Print Friendly, PDF & Email
  • Este es un día que nos llena de mucha satisfacción y optimismo al inaugurar el moderno Puente Binacional de la Hermandad.

Esta es una nueva obra de carácter estratégico para la conectividad, el crecimiento económico y una mejor calidad de vida para la población de El Salvador y de la región.

La construcción del Puente de la Hermandad es otro claro ejemplo de cumplimiento con los compromisos que asumimos ante el pueblo cuando inicié mi mandato en junio de 2014.

Esta obra es una nueva inversión para el desarrollo integral que impulsamos en todo el país, y además para potenciar las economías locales, favoreciendo a todos los sectores, y avanzando las grandes metas del Plan Quinquenal: El Salvador Productivo, Educado y Seguro.

Eso es lo que significa este nuevo Puente la Hermandad.

Es por ello que quiero felicitar a todos los que han hecho posible esta gran obra.

Amigas y amigos,

Me complace de manera especial estar aquí, en Anguiatú, en Metapán, en la zona fronteriza entre El Salvador y Guatemala, inaugurando este moderno puente en el mes que conmemoramos el 197 Aniversario de Independencia de nuestras naciones centroamericanas.

La inauguración del Puente Binacional de la Hermandad, lo hacemos como un homenaje al pensamiento integracionista, y a los ideales de bienestar, justicia y desarrollo por el que lucharon nuestros próceres de la independencia.

Esta nueva obra es símbolo de la amistad y la hermandad, que siempre debe existir entre nuestros países hermanos.

Saludamos fraternalmente a las naciones centroamericanas en este 197 aniversario de la Independencia, y ratificamos que continuaremos trabajando junto a ellas, por una integración que favorezca el crecimiento inclusivo de las economías de la región y el bienestar de nuestros pueblos.

No puedo dejar de mencionar que esta zona donde nos encontramos es parte de la Región Trifinio, una región trinacional con mucho camino recorrido, muchos logros, y que forma parte del Sistema de Integración Centroamericano, SICA.

Cuando fui Vicepresidente de la República y miembro de la Comisión Trinacional visité muchas veces esta región, y pude constatar la voluntad de trabajo y el espíritu de hermandad de las comunidades de las naciones del Triángulo Norte.

En la Región Trifinio se implementan, con el apoyo de la cooperación internacional, novedosos proyectos económicos, educativos, sociales y culturales, todos con un eje transversal: el cuido del entorno, el desarrollo sustentable y la fraternidad entre nuestras naciones en esta zona única en Centroamérica.

Y con ese mismo espíritu con el que hoy inauguramos el Puente de La Hermandad, como una región libre y soberana, que avanza con paso firme hacia un futuro de mayor desarrollo y bienestar para todos.

Esta gran obra del Puente La Hermandad es posible gracias a la solidaridad de un pueblo y una gran nación amiga: México.

Agradezco al gobierno de ese país hermano en nombre del pueblo salvadoreño el otorgamiento de los Fondos Yucatán, a través de los cuales ejecutamos el Programa de Infraestructura Vial Estratégica para los departamentos de Ahuachapán, Santa Ana y La Libertad.

Nos sentimos muy orgullosos de mantener una histórica relación de amistad con México, que se remonta a 1838.

Esta amistad se ha fortalecido constantemente con los años.

Conservamos en nuestras mentes y corazones el noble gesto de México al participar activamente en las negociaciones de los Acuerdos de Paz para El Salvador. Precisamente, fue en México, en el Castillo de Chapultepec, donde firmamos la tan anhelada paz para nuestro país el 16 de enero de 1992.

El puente La Hermandad es pieza clave en la implementación exitosa que estamos llevando a cabo de la Política Integrada de Movilidad y Logística para el Desarrollo Productivo y Facilitación del Comercio “El Salvador Logístico”.

Esta obra mejora la movilidad de personas y mercancías, dinamiza la economía, y lo más importante: contribuye a generar empleos y atraer mayores inversiones.

