Print Friendly

 Querido pueblo salvadoreño,

Honorable Asamblea:

Antes de presentar el informe de este primer año de gobierno, les expreso mis felicitaciones por su elección, deseando los mayores éxitos en sus responsabilidades ante el pueblo.

 

Hace un año recibí la banda presidencial con humildad y respeto, y expresé dos frases que caracterizan este primer año de gobierno:

 

La primera: “Ejerceré la Presidencia con honradez, austeridad, eficiencia y transparencia”.

 

La segunda: “Trabajaré incansablemente para alcanzar los grandes acuerdos de nación que nos permitan resolver los principales problemas del país”.

 

Con satisfacción afirmo que la palabra empeñada ante ustedes y el pueblo salvadoreño ha sido cumplida, guiada por el interés supremo de servir, de luchar por el bienestar y felicidad de nuestra gente.

 

Trabajamos para responder a los desafíos y demandas más sentidas de la población: la seguridad, el desarrollo social y económico; teniendo presente ese amor por la justicia social que nos legó nuestro pastor, mártir y beato, Monseñor Romero. Él y su mensaje son luz en este camino hacia un mejor El Salvador.

 

Diputadas y diputados, estamos avanzando por el camino correcto, construyendo un país en el que todos participamos, acordando soluciones a partir de la diversidad y riqueza de pensamientos, teniendo al centro de nuestro trabajo el bienestar de las familias salvadoreñas y la unidad nacional.

 

En este informe les presento, con la mayor síntesis posible, las razones que sustentan nuestro optimismo y confianza.

 

Al cierre del 2014 nuestra economía creció 2%, superando los niveles de los años anteriores. Dado el entorno favorable nacional e internacional, esperamos un crecimiento del 2,5% este año, cifra cercana a la estimación del Fondo Monetario Internacional.

 

Este crecimiento favorece la recuperación de empleos y la mejora del salario real.

 

A ello se suman la baja en la inflación, la reducción en 32% de las tarifas de la energía eléctrica y el aumento de las remesas, favoreciendo la economía familiar.

 

En las exportaciones tuvimos una importante recuperación con la apertura al mercado de la República Popular China, y con el aumento de las ventas de café y productos de confección a Estados Unidos.

 

Por otro lado, ampliamos la diversificación de la matriz productiva y estamos fortaleciendo a las micro, pequeñas y medianas empresas. Brindando asistencia técnica y financiamiento a cerca de 600 empresas, y proyectos productivos de 150.000 MIPYMES con $115 millones.

 

Con la Banca Estatal de Desarrollo otorgamos $452 millones en créditos productivos a familias de escasos recursos y microempresas. Además, incrementaremos dicho monto a $500 millones para este año.

 

Asimismo, pusimos en marcha el exitoso programa Banca Mujer, beneficiando a 1.234 empresarias.

 

Cumpliendo los compromisos que asumimos en el Pacto Nacional por el Café, entregamos siete millones de plantas de alto rendimiento y resistencia, fungicidas y foliares para el combate a la roya.  Y también, otorgamos créditos preferenciales por un monto de $97 millones.

 

Para mejorar la seguridad alimentaria estamos implementando el Sistema y la Política Nacional de Abastecimiento y Comercialización de Granos Básicos.

 

A las familias agricultoras entregaremos anualmente más de 400.000 paquetes de semillas de maíz y fertilizantes, y 200.000  paquetes de semillas de frijol.

 

En el rubro de turismo tenemos buenas noticias: Esperamos recibir dos millones de visitantes y generar  $1.300 millones de ingresos al cierre del 2015.

 

En inversión de infraestructura para el desarrollo, realizamos 448 obras por un monto aproximado de $363 millones, que incluye la primera fase del SITRAMSS, un rápido y seguro sistema de transporte que ya utilizan miles de personas.

 

En el Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero completamos el recarpeteo de la pista principal, mejoramos 11 puertos de abordaje, instalamos nuevos radares y un nuevo sistema de comunicación. Y continuaremos modernizando nuestro aeropuerto para incrementar su capacidad.

