Print Friendly

 

Este acto de juramentación del Consejo Nacional de Ordenamiento y Desarrollo Territorial es de suma importancia para el progreso de El Salvador.

Progreso que se completará en la medida que nuestros planes también sean exitosos en los municipios, departamentos y regiones.

Para lograr ese objetivo nuestro gobierno impulsó un amplio proceso de consultas, y establecimos con claridad el camino en el Plan Quinquenal de Desarrollo “El Salvador productivo, educado y seguro”, una estrategia para la aceleración del desarrollo y el despegue económico y social de todos los territorios.

Expreso a los miembros del Consejo mi reconocimiento y gratitud por su disposición a enfrentar con firmeza los retos para avanzar hacia el progreso y prioridades de El Salvador.

A lo largo de la historia uno de los problemas más graves en nuestro país ha sido la exclusión de los territorios en los planes de desarrollo.

Esta ausencia de compromisos serios con los municipios, departamentos y regiones provocó un desarrollo desigual, sin equilibrios y zonas olvidadas donde lamentablemente parte de la población vive todavía en la pobreza o en la extrema pobreza.

Estas desigualdades en los territorios son las que juntos tenemos que superar para acelerar el crecimiento de la economía y el desarrollo incluyente y sostenible de los municipios y del país.

Para cambiar esa situación, nuestro gobierno estableció como una estrategia central en su Plan Quinquenal la dinamización del desarrollo territorial y el acercamiento a la gente en todo el país.

En esta estrategia incluimos dos elementos importantes: la articulación multinivel entre gobierno central y gobiernos locales y la aplicación de la Ley de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, la cual fue aprobada por la Asamblea Legislativa en el 2010 y puesta en función en 2011, y constituye uno de los siete puntos de la Agenda Estratégica de la Comisión de Alto Nivel conformada por COMURES y nuestro Gobierno.

Sancioné el reglamento de la Ley en mayo del 2015, con el claro objetivo de avanzar hacia el establecimiento de un sistema de ordenamiento y de gestión del desarrollo en los territorios.

Asimismo, a través de la Secretaria Técnica y de Planificación convocamos a los titulares de las carteras de Gobierno que integran el Consejo Nacional de Ordenamiento y Desarrollo Territorial para instruirles sobre la necesidad de implementar los compromisos de nuestro Gobierno y solicitar a COMURES el nombramiento de sus seis representantes en el Consejo.

Con estas y otras acciones construimos el camino para la juramentación de los miembros del Consejo y la constitución del mismo, que sin lugar a dudas es un hecho histórico y sin precedentes en El Salvador.

La aplicación de la Ley de Ordenamiento y Desarrollo Territorial significará un importante avance en términos de incorporación de los territorios en el desarrollo nacional y del incremento de su aporte al mismo.

Demandará un esfuerzo permanente de entendimiento entre el gobierno nacional y los gobiernos locales para lograr acuerdos y compromisos estratégicos en el ordenamiento de los territorios, la reducción de desequilibrios y brechas territoriales, así como para dar respuesta a problemas relacionados con la gobernanza y el desarrollo territorial.

También representa una guía para construir el desarrollo sustentable que necesita la nación, porque considera las necesidades sectoriales, las necesidades y aspiraciones de los territorios y de la población de manera directa.

El Ministerio de Gobernación y Desarrollo Territorial tiene el desafío de coordinar con sabiduría este proceso a nivel nacional.

Igualmente los gobiernos locales tendrán el reto de coordinación en cada uno de los departamentos y micro regiones, garantizando la articulación y el entendimiento con el gobierno nacional y apoyándose para asumir los desafíos del ordenamiento, la planificación y el desarrollo de los territorios;

Amigas y amigos:

Reitero mi felicitación a los integrantes del Consejo Nacional de Ordenamiento y Desarrollo Territorial que hoy hacen efectivo su juramento a la nación.

En su trabajo recae la responsabilidad de crear la institucionalidad territorial para el ordenamiento, de crear e impulsar  los consejos departamentales y los consejos micro regionales o municipales, así como de diseñar y coordinar la política y el plan nacional de ordenamiento y desarrollo territorial.

Estamos conscientes de que la tarea operativa de ordenamiento corresponderá fundamentalmente a los gobiernos locales, de manera individual o asociada.

De nuestra parte, es firme el apoyo al fortalecimiento de esta labor, que generará las capacidades necesarias que permitirán avanzar en esta ruta de grandes transformaciones para El Salvador y por supuesto para los municipios.

Reitero nuestro respaldo a los miembros del Consejo, pues han asumido una gran responsabilidad de cara al país y a la ciudadanía.

La inclusión y participación ciudadana son dos pilares fundamentales en las políticas de mi gobierno.

Al igual que ustedes sabemos que se gobierna bien cuando se trabaja para la gente, y es por ello que nosotros decimos con toda propiedad que es el pueblo el gran protagonista en la construcción de este mejor El Salvador que todos queremos, en paz, con igualdad de oportunidades, con pleno desarrollo, orgulloso de su identidad y riqueza cultural, solidario, optimista y en constante superación, eso es lo que somos los salvadoreños y eso es lo que tiene que unirnos gobierno central y gobiernos municipales.

Juntos, gobierno nacional y gobiernos locales unimos esfuerzos para iniciar a partir de hoy este impostergable proceso, responsable y gradual, del ordenamiento y desarrollo del territorio.

Esta es una tarea que solo sabremos cumplirla pensando siempre en el bienestar de toda la población y el bien de El Salvador. Implica también un cambio profundo en las maneras de actuar y decidir a todos los niveles.

Esa es la razón de mi permanente llamado a construir consensos y acuerdos entre los diferentes partidos políticos y sectores de nuestra sociedad para garantizar bienestar y oportunidades de una vida mejor a todos los ciudadanos.

Quiero reiterarles que las políticas y estrategias de mi gobierno orientadas al desarrollo de El Salvador están fundadas en el ascenso económico y social de los territorios.

Nuestro lema Gobernando con la gente es precisamente porque consideramos que para acelerar el desarrollo y progreso de nuestro país es necesario reconocer las potencialidades, oportunidades, recursos, necesidades y propuestas de las comunidades, municipios, departamentos y regiones.

Deseo a los miembros del Consejo Nacional de Ordenamiento y Desarrollo Territorial éxitos en esta misión. Estaré pendiente de sus avances, apoyando y acompañando todo este necesario esfuerzo.

Avancemos juntos en esta importante labor en bien de El Salvador.

 

Muchas gracias.