Print Friendly

Señor presidente de la República Bolivariana de Venezuela y presidente de la XVII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Movimiento de Países No Alineados, compañero Nicolás Maduro, felicitaciones por liderar este enorme movimiento.

Señores jefes de Estado y de Gobierno.

Honorables señores jefes de delegación y comitivas oficiales que lo acompañan.

Distinguidos invitados especiales.

Señoras y Señores:

Es un honor participar en esta importante cumbre y dirigirme a toda la comunidad que integra el Movimiento de Países No Alineados que ha desarrollado una histórica lucha desde su creación, la cual hemos seguido muy de cerca en nuestra calidad de país observador.

De manera especial agradezco a la República Bolivariana de Venezuela, a su presidente, nuestro amigo y anfitrión Nicolás Maduro, y al pueblo venezolano por la calidez con la que nos han recibido.

Asimismo aprovecho para saludar al Gobierno y pueblo cubano, así como a su presidente Raúl Castro, demandando una vez más, se ponga fin al bloqueo al que han sido sometidos.

El momento que la humanidad atraviesa nos plantea serios retos y desde estos espacios debemos buscar mecanismos para darles respuestas adecuadas, oportunas y eficaces.

Los países en desarrollo necesitamos emprender acciones prontas y concretas para los desafíos como la amenaza a la paz y la seguridad, el cambio climático, la migración, entre otros.

En este marco, quiero resaltar nuestra firme convicción de que el desarme, la no proliferación y particularmente el control de armas, son elementos fundamentales para cumplir con nuestro compromiso de mantener la paz, la seguridad y la estabilidad internacional.

Actualmente, El Salvador, tanto a nivel interno como en conjunto con los países de la región centroamericana, realizamos grandes esfuerzos para enfrentar la violencia que provoca el crimen organizado.

Y en ese sentido, una de las acciones que este movimiento puede realizar para contribuir a la paz y seguridad mundial es impulsar mayores y mejores controles para el comercio internacional de armas, en particular las armas pequeñas.

Por eso hago un llamado a las delegaciones presentes a que renovemos nuestra voluntad y compromiso frente a este tema para lograr una efectiva implementación del tratado sobre el comercio de armas y de cara a la Tercera Conferencia de los Estados parte a realizarse el próximo año.

Señoras y señores:

Necesitamos una comunidad internacional en la que se brinde un lugar privilegiado a la dignidad y al desarrollo de los seres humanos.

Por eso, el próximo periodo de sesiones de la Asamblea General de Naciones Unidas representa una oportunidad única para que este movimiento promueva un tema prioritario para nuestros países, los desplazamientos masivos de personas migrantes.

Los flujos migratorios no representan, en sí mismos, un riesgo para la seguridad de los países de destino, por el contrario, proveen múltiples beneficios y oportunidades en materia social, económica y cultural.

Por otra parte, la migración es un fenómeno global y multicausal, por lo que debemos y se debe abordar en todas sus dimensiones, y requiere soluciones integrales y globales.

En esa línea, los países, ya sea de origen, tránsito, destino tienen una responsabilidad compartida en el reconocimiento y respecto de los derechos humanos de los migrantes, especialmente de los niños, niñas y adolescentes que muchas veces son víctimas de la trata de personas.

Por ello, invito al Movimiento de Países No Alineados a unirse en esa necesaria defensa de los migrantes.

Estimadas amigos y amigos:

Sin duda, otra problemática frente a la cual tenemos que seguir trabajando en conjunto y que exige fortalecernos y desarrollar estrategias globales es el cambio climático.

Como ustedes saben, Centroamérica ha sido identificada como la región tropical más sensible al cambio climático.

En El Salvador la variabilidad climática ha venido generando, año con años, más estragos en la sociedad y la economía.

Ante esta realidad es imperativo, no solo establecer, sino cumplir las metas de mitigación que se han fijado, así como desplegar ambiciosos esfuerzos de adaptación fundados en el principio de responsabilidades compartidas, pero diferenciadas, que conlleve mecanismos de financiamiento adicionales y de fácil acceso, y que den también respuesta a las pérdidas y daños del cambio climático de manera justa y eficaz.

Señores presidentes y jefes de delegaciones:

Finalmente quiero aprovechar la ocasión para anunciar con mucho orgullo que El Salvador celebrará este enero del 2017, el XXV aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz que pusieron fin por la vía negociada a doce años de conflicto armado interno.

Por medio de estos acuerdos El Salvador ha logrado grandes avances en materia de democracia, respeto a los derechos humanos, el Estado de derecho y la construcción de una base estable y duradera para un futuro con bienestar de los salvadoreños y salvadoreñas.

En el marco de esta celebración, El Salvador agradece todo el acompañamiento de la comunidad internacional, no solo los esfuerzos que mi país desarrolló en aquel momento, sino también a los que realiza hoy en día por la búsqueda de consensos en el seno de su sociedad y continuar avanzando en el camino hacia nuestro desarrollo.

Finalmente, no quiero cerrar mi intervención sin felicitar a la República Islámica de Irán y la República Bolivariana de Venezuela por la excelente organización de esta cumbre.

Y de manera especial deseo reconocer al presidente venezolano, Nicolás Maduro, porque con gran valentía, compromiso y liderazgo sigue conduciendo a esta hermosa nación, un proceso de grandes transformaciones sociales para beneficio del pueblo venezolano, bajo la guía y ejemplo de nuestro recordado líder, el compañero Hugo Chávez.

Por eso queremos expresarle Presidente Maduro, reciba nuestra solidaridad y apoyo.

Gracias nuevamente por la oportunidad de dirigirme a este importante pleno, al que expresamos nuestro más profundo deseo de que pueda continuar fortaleciendo.

Muchas gracias.

Isla Margarita (Venezuela), 17 de septiembre de 2016.