Print Friendly

Muy buenos días a todos ustedes que nos acompañan.

Se que han viajado desde muchas comunidades y les agradecemos.

Yo quiero agradecerles pido un fuerte aplauso para todos ustedes, porque han demostrado que en la vida lo último que se pierde es la esperanza.

La esperanza anima a la lucha y ustedes han luchado por años para que se les garantice un derecho, que es fundamental en todas las personas, el derecho a la vivienda. Y han sido bien acompañado, por líderes de sus comunidades.

Estos líderes son los que junto a ustedes han caminado por todo el país, porque la línea férrea atraviesa todo el país, y han sensibilizado a los órganos del Estado, han trabajado en la asamblea, con el gobierno, han trabajado con el gobierno municipal. En todos han encontrado la voluntad de apoyarles.

Pero lo más importante es, que sin su lucha, esto no hubiera sido posible. Por ello, yo les pido que continúen luchando, no permitan que este país, retroceda. Tenemos que seguir luchando para que los derechos de las personas se garanticen.

Quiero felicitar también al señor Alcalde, Miguel Pereira, un fuerte aplauso para él.

Recientemente estuvimos con él supervisando las obras del Hospital Regional del Seguro Social, una obra grandiosa y que está en San Miguel.

Y todas las obras que él ha llevado adelante, son con la única finalidad de convertir a San Miguel en una ciudad prospera y de desarrollo, porque  piensa en las personas, eso es Miguel Pereira. Un joven luchador, un joven que hace años estuvo al frente de la juventud salvadoreña y organizó a la juventud salvadoreña, y le enseñó a luchar a la juventud salvadoreña. Y ahora tenemos grandes conquistas de la juventud salvadoreña.

Ha convertido a San Miguel en el municipio con mayor prosperidad y desarrollo del país. Eso es lo que hace, eso es lo que la lucha permite desarrollar.

Permite desarrollar liderazgos, voluntades, pero más que todo, ante las adversidades, siempre está esa llama fuerte de la esperanza que motiva a la lucha.

Por ello, pido un fuerte aplauso también para la Mesa Nacional de Línea Férrea, mujeres y hombres luchadores. Son ellos los que se llevan este reconocimiento.

Las instituciones del gobierno hemos cumplido una misión, que ante fue ignorada, porque se desconocía a los miles de familias que vivían en la línea férrea, se tenían otros pensamientos y otros intereses.

Sus intereses no estaban dirigidos a las personas más sencillas y a las personas más humildes. Sus intereses estaban dirigidos a proteger a los poderosos de este país, esa es la historia. Y no debe de olvidarse la historia.

El país necesita gente que piense en los sectores más desposeídos y olvidados de este país. Eso es lo que estamos garantizando a lo largo de todo el país, desde Santa Ana hasta La Unión, trabajar fuertemente porque las familias que viven en la línea férrea tengan seguridad, que nadie las amenace y que nadie, nadie las va a desalojar, ni nadie más les puede decir ahora usurpadores, porque ustedes son legítimos dueños de su propiedad.

Hemos estado aquí varias veces entregando escrituras, hemos estado en Usulután y espero próximamente estar en La Unión también entregando estos certificados de propiedad.

Sabemos que la vivienda tiene que ser digna, que tiene que tener un buen hábitat y por eso trabajamos para que la energía eléctrica llegue, para que el agua potable llegue, y además trabajamos para que pueda mejorarse la construcción. Por eso el programa de FONAVIPO no es solo legalizar la propiedad.

La Asamblea Legislativa aprobó 10 millones de dólares y con eso el gobierno reforzó el presupuesto para FONAVIPO, para reparación de viviendas o para créditos de vivienda, para que puedan mejorar.

No es solo el tener la escritura, sino mejorar las condiciones en el hábitat donde ustedes viven.

En esta alegría que es continuidad de esa alegría a nivel internacional que despierta el carnaval de San Miguel, también quiero darles otras buenas noticias.

Esta semana en la Universidad Nacional, y yo sé que hay muchos jóvenes acá que han tenido la posibilidad de seguir estudiando hasta bachillerato, y ahora ya no pueden ir a la Universidad Nacional porque no tienen sus padres los recursos.

Esta semana, a través del Instituto Nacional de la Juventud, entregamos a la Universidad Nacional un millón de dólares para becas gratuitas para los estudiantes de los municipios, de los 26 municipios priorizados por el Programa El Salvador Seguro y San Miguel es parte de esos municipios.

A través del INJUVE hay un programa que se llama Jóvenes con Todo, aquí en San Miguel hay más de mil jóvenes que están en el programa y ahora pueden los que han estudiado en institutos nacionales y que quieren aspirar a ir a la universidad, vayan al centro del INJUVE a llenar la solicitud.