 

En el marco de la Política de Movilidad y Logística nuestro Gobierno está ejecutando obras estratégicas como la nueva ruta binacional Chalchuapa–Jerez, que incluirá  una aduana única entre El Salvador y Guatemala.

 

Estratégica es también la modernización de la carretera Puerto Acajutla–Sonsonate, que incluye la interconexión con Guatemala por La Hachadura.

 

Con solo estas dos obras y una inversión de $42 millones generamos 2.350 empleos en beneficio de los pobladores de la zona y jóvenes en riesgo.

 

Nos llena de mucha confianza el inicio de FOMILENIO II, que representa una inversión de $365 millones y que fortalecerá el potencial humano, el clima de inversiones y la infraestructura logística.

 

En inversión privada, realizamos importantes gestiones para atraer nueve empresas extranjeras y se realizaron 22 proyectos de expansión en empresas existentes, totalizando $414 millones y creando más 8.000 empleos directos.

 

Respecto a la matriz energética, avanzamos en su diversificación con el uso de fuentes limpias y renovables.

 

Reiniciaremos la construcción de la presa El Chaparral, construiremos dos plantas geotérmicas en San Vicente y San Miguel, e instalaremos líneas de transmisión de alta tensión entre Sonsonate y Acajutla. Estamos hablando de una inversión de $90 millones.

 

 

Querido pueblo salvadoreño:

Son muchos los datos y evidencias que demuestran nuestros avances en el crecimiento y generación de empleo. Pero también revelan la magnitud de los desafíos que tenemos por delante.

 

Para enfrentarlos necesitamos el esfuerzo corresponsable del Estado y el sector privado.

 

Ratifico mi voluntad de seguir construyendo entendimientos con todos los sectores empresariales y productivos del país. A ellos y a todos los sectores de la sociedad, les exhorto a que asumamos juntos estos retos.

 

 

Honorable Asamblea Legislativa:

Gobernar con la gente tiene un valor profundamente humano. El centro de nuestras políticas es la persona, nuestra política social tiene como objetivo distribuir con justicia  la riqueza que genera nuestra sociedad y mejorar la calidad de vida de todas y todos, especialmente los sectores históricamente excluidos.

 

Construimos las bases de una economía sólida y un crecimiento sostenido que garantice la creación de empleos y mejores ingresos para las familias.

 

Para ello fijamos como prioridad de nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo avanzar hacia un país más educado, asegurando una educación inclusiva, universal y de calidad.

 

En esa perspectiva hemos iniciado un programa sin precedentes: Una Niña, Un Niño, Una Computadora. Para este año entregaremos 50.000 computadoras, de las cuales 6.491 ya benefician a más de 84.000 estudiantes.

 

Asimismo, el programa de Paquetes Escolares fue ampliado al bachillerato favoreciendo a 1,4 millones de estudiantes, con una importante inversión de $78.3 millones que beneficia a miles de hogares y contribuye a dinamizar la economía de las comunidades.

 

También, fortalecimos el Programa de Alimentación y Salud Escolar con el cual garantizamos refrigerio saludable a 1,3 millones de  estudiantes, y ampliamos el Programa Vaso de Leche.

 

Este año invertimos más de $46,8 millones en rehabilitación, equipamiento y reparación de ambientes escolares.

 

Con el Plan de Formación Continua para Docentes capacitamos a cerca de 6.000 maestros, teniendo como meta fortalecer el Sistema Nacional de Desarrollo Profesional Docente.

 

Otros logros importantes de nuestra Reforma Educativa son la declaración de seis nuevos municipios libres de analfabetismo y que más de 21.000 adultos aprendieron a leer y a escribir.

 

Al mismo tiempo profundizamos los programas sociales destinados a las mujeres, jóvenes, infancia, adultos mayores, discapacitados y pueblos indígenas.

