Print Friendly
  • San Miguel, 26 de octubre de 2016

 

Ya escucharon las palabras muy emotivas de un beneficiario cuya vida ha estado en estas comunidades de la línea férrea, desde muy pequeño, y él ha expresado desde lo más hondo de su corazón qué significa este día. Yo comparto con él que este día realizamos otro acto de justicia, que garantiza a la familia la seguridad jurídica sobre el lugar donde habitan, un derecho que nuestro gobierno y el Estado les garantiza; es decir, es un derecho, el derecho a la vivienda es un derecho que estamos en la obligación de hacerlo realidad.

Esa es la diferencia de estos gobiernos con los gobiernos anteriores de ARENA: para ellos la propiedad era la gran propiedad y no atender a las personas más humildes y a las personas más pobres. Por ellos les ofende la palabra buen vivir, hay muchos diputados de ARENA que les ofende la palabra, buscar el buen vivir.

¿Y qué es el buen vivir? buscar la felicidad de la familia, ¿y cómo va ser la familia feliz si no tiene vivienda?, ¿cómo va ser la familia feliz si no tiene oportunidades de que sus hijos vayan a la escuela, si sus hijos no tienen empleo, si sus hijos no tienen oportunidades de recreación?.

Es lo que estamos haciendo y eso es lo que hacemos cada sábado: entregar computadoras, entregar instrumentos musicales a las comunidades, entregar escrituras a las comunidades, entregarle a la Policía Nacional Civil toda la implementación para un actividad más efectiva en la comunidad, y lo que buscamos es garantizar la seguridad, garantizar la educación, garantizar la cultura, la recreación.

Ustedes vieron estas niñas y estos niños, el papel que forma en los niños y las niñas la música, el baile, el canto, el teatro. Estas semana estamos presentando a nivel nacional La Colmenita, que ha transformado, ha cambiado familias y ha cambiado niños y niñas y jóvenes que han aprendido que lo más importante de la vida es convivir, es compartir, es conversar, es platicar y hay que entender a las familias que su legado más importante está en sus hijo y que sus hijos necesitan atención y que sus hijos necesitan espacios para recrearse.

Es construir felicidad el buen vivir. Yo no sé porque les asusta a los señores areneros la palabra buen vivir. Ellos quieren el buen vivir para ellos, pero el buen vivir es para la humanidad, es para el pueblo, es para la gente humilde, es para la gente sencilla que aspira a tener felicidad.

Por ello, esta visita que he realizado para entregar estas escrituras tiene en el fondo mi compromiso con construir felicidad, felicidad en el pueblo salvadoreño, es la búsqueda de satisfacer los derechos y las aspiraciones que tiene toda niña y todo niño, y todo adolescente.

Ustedes ven aquí a Liliana Caballero, una jovencita muy destacada, y fue de las más destacadas en la Asamblea Legislativa, allí estuvieron discutiendo el tema de los derechos de los niños y las niñas, estuvieron discutiendo cómo invertir más en la educación, cómo invertir más en la salud. O sea, que los jóvenes también están preocupados por su futuro y hay que darles oportunidad. Ella es un ejemplo, pero lo más importante es que ella es habitante de la comunidad de líneas férreas, ese es lo más importante.

Esa es la riqueza que tiene nuestro país, nuestra riqueza está en los niños, las niñas, los adolescentes, los jóvenes y ellos tenemos que darles todas  las oportunidades que sean necesarias.

Por ello, ahora estamos tratando de llegar a entendimientos con el partido ARENA y con todos los partidos para que el país tenga los recursos necesarios para poder seguir progresando, para seguir construyendo el futuro de esta país. Y es lamentable que el partido ARENA, que tiene la mayor responsabilidad en la Asamblea Legislativa, tenga todavía una actitud negativa a la búsqueda de que el país tenga oportunidades de desarrollo y construcción.

Pero nosotros como gobierno y yo en lo personal vamos a trabajar, no vamos a desmayar para convencer a ARENA de que es importante apostarle al país, ellos viven en una país que se llama El Salvador, ellos han progresado por este país, hay que abandonar los intereses particulares para pensar en El Salvador, estamos obligados ahora a pensar en El Salvador y sacar adelante el país.

Ahora por la tarde me voy a volver a reunir, y mañana van a haber más reuniones y no vamos a descansar hasta alcanzar un acuerdo que le dé al país tranquilidad y seguridad, para que se sigan entregando los útiles escolares, los zapatos, los uniformes en la escuela, que continúe la reforma de salud, que la salud llegue a los lugares más difíciles, que las familias que todavía no tienen seguridad sobre su propiedad, se les entregue sus escrituras, por todo ello tenemos que hacer el esfuerzo, para no dar marcha atrás en lo que hemos avanzado en más de 7 años de apostarle al desarrollo social del pueblo, de apostarle a la gente, de apostarle a darles oportunidad a los jóvenes, a las niñas y a los niños.

