Print Friendly, PDF & Email
  • Amigos y amigas
    Quiero darles la más cordial bienvenida a El Salvador, es un privilegio para nuestro país, ser la sede del quincuagésimo noveno Periodo Extraordinario de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Desde el 2005 el Sistema Interamericano Inicio está dinámica que busca acercar sus actividades a la población en general, y ésta es la segunda ocasión que en nuestro país tendrá lugar un evento de tal relevancia.

Esta celebración reafirma nuestro compromiso como nación para contribuir en la construcción de Estados que velen por el bienestar de los derechos civiles, económicos, sociales y culturales de los pueblos.

En las últimas décadas hemos demostrado nuestra fuerte vocación a favor del respeto y garantía de los derechos humanos, especialmente desde 1992 cuando finalizó nuestro conflicto armado interno por la vía del diálogo y la negociación.

Desde entonces nuestras instituciones y democracia se han fortalecido, y han tenido cada vez mayores espacios y prioridades las acciones orientadas al reconocimiento de graves violaciones a los derechos humanos y los esfuerzos destinados a la población más vulnerable.

A partir de 1995 El Salvador reconoció la competencia de la Corte y hemos recibido 6 sentencias sobre casos de profundas repercusiones y significados en nuestra historia, los cuales nos hacen reafirmar nuestro más alto compromiso con la no repetición de hechos tan terribles.

Me refiero a las sentencias sobre los casos de las hermanas Serrano Cruz, Contreras y otros, Rochac Hernández, García Prieto, Ruano Torres y las correspondientes a las masacres del Mozote y lugares aledaños.

Como gobierno hemos reconocido estos hechos y realizado peticiones de perdón en actos públicos para así sacar a luz estos capítulos trágicos, que llenaron de tanto dolor a miles de familias salvadoreñas.

Incluso en febrero de este año, hicimos una petición de perdón sumamente significativa, pues respondió a una obligación moral que asumimos como Estado con las víctimas y sus familias sin que haya habido sentencia internacional de por medio.

Se trató de un hecho relacionado con la Masacre de Tenango y Guadalupe ocurridas en 1983 a manos de grupos militares, y que dejó alrededor de 250 víctimas mortales de la población civil en Suchitoto departamento de Cuscatlán.

Asimismo, hemos establecido acciones en nuestra política pública orientadas a la reparación y dignificación de la memoria de las víctimas y sus familias para contribuir a la reconciliación de nuestra sociedad.

Creamos la Comisión Nacional de Búsqueda de Niñas y Niños desaparecidos durante el conflicto armado interno, y más recientemente por acuerdo ejecutivo, la Comisión de Búsqueda de Personas Adultas Desaparecidas en la guerra civil.

Sabemos que en los próximos días algunos funcionarios de la Corte realizarán una visita para verificar el cumplimiento de la sentencia correspondiente a la masacre del Mozote en Morazán.

En este lugar, desde el 2012 hemos invertido más de 10 millones de dólares en un programa de desarrollo integral social; las medidas que lo integran responden al crecimiento de la sentencia que manda al Estado salvadoreño a implementar acciones de reparación material e inmaterial para los familiares de las víctimas y los sobrevivientes.

Por ello, el programa está formado por 31 iniciativa de carácter colectivo e individual, de las que 14 son ordenadas por la Corte y 17 fueron solicitadas al gobierno por las víctimas.

Igualmente iniciamos la primera fase de la construcción de centros escolares y se han efectuado obras de pavimentación de carreteras, además están en diseño proyectos de agua y saneamiento para mejorar el acceso a estos servicios a más de mil 300 familias.

Con motivo del 36 Aniversario de esta masacre tuve la oportunidad de compartir, hace unos meses, con los familiares de las víctimas y representantes de asociaciones, quienes resaltaron la relevancia del diálogo que mantenemos y la capacidad de la construcción conjunta de soluciones.

Amigas y amigos

Hemos conocido que a lo largo de esta semana la Corte pondrá a disposición del público, una serie de actividades a las que también les extendemos la más cordial invitación. Muchas de ellas se realizarán en la Cancillería.

Para concluir quiero agradecer a los señores magistrados y a sus equipos técnicos por su presencia en El Salvador, y por realizar el 59 periodo extraordinario de sesiones de la Corte en nuestro país.

Para nosotros albergar este periodo de sesiones es una muestra más de nuestro compromiso y disposición de colaborar con el Sistema Interamericano de Protección de Derechos Humanos.

Muchas gracias.

Inauguración del 59 Período Extraordinario de Sesiones de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.