Print Friendly

Señoras y señores;

No hay acto más justo que el homenaje de la nación a los compatriotas que con su arduo trabajo engrandecen a nuestro querido El Salvador.

Por ello me complace entregar el Premio Nacional de Cultura 2017 a LuisArmando Rivera Galdámez, destacado fotoperiodista que ha contribuido a la conservación de la memoria histórica de nuestro país.

Expreso mis felicitaciones a Luis Galdámez por esta distinción, un merecido reconocimiento a una valiente profesión y a uno de sus más destacados exponentes en El Salvador.

El jurado decidió premiar a Luis Galdámez por su prestigioso trabajo en la fotografía documental, con énfasis en la memoria histórica y la identidad cultural. Además, valoró su técnica fotográfica, creatividad y la estética de sus composiciones.

Originario de Comasagua, comprendió desde temprana edad la esencia de la identidad salvadoreña y también conoció la injusticia social, que despertó su conciencia y formó su sensibilidad artística.

Su formación profesional inicia en el Bachillerato en Artes, del que se graduó en 1976, y donde inició la carrera de fotógrafo, antes de estudiarPeriodismo en la Universidad de El Salvador.

En 1985, se incorpora a medios de comunicación internacionales, como la Agencia Francesa de Prensa (AFP) y la inglesa Reuters, para los cuales cubrió la guerra civil salvadoreña. Precisamente, de su cobertura de ese conflicto armado se desprende buena parte de su portafolio documental.

La fotografía ha sido la salvación de Luis Galdámez, según su propio testimonio y hoy lo ratifica. A través de ella encontró valor y fuerzas, tras un incidente en la víspera de las elecciones presidenciales de 1989, en el que casi pierde su mano derecha. Tras enfrentar varias operaciones en el extranjero, retornó al país empeñado en continuar con su trabajo.

Escenas de la vida urbana y campesina, las tradiciones y la religiosidad popular han sido inmortalizadas por Luis Galdámez.

Durante más de treinta años su lente ha retratado momentos cruciales de nuestra historia, como los vividos durante el conflicto armado de los años ochenta.

La obra de Galdámez nos lleva por cerros, pueblos y calles de la ciudad. En sus imágenes, mujeres y niños son protagonistas. A veces nos muestra el dolor provocado por las emergencias nacionales; en otras la alegría y el ingenio de nuestra gente.

Sus imágenes conservan momentos claves e irrepetibles de nuestra historia, dan testimonio de que en los momentos más cruciales ha resaltado la esperanza del pueblo salvadoreño.

Sus fotografías documentan ceremonias, conmemoraciones, celebraciones, costumbres y tradiciones de las comunidades del país, así como marchas, protestas, el histórico proceso de negociación para la firma de los Acuerdos de Paz, la militancia durante el conflicto y también en los últimos años el trabajo humanitario del Ejército ante las emergencias nacionales.

Ese trabajo ha sido merecedor de otros reconocimientos como la mención de Fotógrafo del Año, otorgada por la Asamblea Legislativa en julio de 1998, y una distinción honorífica como fotógrafo, otorgada por la Asociación de Periodistas de El Salvador.

Amigos y amigas:

El desarrollo del país se fundamenta en las capacidades humanas de la ciudadanía, por eso apostamos a la promoción de la cultura como mediotransformador y liberador de la sociedad, que promueve la paz y genera condiciones para una vida digna.

En ese sentido, implementamos los programas la Colmenita El Salvador, Actívate por la Convivencia y Mi Espacio Convive Seguro.

Invertimos en las Casas de la Cultura y trabajamos por descentralizar la actividad cultural trasladándola a las comunidades.

Nos planteamos desde el inicio de nuestro gobierno el rescate y promoción de la memoria histórica y la cultura de paz. En esa línea se inserta el premio de este año.

La fotografía documental plasma un fragmento de la realidad para informar o, como lo indica su nombre, documentar un hecho.

Es un noble esfuerzo contra el olvido. Su objetivo es recordar y reflexionar sobre el pasado, para construir un mejor presente y futuro.

Con este reconocimiento nos sumamos a otras iniciativas que mantienen viva nuestra historia, tal es el caso del programa de reparación de víctimas en El Mozote y lugares aledaños, del acompañamiento a las comunidades para identificar y registrar los lugares de memoria histórica y las manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial, donde ubicamos tradiciones y conmemoraciones.

Todo esto es parte de lo que hacemos como Gobierno en esta visión de impulsar la cultura como derecho, factor de cohesión, identidad y fuerza transformadora de la sociedad.

Reitero mis felicitaciones al fotoperiodista Luis Galdámez por convertirse en el vigésimo noveno Premio Nacional de Cultura, en el campo de las Artes Visuales, en la rama de Fotografía Documental.

Es un verdadero gusto entregarle este reconocimiento y decirle: gracias, Luis Galdámez por compartir esas imágenes, que son su mirada retrospectiva de este pueblo en su paso de la guerra a la paz.

Gracias por documentar al ser laborioso salvadoreño, al alma esperanzada, a los difíciles y duros años a los que hemos dicho Nunca Más, al fervor religioso, la belleza del terruño y la esencia de nuestra nación y sus tradiciones.

Muchas gracias

San Salvador, 30 de noviembre de 2017