Print Friendly

 

Quisiera expresarles que este es un día de mucha satisfacción para mí, primero, de encontrarme en esta tierra bendita, en esta tierra chalateca, en la cual viví parte de mi vida; caminé estas tierras muchas veces y tuve también el honor de conocer a muchos compañeros y compañeras que estábamos unidos por una idea, por un ideal de querer, de hacer de nuestro país, un país nuevo, un país diferente, un país donde todos tuviéramos oportunidades, un país donde no hubiera exclusión. Y por ese ideal luchamos, y por ese ideal resistimos y avanzamos.

Hoy hay muchos compañeros que están acá, que también vivieron esos días gloriosos, pero también hay muchos compañeros que no están. Yo por ello pido que les rindamos un aplauso a todos aquellos que dieron su vida por este país y que ahora no están.

En Chalatenango nacieron las ideas de la transformación, del cambio, de la revolución, pero también Chalatenango es la cuna de la paz; esa paz que alcanzamos hace 24 años.

Nadie se imaginaba que este conflicto en El Salvador, un conflicto armado que tenía ya más de 12 años, pudiera resolverse por la vía del dialogo, por la vía del dialogo, por la vía del entendimiento, por la vía de la concertación y le demostramos al mundo que los problemas se resuelven incluyendo, participando, conversando, dialogando y llegando a acuerdos. Hoy, el país lo  necesita para enfrentar los nuevos desafíos que tenemos.

Tenemos el desafío de generar mayor oportunidades de empleo para todos, tenemos el desafío de encontrar tranquilidad y paz para nuestras familias que se ven amenazadas por el crimen organizado.

Necesitamos seguir fortaleciendo la educación, garantizando que nadie, nadie se quede sin tener conocimientos, garantizando la salud para todos, garantizando la vivienda. Esos compromisos solo los podemos construir si todos nos unimos.

El 16 de enero celebramos un aniversario más y  hoy aquí en Arcatao, en Chalatenango, en la cuna de la paz de El Salvador, yo quiero también decirle a todo mundo, a todos los sectores políticos que el único camino es la paz, es dialogar, es platicar; no debe tenérsele el miedo a las pláticas.

Yo le pido al partido ARENA que deje a un lado los miedos y que se decida a participar en la reunión de partidos políticos, la Interpartidaria, que está discutiendo y analizando los graves problemas del país y buscando soluciones.

Me vienen a mi cabeza muchos recuerdos de los que viví en esta zona y en esta zona comprendí que para alcanzar las grandes ideas, no es fácil, hay que sufrir, hay que tener la disposición siempre del sacrificio. Nada se alcanza, nada se regala, se construye.

Y aquí aprendí y nosotros la sintetizábamos en una palabra que decía “hay que resistir”, porque fueron años difíciles, pero esa resistencia también nos enseñó que teníamos que avanzar; y hemos avanzado.

En 24 años el país es un país diferente, es un país que se construye basado en el respeto a las personas, en donde todas las personas tienen sus derechos y tienen también la oportunidad de exigir sus derechos. Es un nuevo país el que construimos y aquí está la raíz de cómo se construyó ese país.

Y además como decía nuestro señor alcalde, de que también ahora estamos colocados en nuevas responsabilidades. Y esas nuevas responsabilidades hay que hacerlas como lo hicimos antes, con energía, con dedicación, con trabajo.

Yo por eso quiero felicitar al Ministro de Obras Públicas, al compañero Gerson Martínez, por ser un ministro ejemplar, por demostrarle al país que se puede hacer mucho y sacar al país adelante.

Y también este pueblo tiene una hija meritísima, Violeta Menjívar, nuestra Ministra de Salud, que ha puesto en marcha la Reforma de Salud y está llegando la salud a los lugares donde nunca llegaba.