Ese es el significado para mí de estar aquí con ustedes, ese es el compromiso mío de estar aquí con ustedes, por eso esta entrega de escrituras es posible fundamentalmente por la larga lucha de ustedes, desde sus comunidades organizadas, han desarrollado exigiendo sus derechos.

Permítanme felicitarles y aplaudirles porque su ejemplo es un ejemplo que debe de seguir todo el país, que nunca se desmaya, nunca se pierde la fe, siempre se tiene la vista en alto para lograr lo que se proponen.

Por ello saludo a todos los representantes que vienen de todo el país, de las diferentes comunidades de la línea férrea, porque son ellos y todos ustedes los que han hecho posible que ahora estemos haciendo la entrega de estas escrituras que es un derecho, y un derecho que ustedes les ha costado sacrificio y trabajo.

Por ello, yo tengo confianza en El Salvador que vamos a seguir siempre adelante, porque es un país que no se desmaya ante ninguna noticia negativa, ninguna noticia negativa desmaya al pueblo salvadoreño.

El pueblo salvadoreño tiene la capacidad de levantarse, caminar, salir adelante y ver con los ojos puestos en alto el futuro y tener fe en que en este país en el que habitamos va un día a resolverse nuestras demandas que tenemos como población, y esto se debe a que ustedes han sabido unirse. Lo más importante es la unidad.

Cuando una comunidad está desunida, cuando intereses negativos que quieren dividir, se imponen, esa comunidad pierde fuerza, y pierde capacidad de luchar, porque divididos es más difícil obtener triunfos.

Y esto que ustedes han logrado, es porque se han unido, se han unido como comunidad, se han unido con sus dirigentes, se han unido con el alcalde, se han unido con su diputada, se han unido con el gobierno y todos juntos hemos hecho posible esta realidad.

Por ello, cuando nos unimos, pueblo y gobierno, podemos encontrar soluciones a las necesidades y demandas de las comunidades, como esta entrega de escrituras y propiedad a familias ubicadas en el tramo de la antigua línea férrea de San Miguel.

Hace varios años, en el 2009, caminamos en varias comunidades que están en tramos de línea férrea, caminamos un tramo de San Martín, caminamos en Santa Ana, caminamos aquí en San Miguel, y realmente conocí historias como las que cuenta nuestro amigo acá que ha dado sus palabras.

Escuchar cómo habían llegado a ese lugar, cómo algunos sectores se habían aprovechado y les cobraban cuotas sin tener nada de respaldo, pero les cobraban dinero, es decir, cómo se aprovechaban algunos de la necesidad de ustedes, y además cómo comenzaron a hacer para construir, los que han podido construir su vivienda, y algunas familias que todavía viven en champitas humildes.

Es una historia que sí nosotros la narramos, es una vida de dolor, es una vida de sacrificio, pero es una vida con voluntad, firme de salir adelante.

Y ahora veo en todos ustedes su rostro de que han alcanzado una meta, pero que también a partir de ahí tienen que seguir trabajando por hacer de que sus comunidades, que su familia prospere.

Nosotros como gobierno estamos en la obligación de darles todas las posibilidades para que ustedes puedan alcanzar sus sueños y podamos tener un país próspero y seguro.

Por eso que los compromisos con el bienestar del pueblo los estamos cumpliendo con hechos, practicando uno de nuestros lemas de trabajo, que es gobernar con el pueblo, gobernar con la gente.

Es por ello que me siento muy agradecido de poder compartir con ustedes este momento especial, en que reciben su escritura de propiedad.

Por eso trabajamos de la mano de la gente, ese es el distintivo de este gobierno.

Hemos recorrido el territorio nacional dialogando con las comunidades, conociendo de primera mano sus preocupaciones y construyendo juntos soluciones reales.

Saludo con un abrazo fraterno y felicito a las comunidades beneficiadas, El Huiscoyol, La Bendición Los Reyes, Miraflores, La Arenera y El Rebalse.

Hace unos pocos días estuve aquí en el departamento de San Miguel, haciendo el lanzamiento del Plan Maestro de Desarrollo Sostenible Inclusivo de la Región Oriental, ustedes son parte de ese plan maestro, tienen que integrarse, porque ese plan busca el desarrollo de toda la zona oriental, y ahí lo más importante es que ustedes son los actores, ustedes son los que participan sobre el futuro de lo que quieren de su comunidad, de lo que quieren de la región.

Por ello, esta es una agenda estratégica para los próximos 10 años, que incluye, entre otras cosas, la modernización de la infraestructura pública para el desarrollo de áreas como salud, educación, deporte y productividad.

Sin duda este es el proyecto más visionario, implementado en la zona oriental y requerirá el trabajo de todos nosotros, alcaldías, instituciones de gobierno, iglesias, academia, empresa privada, organizaciones no gubernamentales y todas las fuerzas vivas.