 

Impulsamos la formación vocacional y la inserción productiva con exitosos programas para la juventud, además participan 8.800 jóvenes en el Programa de Apoyo Temporal  al Ingreso.

 

En cuanto a los derechos de la mujer salvadoreña, Ciudad Mujer sigue creciendo. En diciembre inauguramos en Morazán la sexta sede, con lo cual el programa cuenta con más de 785.000 usuarias y brinda atención a 43.600 niñas y niños.

 

También pusimos en marcha el noble programa Ciudad de la Niñez y la Adolescencia para proteger de manera integral los derechos de la infancia.

 

Para nuestros adultos mayores iniciamos la consulta ciudadana con el propósito de crear la Política Nacional de la Persona Adulta Mayor.

 

Como parte de nuestro compromiso de inclusión, implementamos la Política Nacional de Atención a las Personas con Discapacidad y abrimos una línea de crédito para sus iniciativas emprendedoras a través de FOSOFAMILIA.

 

Es importante destacar la elaboración de la Política Pública para los Pueblos Indígenas, la cual está lista para presentarse.

 

 

Señoras y señores:

La reforma de salud avanza, fortalecemos la integración del sistema, así como la cobertura y calidad de los servicios.

 

Invertimos más de $62 millones en infraestructura y equipamiento para 94 establecimientos de salud, creamos 1.257 plazas y garantizamos el escalafón para trabajadores del sector.

 

Resultados positivos son que el 98% de nuestras niñas y niños hayan nacido en el sistema público de salud y que al 95% de las embarazadas se les brindó su control prenatal.

 

Otro gran avance es la consolidación del Programa de Vacunación como uno de los mejores y de mayor cobertura en América Latina, logrando prevenir 17 enfermedades.

 

Quiero también destacar la inauguración del moderno Centro Oftalmológico Nacional, en San Vicente, gracias al fortalecimiento de las relaciones con la hermana República de Cuba.

 

Inauguramos también la primera Farmacia Especializada, que garantiza el abastecimiento de medicamentos para pacientes con enfermedades crónicas.

 

Nuestro compromiso es continuar fortaleciendo el Sistema de Protección Social Universal.

 

En este primer año, mejoramos los mecanismos financieros de acceso a vivienda, otorgando $120 millones en créditos a través de instituciones del Estado como FONAVIPO y el Fondo Social para la Vivienda.

 

En este punto, destaca la construcción de 2.645 viviendas para familias afectadas por desastres naturales y en condiciones de pobreza.

 

Respecto a la cultura, la entendemos como un derecho y un eje transversal de las políticas de Estado. Y la asumimos como una herramienta valiosa para el Buen Vivir, a través del respeto y el diálogo.

 

Gracias a las políticas sociales El Salvador se ubica como el segundo país con menor desigualdad en América Latina. Este logro ha sido reconocido por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

 

La pobreza continúa disminuyendo, logramos una reducir del 24,9% en 2009 a 20% en 2014, mientras la pobreza extrema bajó de 10.5% a 6.2%, en ese mismo período.

 

 

Señoras y señores:

Como Gobierno compartimos la profunda preocupación generada por la violencia.

 

Nos solidarizamos con las víctimas y sus familias, y reafirmamos nuestra determinación de actuar con firmeza para erradicar este mal.

 

No es tarea fácil. Existen causas históricas, sociales y económicas.

 

Hoy vivimos un nuevo momento en la historia de El Salvador. Es tiempo de sentar bases sólidas y duraderas para una sociedad en paz y armonía.

 

Con la voluntad de todo un país, tengo la plena confianza en que lo lograremos.

 

Bajo esta visión creamos el Consejo de Seguridad Ciudadana y Convivencia, donde participan empresa privada, alcaldías, iglesias, organizaciones sociales e instituciones del Estado; contando con asistencia técnica de las Naciones Unidas, la OEA y la Unión Europea.

 

Fruto de este Consejo es el Plan El Salvador Seguro que estamos implementando en diez de los 50 municipios con mayores niveles de violencia.