Estamos avanzando en medio de una enorme guerra de los medios de comunicación que tratan siempre de presentar al gobierno como un gobierno que no cumple, que no lleva adelante sus obras. Pero nosotros sabemos que la realidad, la realidad es que los niños en este país tienen uniformes, tienen zapatos, tienen útiles escolares, tienen vaso de leche, les estamos entregando computadoras. Ahora hemos inaugurado la Universidad en Línea y pueden tener oportunidad de aspirar a educación superior; no vamos a desmayar.

Aun en medio de esa tremenda guerra de los medios de comunicación, no vamos a desmayar, vamos a seguir adelante, vamos a seguir adelante trabajando como bien lo  decía el alcalde, por los más pobres, por llevarles oportunidad a los pobres. Porque los pobres tengan oportunidad de empleo, de trabajo, de salud, de educación.

Y también nosotros en esta búsqueda de encontrar acuerdos, hemos buscado al sector de la empresa privada.

Yo agradezco a todos los empresarios que trabajan por engrandecer este país y que invierten en este país. Y que además de invertir en este país, están generando empleos y están teniendo sus ganancias.

Sabemos que ahora hay temas difíciles, pero también esas conversaciones que nosotros tenemos, porque recientemente nos reunimos con la ANEP, con la Asociación de Empresas de El Salvador y ahí quedamos comprometidos de seguir discutiendo.

Pero también yo le quiero decir al señor Daboub, presidente de la ANEP, que el dialogo significa respeto a las ideas. El gobierno tiene sus ideas, la empresa privada tiene sus ideas y no nos vamos a someter a las ideas de la empresa privada; sino a las ideas del gobierno que quiere el bienestar de este país.

Y quiero decirle también que me siento orgulloso de que mis ideas coincidan con el partido FMLN. No me siento avergonzado porque ese partido es el partido que ha trabajado por engrandecer este país.

No puede ser posible que para dialogar se tenga que exigir que yo tenga que renunciar a mis ideas. Nunca voy a renunciar porque considero que son legítimas y respeto a aquellos que no piensan igual a mí, los respeto.

Pero también cuando nosotros dialogamos en la guerra, respetamos las ideas del gobierno y el gobierno respetó las ideas del FMLN, solo a partir de ese respeto pudimos construir los Acuerdos de Paz, que cambiaron a El Salvador y lo abrieron en la ruta de fortalecer la democracia y fortalecer un país diferente.

Es por ello, que yo quiero agradecerles, porque al verlos sus rostros, al ver su comunidad, creo que es posible alcanzar la paz.

 

La mayoría del departamento de Chalatenango se caracteriza por ser un municipio y un departamento donde existe menos violencia y se puede hacer.

 

¿Y por qué se puede hacer aquí en este departamento? Porque las comunidades están unidas y la comunidad está unida alrededor de la familia y la familia ama, le da amor a sus hijos y las comunidades funcionan como comunidades.

 

En el país, en muchos lugares se ha debilitado eso que existe en este departamento y en muchos municipios. Y como gobierno estamos tratando de reconstruir ese tejido social de trabajar por el bienestar de la familia, de trabajar por el bienestar de las comunidades y unirlas, porque es la única forma de cómo enfrentar el fenómeno de la delincuencia y alcanzar la convivencia y alcanzar la paz.

 

Ustedes nos pueden enseñar mucho al país y por eso es importante nuestra presencia aquí con ustedes, sabemos que hay mucho camino que recorrer, sabemos que tenemos muchos retos, que todavía no hemos alcanzado plenas oportunidades para todos.

 

El año pasado estuvimos con el programa gobernando con la gente, allá en San Ignacio y ahí llego la alcaldesa de Las Vueltas, una excelente alcaldesa, en una conversación que yo tuve con Monseñor Rosa Chávez, él me decía que hermoso es ese pueblo de Las Vueltas, ahí hay una enorme tranquilidad y la alcaldesa ha logrado unir a las familias, unir a la comunidad y ahí no hay problemas de violencia, eso se da en mucho municipios y pueblos de aquí de Chalatenango.