Creemos que son los pasos correctos que hay que hacer en El Salvador.

La juventud es uno de los sectores importantísimos del país, por eso quiero anunciar que próximamente esperamos que antes de que finalice el año vamos a enviar otro refuerzo al presupuesto, por 6 millones de dólares, que  van a ir para la Universidad Nacional y para garantizar, óigase bien, para garantizar la gratuidad de la educación superior.

O sea, todos los estudiantes de los institutos públicos pueden aspirar a esa beca en la universidad, a la Universidad Nacional.

De las grandes demandas de los jóvenes están trabajo y estudio, los jóvenes aspiran a conducir este país y a conducirlo de mejor forma, y por ello esas dos grandes demandas son para desarrollarse y formarse con estudios, y especialmente estudios superiores.

La otra noticia que queremos anunciar es que en esta semana que pasó, entregamos el bono en los 100 municipios más pobres, hay 100 municipios que son pobres, a esos municipios les entregamos un bono para que el padre mande el hijo a la escuela y a la unidad de salud, y como se entrega trimestralmente algunas familias recibieron más de 300 dólares con ese bono.

Además,  en 80 municipios que están en la pobreza, tenemos el bono para las personas adultas mayores que no tienen recursos para vivir y estamos entregando también ese bono.

Esos son los programas, que en ciertos sectores que lo tienen todo, consideran un gasto innecesario, dicen que es el despilfarro darle salud, educación y ayudar a la gente más pobre, eso es despilfarro del dinero.

Esa es la gran campaña que meten en la cabeza de la gente, y estos recursos son para ellos, son para aquellos sectores que no tienen oportunidades, pero que son salvadoreños y tienen derechos.

 Y también esta semana vamos a comenzar a entregar saldar deudas que tenemos del pasado.

Ustedes saben que en el pasado hubo un conflicto armado acá en el país y que hay familias que tienen hijos desaparecidos, nosotros estamos con un programa de reparación y estamos entregando un programa indemnizatorio, que es una ayuda económica.

O sea, a partir de la próxima semana a todas las familias que tienen víctimas del conflicto armado y que están  censadas en el  FISDL, si algunos de ustedes conoce de ellas díganle que la próxima semana le vamos a comenzar a entregar el programa de ayuda; todos esos son recursos que provienen de los fondos que ustedes pagan con sus impuestos.

Este programa con el que ahora nos ocupa tiene congregadas aquí a sus familias, y esperamos nosotros seguir apoyándolo, seguir trabajando, continuar buscando los recursos y los fondos para que no solo les podamos entregar la escritura, sino podamos mejorar su vivienda, se pueda reconstruir su vivienda, o se pueda ampliar su vivienda.

Quería darles estos anuncios antes de compartir con ustedes estas ideas que hemos elaborado con respecto a este día.

Agradezco a Margarita Rodríguez y demás diputados que nos acompañan y pido un fuerte aplauso para ellos, porque también son parte de este gran esfuerzo.

Al señor alcalde Miguel Pereira, también un fuerte aplauso.

Al señor Gobernador Departamental de San Miguel, José Evaristo Romero Gutiérrez

Al señor presidente de CEPA, Nelson Vanegas, que también es parte de los que trabajan para hacer realidad este proyecto. Porque son ellos, los que tienen que autorizar que esa zona de la línea férrea, no va ser rehabilitada.

 Saludamos también al señor Director Ejecutivo de FONAVIPO, Rony Huezo, una persona muy conocida por ustedes, que ha estado con ustedes, que los visita permanente.

Al señor Director del Instituto de Legalización de la Propiedad, David Henríquez.

A los representantes del Gabinete de Gestión Departamental.

Un agradecimiento también, por las palabras de nuestro amigo David Efraín Almendáriz, que se expresó de una forma muy valiosa, sobre lo que significa para ustedes este evento.

Quiero reafirmarles que regresamos a oriente, para el cumplimiento de nuestra promesa de hacer valer los derechos del pueblo, el derecho a tener, un lugar digno donde vivir.

La legalización de escrituras de propiedad a las familias que han habitado por mucho tiempo en terrenos en desuso pertenecientes al Estado es un auténtico acto de justicia.

Este es un triunfo de ustedes como comunidades, porque gracias a su tenacidad, empeño y organización, este día consiguen por fin ser los dueños legítimos de estos terrenos.

Esa es una acción que merece mi reconocimiento y mis felicitaciones. Continúen trabajando unidos defendiendo sus derechos.

Tener legalmente asegurado su terreno, es parte del mejoramiento de la calidad de vida en las familias salvadoreñas. Esto significa más oportunidades dignas para su desarrollo y un mejor futuro para sus hijos e hijas.

