Print Friendly

Hace unos meses nos encontrábamos celebrando la firma del Segundo Convenio con la Corporación Reto del Milenio, el cual hemos denominado Fomilenio II. Hoy asistimos a un evento muy importante en la ruta de implementación de este gran proyecto: me refiero a la Juramentación de la Junta Directiva y del Director Ejecutivo.
Este es un día muy importante para nuestro país. Estamos presenciando un acto de compromiso de un grupo de hombres y mujeres en pro de El Salvador. Ellos estarán al frente de uno de los proyectos de desarrollo más grandes que nuestro país haya llevado a cabo. A ustedes nuestro agradecimiento y mejores deseos.

Una vez más expresamos nuestra gratitud al gobierno de Estados Unidos, por ser un principal aliado para el crecimiento de El Salvador. Estamos felices de seguir construyendo un país donde su gente pueda encontrar espacios para insertarse a la vida laboral sin tener que emigrar.

Fomilenio II cumple una misión importante: se conecta y articula con el Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019: “Un El Salvador productivo, educado y seguro”. Sin duda, estamos en la ruta correcta hacia la superación de la metas que nos hemos trazado como país.

Entre 2007 y 2012 El Salvador desarrolló su primer convenio con la Corporación Reto del Milenio. Todos recordamos con mucha gratitud el excelente trabajo realizado para llevar a fiel cumplimiento aquella primera misión.

Se trató de una donación de $461 millones de dólares para un programa con especial énfasis en la zona norte del país. Proyectos como la construcción de 223 kilómetros de carretera para completar una ruta de 266.68 kilómetross desde Metapán hasta Anamorós, son emblema del éxito de los diferentes proyectos realizados.

No podemos dejar de mencionar este importante antecedente que abrió el paso a un segundo convenio. Es decir, Fomilenio II. La Corporación Reto del Milenio consideró esta primera experiencia de trabajo con El Salvador como una de las más exitosas realizadas entre los países receptores de su cooperación.

Cuando asumimos la Presidencia de la República, comenzamos toda una serie de esfuerzos para alcanzar un segundo compacto para echar a andar nuevos proyectos de desarrollo para nuestro país. Gracias a Dios y al esfuerzo de todos los que creímos y nos esforzamos, el Convenio es una realidad.

Fomilenio II fue firmado el 30 de septiembre del año pasado; y este dispone de un presupuesto de $365.2 millones, de los cuales, $277 millones son un donativo de la Corporación Reto del Milenio y una contrapartida del Gobierno salvadoreño por $88.2 millones.

Nos sentimos muy contentos y optimistas de cumplir con los indicadores que evalúa la Corporación Reto del Milenio, entre ellos mencionar: Derechos Políticos, Libertades Civiles, Libertad de Información, Efectividad Gubernamental y Control de Corrupción.
Fomilenio II se define en tres proyectos prioritarios:

● Capital Humano
● Clima de Negocios
● Infraestructura Logística.

Estos componentes en conjunto buscan crear un ciclo productivo en el que se mejore las capacidades de la población, se optimicen las condiciones para el establecimiento de la inversión y se agilice el paso por tramos logísticos con alto transporte de carga de bienes transables.

La labor de FOMILENIO II se complementará con los esfuerzos que se hacen desde el Asocio para el Crecimiento; ambas iniciativas son impulsadas por Estados Unidos para ayudar a El Salvador a superar las restricciones que tiene para crecer.

Este día presenciamos la Juramentación de la Junta Directiva y del Director ejecutivo de Fomilenio II, cuyo rol es velar por la buena ejecución de los fondos en transparencia y en tiempo.

La Junta Directiva está conformada por 7 miembros con voz y voto y 7 miembros solamente con voz. Hay representación de las instituciones de gobierno más vinculadas a los tres proyectos de Fomilenio II (MOP, MINED, Secretaría Técnica y PROESA); cuenta además con tres miembros de la Sociedad Civil (sector privado empresarial, academia y ONGs de género y medioambiente).

La representatividad y la participación que se le ha dado a la Sociedad Civil demuestra el compromiso de que FOMILENIO II sea un programa consensuado, transparente y un modelo de cómo el sector público y la sociedad civil pueden trabajar juntos y articular esfuerzos para sacar adelante al país.

El pueblo salvadoreño puede depositar su confianza en el probado liderazgo de la Junta Directiva, la cual es la máxima autoridad en FOMILENIO II. Entre sus responsabilidades está la de salvaguardar los Fondos del Convenio y activos del Programa. Es importante aclarar que los cargos en la Junta Directiva se ejercen Ad-honórem.

El doctor William Pleites es el Director Ejecutivo de Fomilenio II. Él fue seleccionado luego de un riguroso proceso de selección que se caracterizó por ser abierto, transparente y muy competitivo.

A esta posición se postularon más de 60 personas. Luego de analizar las competencias de las y los candidatos, de acuerdo al perfil requerido, se escogió a quienes obtuvieron los mayores puntajes para ser entrevistados por el comité de selección.

Para llevar a cabo la selección de esta importante posición, se conformó un comité en el que participaron el empresario Roberto Murray Meza, el académico Ricardo Córdova y el Secretario técnico y de planificación de la presidencia, Roberto Lorenzana. En calidad de observadores, durante las entrevistas se contó con la participación de la Corporación Reto del Milenio.

Un mecanismo de selección similar se hará con todas las plazas de FOMILENIO II, en donde las personas puedan ser elegidas por sus capacidades, competencias y experiencia.

Ahora el pueblo salvadoreño se está preguntando en qué fase se encuentra la implementación de Fomilenio II.

Decirles que Fomilenio II está en la etapa de preparación para la implementación. En este momento se está montando la institucionalidad, compra de activos, contratación de personal y planificación administrativa para estar listos cuando comience la ejecución.

Es un proceso no visible pero en el que se está trabajando para sentar bases sólidas que hagan este proyecto exitoso.
Fomilenio II es un programa para cinco años que trascenderá la gestión actual; sin embargo, el compromiso es dejar un proyecto bien encaminado, con buena ejecución y manejado de forma transparente porque es un proyecto para el País y no de una sola gestión.

El desafío de aumentar el crecimiento económico y el bienestar de las familias salvadoreñas. En hermandad, en unión. Es oportuno hacer un llamado a todos los sectores del país a seguir trabajando juntos para alcanzar muchos más logros para nuestro país. El trabajo no recae sólo en el Gobierno actual; sino que es una responsabilidad compartida: sector privado, sector público y sectores sociales debemos continuar trabajando unidos.

Ser el único país en Centroamérica que reúne los parámetros para aspirar a un convenio como Fomilenio II, nos hace comprometernos mucho más con los retos que vienen para nuestro país. Recordemos también que Fomilenio II es un parámetro a seguir para la gestión e implementación del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte que estamos trabajando junto a Guatemala y Honduras.

Nuevamente expreso mi reconocimiento y felicitaciones a los miembros de la Junta Directiva y al Director Ejecutivo de Fomilenio II, por el excelente trabajo que están desarrollando y continuarán ejerciendo en los próximos años. Su mejor premio será el desarrollo, el bienestar y la felicidad de todos los salvadoreños.
Muchas gracias.

 

Que Dios nos bendiga.