 

Por ello es importante para nosotros, como les vuelvo a repetir, estar acá presentes. Yo no dudé en ningún momento cuando el Ministro me invitó a la inauguración, sabía que estaba pendiente, que estaba en proceso de construcción la carretera, que se iba a inaugurar, y por eso estoy aquí, porque tenemos un compromiso con el país, sabemos que hay que caminar más, que hay todavía metas no alcanzadas, pero que podemos hacerlas. Y en eso, sepan ustedes que en eso estamos comprometidos.

 

Cada vez que tengo la oportunidad de asistir a la inauguración de una obra pública puedo comprobar la alegría y el ánimo de nuestra gente. Ese ánimo nace del deseo de seguir construyendo un mejor El Salvador.

 

Así somos los salvadoreños; somos un pueblo luchador, soñador, emprendedor. Es para ese pueblo que nosotros trabajamos. Estamos dejando todas nuestras energías en la construcción de ese país que se merece nuestra gente.

 

Este día he querido estar presente con todos ustedes para ser parte de la inauguración de esta significativa obra.  Quise saludarles y entregarles personalmente esta obra a los habitantes de la zona y a las autoridades locales.

 

Deseo expresarles mi compromiso firme con todos ustedes. Nuestro Gobierno mantiene sus brazos extendidos para todos los municipios del país. Queremos seguir trabajando juntos, con una misma visión de desarrollo.

 

Las obras públicas son una de las principales herramientas que tenemos como Estado para lograr el progreso de todos los territorios.

 

Hoy nos ocupa el hermoso departamento de Chalatenango. Este día estamos entregando la segunda fase de la carretera Chalatengo-Arcatao.  Este es un proyecto que comenzó en la administración del presidente Funes y que fue liderado siempre por el ministro Gerson Martínez.

 

En esa primera fase, finalizada en 2011, se pavimentaron 13 kilómetros de carretera. Con dicho tramo se ha visto beneficiada una población de más de 35 mil habitantes de los municipios de Chalatenango, San José Las Flores y Nueva Trinidad.

 

Pero a esta obra le faltaba una segunda fase. Una fase que daba a este proyecto carácter inclusivo por tratarse de dos municipios pequeños. Nosotros asumimos con responsabilidad completar esta obra de conectividad. Sabíamos que los habitantes de este lugar estaban esperando la finalización de esta carretera.

 

Hoy termina esa espera. Este día entregamos la segunda fase del proyecto que corresponde al tramo Nueva Trinidad-Arcatao. Esta nueva carretera consta de 10.02 kilómetros. Para su construcción hemos invertido la suma de $7,494,693 dólares. Una inversión que ha valido la pena, pues va a acercar desarrollo a una población de casi 5 mil habitantes.

 

Los habitantes de Nueva Trinidad y Arcatao pueden tener la seguridad de que la carretera que les entregamos hoy es moderna, segura y duradera. Fue diseñada por expertos, de manera que se tomaron en cuenta todas las condiciones y requerimientos de una obra de este tipo. Ejemplo de ello es que ya no habrá más problemas con las aguas, pues esta obra posee un adecuado sistema de drenaje.

 

Hoy los habitantes de los municipios de Nueva Trinidad y Arcatao tienen la carretera que siempre quisieron.

 

Desde hoy estarán mejor comunicados con los demás municipios. El comercio, el turismo, la producción agrícola son sólo algunos de los rubros que se verán favorecidos con esta obra de conectividad.

 

Amigas y amigos:

 

Las carreteras son elementos imprescindibles para el desarrollo económico de una nación. Nuestro plan es potenciar la comunicación entre nuestras ciudades, para hacer crecer más las relaciones comerciales y así mejorar la calidad de vida de las y los salvadoreños.

 

Son numerosas las obras de conectividad ejecutadas en el departamento de Chalatenango. Al igual que en los demás departamentos del país, los chalatecos hoy pueden disfrutar de nuevas carreteras, puentes seguros y modernos pasos a doble nivel.