 

En consecuencia nombré al licenciado Hato Hasbún como comisionado presidencial para la Seguridad, con el fin de articular esfuerzos con todos los sectores y focalizar recursos del Ejecutivo para esos municipios.

 

Ante la seriedad del problema, hemos recibido aportes como las propuestas del ex alcalde de Nueva York Rudolf Giuliani, traído por la ANEP, y la experiencia de países amigos como Brasil y Colombia.

 

 

Señoras y señores diputados:

El apoyo de esta Asamblea con la aprobación de leyes que fortalecen la lucha contra la delincuencia es fundamental.

 

Hablo de la Ley Reguladora de Uso de Vigilancia Electrónica, la Ley Antiextorsiones y las leyes que endurecen las penas para los que atentan contra la vida de servidores públicos.

 

De igual manera, es vital la aprobación de los préstamos relacionados al tema de seguridad. Les hago un llamado a brindar su respaldo para los que aún no han sido aprobados.

 

Como dije, la violencia tiene múltiples causas. Una de ellas es la falta de oportunidades para la juventud. Por ello lanzamos la Consulta Nacional para la creación de la Política Nacional de Empleo Juvenil.

 

Junto a estas medidas, nos hemos plantado firmes en las tareas de desarticular los grupos delincuenciales y dar tranquilidad a los territorios afectados por la violencia.

 

Con el fortalecimiento del Sistema de Investigación Criminal hemos combatido a más de 200 estructuras de pandillas y detenido a más de 10.000 pandilleros.

 

Asimismo, iniciamos una profunda reestructuración del sistema carcelario trasladando a más de 2.000 reos a diferentes centros penitenciarios y a delincuentes de alta peligrosidad al penal de máxima seguridad en Zacatecoluca.

 

El plan de rehabilitación y reinserción integró a 8.600 reos al programa Yo Cambio, que busca alejarlos del camino de la delincuencia.

 

Mención especial merece el destacado trabajo de la Policía Nacional Civil bajo la filosofía de la Policía Comunitaria, que abarca el 90% del territorio nacional, y la disposición permanente y despliegue de la Fuerza Armada en apoyo a tareas de seguridad pública en lugares donde sea necesario.

 

El Plan trazado está siendo efectivo. Con el apoyo de toda la sociedad pronto obtendremos buenos resultados.

 

Debemos estar seguros de que cuando actuamos como país podemos asegurar a nuestras familias el derecho a vivir en paz.

 

 

Honorable Asamblea:

Somos conscientes que para el progreso del país debemos transitar hacia una economía y una sociedad con sustentabilidad ambiental y resiliente a los efectos del cambio climático.

 

Creamos el Gabinete de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad y pusimos en marcha el primer Plan Nacional de Cambio Climático.

 

También creamos un nuevo Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental para agilizar y transparentar los trámites de permisos ambientales, favoreciendo así el clima de inversión.

 

Estamos trabajando en la protección y sostenibilidad de recursos vitales como el agua.

 

Esperamos la pronta aprobación de la Ley General de Aguas, que nos permitirá asegurar la calidad y sustentabilidad de este recurso.

 

 

Señoras y señores legisladores:

Nuestra gestión se ha distinguido por ejercer una gobernabilidad democrática fundamentada en la participación ciudadana y de todos los sectores de la sociedad, como única vía ante los grandes retos.

 

Creamos los Consejos de Seguridad, Desarrollo Agropecuario y de Educación.

 

Establecimos mesas de diálogo para el empleo, inversión y productividad; pueblos indígenas; asuntos laborales; sustentabilidad ambiental; que nos permitirán crear los consejos ciudadanos en estas importantes áreas.

 

Mantenemos un vínculo directo con las comunidades, asociaciones,  colectivos y organizaciones sociales para escuchar y responder a sus demandas y propuestas mediante programas como Gobernando con la Gente y Casa Abierta en la Residencia Presidencial.