Este moderno paso vial, que hoy entregamos al pueblo salvadoreño, fue construido con altos estándares de calidad, y cumple todos los requerimientos de una obra segura y funcional.

El proyecto incluye la ampliación de la sección próxima al viaducto, de la carretera desde Santa Ana a Metapán.

Por esta zona se mueve más del 20 por ciento del total de la mercadería operada en los pasos fronterizos del país, y los beneficios de esta obra llegarán a casi 350 mil personas, gracias a una inversión de 3 millones 595 mil 609 dólares.

Es el primer puesto fronterizo donde sale la mercancía que exportamos de El Salvador y es el segundo puesto fronterizo donde entra lo que importamos de otros países.

O sea, tiene un gran compromiso no solo con la integración, sino con la economía de nuestro país y estoy seguro de que esta ampliación, que este nuevo puente y que todo este esfuerzo que se está haciendo va a generar mayores resultados en el desarrollo económico del país. Y no solo en eso sino también en la integración a nivel centroamericano.

Ese monto de 3 millones de dólares 595 mil 609 dólares con que hemos hecho esta obra provienen de los 144,7 millones de dólares de los Fondos Yucatán, aprobados en agosto de 2015 por la Asamblea Legislativa, a la que agradecemos esa muestra de compromiso con el desarrollo vial de El Salvador.

Quiero agradecer nuevamente y destacar que el 45.6 por ciento del total del monto mencionado es DONACIÓN del Gobierno de México.

Esto es parte de los acuerdos de cooperación bilateral, que concretamos durante la visita oficial que realicé a esa hermana nación a fines de octubre de 2014.

Este programa incluye también otros proyectos estratégicos, como la ampliación a cuatro carriles de la Carretera al Puerto de La Libertad, la construcción del By Pass de La Libertad y del puente fronterizo Manuel José Arce, en la frontera con Guatemala La Hachadura-Pedro Alvarado, en Ahuachapán.

Junto a estas obras que mejoran la conectividad e impulsan la integración económica de la región, damos importantes pasos en materia legal e institucional que fortalecen nuestros vínculos comerciales.

Recientemente dimos un decisivo paso con la adhesión de El Salvador a la Unión Aduanera junto a Guatemala y Honduras, para impulsar el comercio y la movilidad de las personas en el Triángulo Norte.

En la primera etapa de ese mecanismo, nos concentraremos en la promoción de la libre circulación de mercancías, la facilitación del comercio y el paso de personas, para lo cual se crearán los puestos fronterizos integrados.

Amigos y amigas:

Obras como esta demuestran la capacidad y voluntad de nuestro pueblo de construir un país próspero y solidario con las naciones hermanas, y enaltecen la fuerza y empeño de los trabajadores que la hicieron posible, a quienes reconocemos y agradecemos su esfuerzo.

Felicito a todos los equipos de trabajo del Ministerio de Obras Públicas que cuidaron cada detalle de este proyecto para que sea hoy modelo de calidad y desarrollo, y un ejemplo de la transformación que experimenta la infraestructura pública del país.

El Puente Binacional de la Hermandad es un nuevo logro en el gran número de obras que hemos inaugurado y de otras en ejecución, que demuestran la voluntad de nuestro gobierno de crear mejores condiciones en logística y conectividad para favorecer el desarrollo comercial de El Salvador y la región.

Constituye también un importante aporte de nuestro país a la Unión Aduanera en marcha con nuestros hermanos del Triángulo Norte, y que hará de nuestros tres países la octava economía de América Latina.

Reitero mi satisfacción por entregar una nueva obra al pueblo salvadoreño, que confirma el crecimiento económico y social que impulsamos, y nos motiva a seguir generando mayor bienestar para nuestro pueblo y el progreso del país.

Dejamos oficialmente inaugurado el Puente de la Hermandad para beneficio de El Salvador y de toda la región centroamericana.

Muchas gracias