 

Entre las obras realizadas en Chalatenango vale mencionar la carretera que del Desvío Chiapas conduce al baipás de Chalatenango, la cual consiste en más de 4 kilómetros de nueva carretera para una población de 17,939 habitantes de ocho diferentes municipios. La obra se construyó con una inversión de $ 3,068,457 dólares.

 

Otra importante carretera es la que conduce de San Miguel de Mercedes a San Antonio Los Ranchos. Este tramo consta de 4.9 kilómetros y se ejecutó a un monto de 1,636,309 dólares. Esta carretera ya está beneficiando a unos 12,000 habitantes.

 

Mencionar también la construcción del Paso a doble nivel en el Tramo Quitasol-Intersección desvío de Amayo, el cual se realizó con una inversión superior a los $9.2 millones. Beneficiando a más de 13 mil habitantes de Tejutla y a los usuarios que se conducen por la frontera El Poy.

 

Otra importante obra es la Carretera de Potonico, que consta de 7.56 kilómetros y que actualmente se encuentra en su fase final.

 

Otras carreteras de la zona que se encuentran en ejecución son: el Puente Tamulasco, cuyo avance es del 22%, y el Puente La Palma, que avanza en un 10%.

 

Igualmente FOVIAL está desarrollando un arduo trabajo por la conectividad de la zona norte del país. Esta ha sido una de las zonas prioritarias en el rescate de vías. En 2015, la inversión en Chalatenango superó los $2.7 millones e incluyó el mantenimiento de vías pavimentadas y no pavimentadas, mantenimiento de puentes, obras de paso, señalización y seguridad vial.

 

Para 2016, el FOVIAL tiene planeado ejecutar una inversión cercana a los $4 millones en todo el departamento. Esta inversión contribuirá al desarrollo económico, agrícola y turístico de la zona norte del país.

 

Todas estas obras se traducen en miles de empleos, miles de familias mejor comunicadas y miles de negocios beneficiados.

 

Estimados amigos y amigas:

 

Sin lugar a dudas podemos decir que a través del Ministerio de Obras Públicas, Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano estamos transformando El Salvador.

 

En estos años que el ministro Gerson Martínez ha estado al frente de esta importante cartera del Estado logramos superar el desprestigio y recuperar la confianza de la ciudadanía y del sector privado en el trabajo del Gobierno.

 

El ministro Gerson Martínez ha revolucionado el carácter, la visión y el trabajo del Ministerio de Obras Públicas.

 

El pueblo salvadoreño cambió su opinión acerca del Ministerio de Obras Públicas, pues demostramos que cuando se administran bien los fondos del pueblo se puede hacer mucho.

 

Gracias a nuestra política de anticorrupción, el Ministerio de Obras Públicas se ha constituido en un referente nacional e internacional en materia de Transparencia y Ética Pública. Con la nueva administración se implementól a política “Todo al Sol”, con el fin de rendir cuentas a la ciudadanía de todos los procesos que se realizan en la institución.

 

Esta política nos ha permitido prevenir litigios. Es así que el Ministerio de Obras Públicas escribe un histórico logro para nuestro Gobierno: cero litigios y cero sentencias condenatorias contra el Estado y contra el sector privado, lo que ha significado un ahorro de recursos que antes se drenaban por vía de los litigios.

 

El Ministerio de obras Públicas, Transporte, Vivienda y Desarrollo urbano se ha convertido en un bastión contra la corrupción, después de ser la institución más cuestionada en los pasados gobiernos.

 

Amigas y amigos:

 

Hoy entregamos una gran obra, propia de un país que avanza, de un país con futuro. Estoy muy feliz de poder ser parte de este suceso.

 

Como Gobierno les reafirmo mi compromiso de continuar siendo una administración capaz, proba y transparente.

 

Tenemos la misión de mejorar la conectividad y brindar a la población nuevas y mejores carreteras, funcionales, que  contribuyan al crecimiento económico y que generen acceso a beneficios sociales.

 

Siempre mi invitación será: unámonos para seguir creciendo. Muchas obras como esta nos esperan.

 

Muchas gracias a todos.