Todos estamos invitados a continuar participando y emprendiendo grandes proyectos para hacer de la zona oriental un polo desarrollo, no solo en nuestro país, sino en la región centroamericana.

Este día volvemos a San Miguel con el mismo entusiasmo y alegría para cumplir el sueño de muchas familias: el de obtener su escritura de propiedad.

 

Hoy respondemos a un derecho fundamental de todas las familias, el de poseer una propiedad para vivir dignamente. Por mucho tiempo luchamos para conquistar este derecho que hoy es una realidad.

Desde hace 7 años iniciamos una masiva entrega de escrituras de propiedad que superó rápidamente lo que otros gobiernos hicieron durante varias décadas.

Desde el 2009 a la fecha, el Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria, ISTA, ha entregado 59 mil 168 escrituras, de las cuales 13 mil 968 corresponden a los dos primeros años del actual gobierno.

En los gobiernos del cambio se ha iniciado un verdadero proceso de legalización, diligente, de carácter humano. Está muy claro el interés de nuestro gobierno por el derecho a la propiedad de la tierra en función social.

Es por eso que celebramos y compartimos la alegría de todos ustedes, porque son muchas las familias de las comunidades de San Miguel que son beneficiadas con la entrega de 179 escrituras a comunidades que se ubican en el tramo de la línea férrea de San Miguel.

A este número de escriturase se suman los primeros 65 que entregamos en el marco del programa Gobernando con la Gente realizado hace algunos meses aquí en San Miguel.

Reconozco la difícil situación que tuvieron que atravesar ustedes, muchas familias esperaron por más de 30 años para ver este día. Fue una larga pero victoriosa lucha.

De modo que me llena de satisfacción poder entregarles el documento que les acredita como propietarios del lugar donde viven. Esto abre nuevas oportunidades y renueva energías para continuar avanzando en los derechos de las comunidades.

Esta entrega de escrituras es el resultado de un trabajo de varias instituciones, por eso yo pido un fuerte aplauso para FONAVIPO, para el Instituto de Legalización de la Propiedad, para el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano y para CEPA.  Todos, estas cuatro instituciones han tenido que ver con ustedes en este proceso de legalización. Pero también hay que reconocer el esfuerzo de la Asamblea Legislativa.

El proceso de legalización inició con la aprobación del Decreto Legislativo No. 505 y sus reformas que establece la Ley Especial para la Desafectación y Transferencia de los Terrenos Ferroviarios en desuso a favor de las familias y entidades de utilidades  pública que los habitan.

Lo invertido a la fecha por parte del Instituto de Legalización de la Propiedad para este proceso en San Miguel es de 137 mil 700 dólares. Ya mañana  van a ver ustedes, el Presidente fue a San Miguel a regalar dinero, esos es lo que dicen, que yo les vengo a regalar dinero, imagínense. Es decir, a ellos, hacerle el bien, no hacer el bien, sino cumplir con la obligación que tiene el gobierno, que es entregar escrituras a la gente que vive en estas propiedades.

Nuestro gobierno continuará invirtiendo en la gente, eso es invertir en el desarrollo del país, no es despilfarro como algunos opinan irresponsablemente.

Mejorar la calidad de vida a la gente es nuestro compromiso.

Amigas y amigos:

Con el Decreto 505, aprobado en el año 2013, los terrenos ferroviarios en desuso, propiedad del Estado de El Salvador y sin viabilidad ferroviaria, pueden ser transferidos a las familias o a las entidades de utilidad pública que  los habitan actualmente.

Con la aplicación de este Decreto 505 no solo se beneficiará al departamento de San Miguel. Estamos llegando a muchas zonas del país para resolver la situación de inseguridad jurídica en la que viven muchas familias. Entregaremos escrituras en La Unión y Usulután a mil 298 familias. Luego se estará iniciando el proceso de legalización en San Salvador y el diagnóstico en Santa Ana.

En total, la legalización alcanzará a unas tres mil 217 familias. Todo este proceso a nivel nacional tendrá una inversión final de un millón 557 mil 450 dólares.

A la fecha se han atendido 53 comunidades a nivel nacional, de ellas 37 pertenecen a la zona oriental del país.

Quiero reafirmarles amigos y amigas, que vamos a continuar por esta ruta, es la ruta del Buen Vivir, no les asuste esa palabra, que les asuste a los areneros, pero a ustedes no, para el pueblo salvadoreño.

Seguimos con la mirada puesta en un futuro, llenos de esperanza y dignidad para nuestra gente.

Quiero felicitar nuevamente a todos los beneficiados de esta entrega de escrituras de propiedad, ahora ustedes pueden sentir la seguridad de que las tierras donde siempre han vivido les pertenecen legalmente.

Continuaremos en esta lucha por hacer de las comunidades lugares más prósperos.

Continuaremos juntos pueblo, gobierno derrotando la pobreza y la marginación en El Salvador.

Ese es nuestro compromiso.

Muy buenos días y muchas gracias.