 

Nuestra nueva forma de gobernar, cercana a la gente,  se refleja en el aumento de las visitas de los salvadoreños a Casa Presidencial. Durante este primer año recibimos cerca de 55.000 personas, la cifra más alta registrada por un gobierno en un año.

 

Sobre la Política de Austeridad, en solo seis meses ahorramos $50.624.000 en rubros como remuneraciones, bienes y servicios, detectando además ocho líneas de oportunidades para incrementar la eficiencia en el gasto.

 

Hemos sido el primer gobierno en la historia en el que todos sus titulares hemos presentado declaración ante la Sección de Probidad  de la Corte Suprema de Justicia.

 

En materia de transparencia, las Oficinas de Información y Respuesta atendieron más de 23.000 requerimientos de información.

 

Seguiremos trabajando por el fortalecimiento institucional, el acceso a la información pública, la participación social, la trasparencia y el combate a la corrupción.

 

 

Señoras y señores diputados:

Hace un año prometimos al pueblo salvadoreño impulsar una política exterior abierta al mundo, sin ataduras ideológicas, que responda a las prioridades del país y que también garantice los derechos de nuestros hermanos en el exterior.

 

Esta apertura nos ha merecido un reconocimiento internacional. Alcanzamos un monto histórico de cooperación financiera no reembolsable por más de $1.000 millones.

 

Al inicio de nuestra gestión nos tocó enfrentar el problema del incremento del flujo irregular migratorio de niñas y niños hacia Estados Unidos. Les brindamos oportuna asistencia a través de nuestros consulados, garantizando su trato digno y un proceso legal adecuado.

 

Ante esta problemática, El Salvador, Honduras y Guatemala unimos esfuerzos, con el apoyo del BID, para crear el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

 

Actualmente esperamos la cooperación de $1.000 millones solicitados por el presidente Barack Obama al Congreso de su país para la implementación del Plan.

 

En cuanto al apoyo a nuestros hermanos en el exterior, ampliamos y mejoramos su atención, brindando más de 674.000 servicios consulares y asistencia a más 33.000 compatriotas en sus procesos de reinscripción al TPS.

 

Me es grato informar que muy pronto recibiremos la presidencia pro témpore del SICA, una gran oportunidad para dinamizar temas como la seguridad democrática, la integración social y económica y la lucha contra la desigualdad.

 

Además, trabajamos para convertir al Golfo de Fonseca en una zona de paz, desarrollo sostenible y seguridad.

 

Y estamos aportando a la integración de nuestros pueblos desde la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

 

Como miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas reafirmo el compromiso de velar por el respeto y promoción de esas garantías.

 

 

Respetables legisladores:

Les invito a que trabajemos juntos, poniendo al centro las necesidades y la dignidad de nuestro pueblo.

 

También invito a los alcaldes y alcaldesas a que mantengamos una relación de apoyo y cooperación para el desarrollo integral y prevención de la violencia, y avancemos hacia un Sistema Nacional de Coordinación del Desarrollo Territorial.

 

Al fiscal general y a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia les pido que continuemos luchando contra la corrupción y actuemos con eficacia en el combate integral a la delincuencia y el crimen.

 

 

Honorable Asamblea,

Querido pueblo salvadoreño:

Son muchos los desafíos pendientes, pero estamos avanzando.

 

Si en un año logramos estos importantes avances, estoy seguro de que al finalizar el quinquenio tendremos un país mejor.

 

Ratifico ante ustedes que continuaremos con un gobierno de concertación y de diálogo con todas las fuerzas políticas, económicas y sociales de nuestro país y también con los demás órganos del Estado.

 

A todas y todos, les invito a trabajar juntos por la prosperidad, tranquilidad y justicia para nuestra nación.

 

Trabajemos sin egoísmos partidarios o personales, por un El Salvador próspero, seguro y educado.

 

 

 

 

Profesor Salvador Sánchez Cerén

Presidente de la República