Hoy entregamos 590 escrituras de propiedad. Extiendo un saludo a muchas y muchas felicitaciones a todas las familias de las 28 comunidades de San Miguel y Usulután beneficiadas. Este día cumplen su sueño de legalizar sus terrenos.

Con esta entrega sumamos hasta la fecha un total de 2,220 familias, más de 3 mil 200 que viven en los tramos de San miguel y Usulután, que son beneficiadas con el decreto 505, que aprobó la Asamblea Legislativa.

Este decreto 505 establece la Ley especial para la desafectación y transferencia de los terrenos ferroviarios en desusos, a favor de las familias y entidades de utilidad pública que los habitan.

Este decreto es un del pueblo salvadoreño, gestionado por los gobiernos del FMLN, en favor de hacer justicia social al pueblo salvadoreño.

Tras la aprobación del decreto 505, se desafectaron 6 tramos ferroviarios en desuso, en los cuales se encuentran asentados, 51 comunidades de los departamentos de La Unión, San Miguel, Usulután, San Salvador y Santa Ana.

Todo este proceso de legalización a nivel nacional es una inversión de más de $ 1.5 millones de dólares.

Es nuestro deber como un gobierno que trabaja con políticas inclusivas velar por el cumplimiento de esta deuda histórica con el pueblo salvadoreño, sobre todo a la población más necesitada.

Por esa razón, continuaremos ejecutando todos los procesos técnicos necesarios para cumplir con la meta de legalizar los terrenos de las familias que aún están pendientes.

Ya estamos trabajando en ello; los tramos de los departamentos de La Unión, San Salvador y Santa Ana, se mantienen en proceso de legalización, de manera que esperamos celebrar junto a más familias este logro.

Hacemos esto, basado en lo que establece nuestra Constitución de la República, en el artículo 119, que establece que es de interés social la construcción de viviendas y que el Estado salvadoreño procurará que el mayor número de familias salvadoreñas lleguen a ser propietarias de su vivienda.

Inspirados en la misión constitucional establecimos en nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo 2014-2019, en el cual nos comprometemos en “asegurar progresivamente a la población el acceso y disfrute de vivienda y hábitat adecuados”.

El Fondo Nacional de Vivienda Popular, FONAVIPO, ha desarrollado una destacada gestión en favor de las familias salvadoreñas que necesitan solucionar sus problemas de vivienda. Muchos son los logros alcanzados desde 2014 a la fecha, los cuales han transformado la vida de miles de familias.

Desde junio del 2014 a octubre del 2017, el Programa de Contribuciones o Subsidios ha beneficiado a 1º3 mil familias en todo el país. Esto ha sido posible a una inversión de 546 millones de dólares.

En materia de créditos, en el mismo periodo, se han entregado 6,862 familias han sido beneficiadas. Son 37.97 millones de dólares los invertidos en este componente que busca mejorar la situación de la familia en materia de vivienda.

Respecto al tema de legalización, FONAVIPO ha contribuido a que 4,757 familias de diferentes zonas del país sean propietarias de sus viviendas.

Este año, al final del año damos un informe a la nación, hace poco el Gabinete de Gestión Social Informó al país que la inversión en el sector de vivienda nacional, durante nuestra gestión ha beneficiado a más de 103 familias con un monto de 563.51 millones de dólares, eso es lo que hemos invertido en estos años para garantizar vivienda a las familias.

Así hemos asegurado el derecho a la vivienda, a un hábitat adecuado y a la seguridad jurídica de miles salvadoreños y salvadoreñas.

Este ha sido un esfuerzo interinstitucional. Diferentes instituciones han coordinado esfuerzos para responder efectivamente a las necesidades de vivienda de miles de salvadoreños.

Quiero reiterar mi agradecimiento a las y los diputados de la Asamblea Legislativa que recientemente aprobaron la reforma a la Ley del Presupuesto 2017.

Esta modificación permite incorporar recursos por $10 millones de dólares a FONAVIPO. Los fondos beneficiarán a 2,413 familias con subsidio para construcción de viviendas, fuerte aplauso para los señores diputados.

Comparto con ustedes la alegría de adquirir sus escrituras de propiedad. Desde hoy cambian su situación legal y eso les posibilita acceder a más servicios y a vivir dignamente. Los felicito nuevamente por el logro que hoy alcanzan.

Quiero reafirmar el compromiso de mi gobierno por seguir generando mejores condiciones de vida para las familias salvadoreñas.

Seguiremos trabajando junto al pueblo para asegurar un desarrollo social, justo y equitativo en todo el territorio nacional.

Trabajando juntos lograremos superar las desigualdades y las faltas de oportunidades que en el pasado impidieron a muchas personas acceder a una vivienda y hábitat adecuado.

Muchas gracias y les felicito nuevamente por este triunfo.

San Miguel, 7 de diciembre 2017