Print Friendly, PDF & Email

 

  •  Con alto espíritu patriótico conmemoramos la creación de la Legión de Honor, fundada en 1824 por el General Manuel José Arce en aquella gloriosa época de consolidación de nuestra independencia y libertad.

 

Hoy honramos a los hombres y mujeres de esta institución por los méritos alcanzados en la defensa de la seguridad e integridad de nuestra república.

 

Como Comandante General de la Fuerza Armada y en nombre de mi gobierno y el pueblo, felicito a los miembros de la institución por el 194 aniversario de su fundación y el Día del Soldado Salvadoreño.

 

En esta fecha tan significativa para la nación reafirmo mi respaldo al señor ministro de la Defensa Nacional, general David Munguía Payés, a los miembros del Alto Mando y comandantes de las Unidades Militares por su destacada gestión, visión humanista y trabajo en beneficio del país.

 

Felicito también a los 130 caballeros y señoritas cadetes de primer año de la Escuela Militar Gerardo Barrios, que este día realizan su juramento ante el Pabellón Nacional.

 

La patria necesita de hombres y mujeres como ustedes, valientes, comprometidos y leales al servicio de la nación.

 

Agradezco a la Fuerza Armada en nombre de la población, su lealtad a la Constitución, profesionalismo y compromiso en la consolidación de la paz, la democracia y su intenso trabajo para alcanzar mejores niveles de seguridad y convivencia ciudadana en el país.

 

 

El ejército salvadoreño es fiel a su misión constitucional y posee un alto nivel de excelencia. El cumplimiento de su servicio está lleno de páginas de valor y entrega en la defensa de la patria.

 

Hoy están también permanentemente listo para brindar su invaluable ayuda en tareas de rescate y acciones para proteger a los ciudadanos en situaciones provocadas por desastres naturales y otras emergencias.

 

Además, desarrolla eficazmente su gran responsabilidad dentro de la seguridad pública, con un meritorio respaldo a la Policía Nacional Civil y el pleno respeto a los derechos humanos.

 

Por todas estas razones, la Fuerza Armada, fortalecida con la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992, es una de las instituciones más apreciadas por la población.

 

 

Su participación es decisiva para el desarrollo y éxito del Plan El Salvador Seguro y la aplicación de las medidas extraordinarias para continuar disminuyendo los índices de criminalidad y darle a la población mayor seguridad.

 

Desde el 2009 la Fuerza Armada ha intensificado el combate al crimen organizado con significativos resultados como la incautación de más de 20 mil kilogramos de narcóticos, cantidad que en los mercados ilegales supera los 520 millones de dólares.

 

Asimismo, la población agradece la presencia constante de los efectivos militares en los territorios, lo que garantiza seguridad a las comunidades, centros escolares, instalaciones deportivas y espacios públicos, y el control perimetral en centros penales.

 

En esta fecha reconocemos también su trabajo como parte de la Fuerza Trinacional con acciones contra el tráfico de ilícitos y el crimen organizado, para lo cual efectúan patrullajes coordinados en los límites fronterizos terrestres entre los países del Triángulo Norte Centroamericano.

 

Este día rendimos un sentido y merecido homenaje a la memoria de los 83 miembros de la Fuerza Armada caídos en el cumplimiento de tareas de seguridad ciudadana entre junio de 2014 y mayo de 2018.

 

Como buenos y ejemplares soldados, estos combatientes ofrendaron su vida en defensa de la paz y tranquilidad de la población.

 

A sus familiares expresamos nuestro total respaldo y la confianza de que trabajamos sin descanso para que los autores de estos crímenes comparezcan ante la justicia.

 

El abnegado sacrificio, el valor y la entrega de nuestros miembros de la Fuerza Armada es motivo para redoblar los esfuerzos y hacer de El Salvador un país más seguro y próspero.

 

 

Señoras y señores:

 

Una de las acciones más importantes de la Fuerza Armada es su participación en misiones de paz, solicitadas por la Organización de Naciones Unidas.

 

Actualmente, contingentes del Ejército salvadoreño realizan labores de paz en Mali, Líbano, Sudán, Sahara, Sudán del Sur y el Congo.

 

Como parte de los compromisos con la ONU, El Salvador ha desplegado 12 contingentes en estas misiones, confirmando así que somos un país abierto al mundo y dispuesto a contribuir al mantenimiento de la paz internacional.

 

Felicitamos a los oficiales y soldados que integran estos contingentes por poner en alto el nombre de nuestro país en otras tierras del mundo.

 

Otra importante y prioritaria tarea de la Fuerza Armada es su constante actualización, adiestramiento y capacitación fuera y dentro del país, además de los programas de intercambio con Estados Unidos, Colombia y Chile.

 

Vale destacar también la preparación que reciben los cadetes en la Escuela Militar Gerardo Barrios, una institución de educación superior con reconocidos niveles de excelencia académica.

 

 

Mi Gobierno mantendrá su respaldo a la Fuerza Armada, porque depositamos nuestra confianza en su profesionalismo, fidelidad y compromiso con la protección de la soberanía y la integridad de la nación.

 

También continuamos fortaleciendo al Instituto de Previsión de la Fuerza Armada como garantía del derecho a una pensión justa y digna para los militares en retiro.

 

Estamos orgullosos de contar con una institución de destacada historia y trayectoria, que se mantiene junto al pueblo por su seguridad, tranquilidad y convivencia.

 

Estimados soldados, cadetes y personal del Alto Mando que honran con su servicio y profesionalismo a nuestro país:

 

El llamado de la patria es a trabajar en la construcción de un El Salvador más seguro, en donde todas las familias tengan la oportunidad de una vida tranquila y con prosperidad.

 

Felicidades Soldados en su día.

Felicidades a la Legión de Honor por su aniversario.

 

Muchas gracias.