centro.

Durante estos años ha sido relevante la apertura de la Academia para que los salvadoreños que lo deseen se capaciten como agentes y formen parte de la PNC.

Otro hecho importante es que hoy las mujeres constituyen el 25 por ciento de la fuerza policial, frente al 7.5 de hace 10 años.

A partir del 2009 hemos trabajado para alcanzar la excelencia en la formación profesional en la Academia Nacional de Seguridad Pública.

Son casi 122 mil los cursos de actualización y especialización impartidos, que nos permiten contar con un cuerpo policial más competente, moderno y cercano a la dinámica de desarrollo de los territorios.

Reiteramos nuestro respeto y reconocimiento a nuestros agentes por su consagración y profesionalismo en el desempeño de sus misiones.

Ellas y ellos son verdaderos héroes, pues no dudan en arriesgar sus vidas para servir y proteger a la población.

 

Amigas y amigos:

Los recientes ataques contra la Policía Nacional Civil no doblegan la determinación de sus miembros de enfrentar a la delincuencia y brindar tranquilidad y paz al pueblo.

Frente a esos crueles actos, que ponen en evidencia la frustración y desesperación de los criminales, nuestra Policía Nacional Civil se erige una vez más como un baluarte de la seguridad ciudadana.

El compromiso de nuestro gobierno con la seguridad se mantendrá firme. Continuaremos impulsando los planes de prevención y combate frontal a la delincuencia para ofrecer tranquilidad a las comunidades.

Expresamos nuestras más sinceras condolencias a los familiares de los agentes policiales que entregaron su vida en el cumplimiento de su deber.

Su sacrificio no será olvidado. Les aseguramos que quienes cometieron estos actos repudiables comparecerán ante la justicia.

En estos momentos toda la institucionalidad del Estado: Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, Policía Nacional Civil, Fiscalía y Fuerza Armada trabajan coordinadamente en todo el territorio nacional para dar con el paradero de los criminales y llevarlos ante la ley.

Reitero el compromiso de mi gobierno con la seguridad de la población. No vamos a retroceder, ni a ceder espacios en el combate contra la delincuencia.

El trabajo en el área de seguridad ciudadana y prevención es una de las prioridades de nuestra gestión, y tenemos resultados concretos en la reducción de delitos y la criminalidad.

Con el Plan El Salvador Seguro, por primera vez en la historia del país establecimos directrices, objetivos y metas para enfrentar el fenómeno de la violencia de manera integral, con énfasis en la prevención.

Se trata de transformar a la sociedad creando mayores oportunidades de educación, cultura, recreación y convivencia para la niñez, juventud y las familias.

La organización de las comunidades es esencial para el trabajo de prevención, es por eso que debemos fortalecer los Comités Municipales de Prevención de la Violencia y crearlos donde no existan.

Con el plan El Salvador Seguro hemos reducido de manera sostenida los homicidios en el país. El 2018 cerró con una disminución del 16 por ciento en ese delito respecto al año precedente.

También bajó la incidencia de hurtos, extorsiones y robo de vehículos.

Desde el 2014 se han desarticulado más de mil 200 pandillas y unas 240 bandas del crimen organizado.

Gracias al trabajo de coordinación y logística de las autoridades policiales y miembros de la Fuerza Armada han sido incautadas cifras históricas de drogas, por un valor superior a los 687 millones de dólares.

Hoy la Policía Nacional Civil tiene mayor presencia en los territorios a través de la Policía Comunitaria, lo que ha permitido recuperar territorios asediados durante años por grupos delictivos.

Fortalecimos a ese cuerpo armado con nuevos equipos para combatir el crimen; construimos delegaciones modernas y bien equipadas y mejoramos otros centros policiales.

 

Estimados graduados:

Su formación como agentes policiales y defensores de la paz y tranquilidad del pueblo salvadoreño no termina este día, es preciso que sus habilidades y capacidades sean fortalecidas continuamente, para que como profesionales ejerzan su trabajo de manera cada vez más eficiente.

Como gobierno seguiremos impulsando el mejoramiento de las condiciones del cuerpo policial.

Reitero mis felicitaciones y les deseo que esta nueva etapa de sus carreras esté llena de éxitos.

Ustedes representan la innegable vocación de servicio y el gran sentido humanitario que caracteriza a la Policía Nacional Civil.

Estamos convencidos de que sabrán cumplir con su sagrada misión de defender al pueblo y a la Patria, y que con su trabajo aportarán significativamente a la construcción de un futuro de prosperidad y seguridad para nuestro país.

Para lograrlo, contamos con el Plan El Salvador Seguro, fruto del trabajo y el consenso de amplios sectores de la sociedad y las instituciones del gobierno.

Este es un Plan que nació del pueblo y el pueblo debe garantizar su continuidad, para bien de las familias y cada ciudadano.

Muchas gracias.