Print Friendly

Espero que este acto sea un acto de culminación de un esfuerzo importante por el país, yo creo que los consejos han logrado unir al país alrededor de temas tan cruciales para El Salvador: el crecimiento económico, la seguridad y este tema que es central para  una sociedad; una sociedad necesita los mejores niveles educativos para desarrollarse y  enfrentar retos.

 

Yo les agradezco mucho en nombre del país ese esfuerzo que ustedes han hecho. La persistencia con que han trabajado, los productos que están presentando, no solo el Plan El Salvador Educado, sino también la implementación de todas esas acciones propuestas, pero lo que tenemos por delante, son enormes desafíos, y lo más importante es que tenemos la voluntad de trabajar unidos.

 

Yo quiero felicitarles a todos por mantener esas persistencias en el consejo que ha dado su resultado, frutos y le ha planteado al país un rumbo, una ruta por donde construir la educación en El Salvador.

 

Saludo al excelentísimo señor Embajador de la Unión Europea Jaume Segura y demás miembros de los representantes a nivel internacional, embajadores y a todos los miembros del Consejo Nacional de Educación, en especial a estos niños que han viajado de tan lejos para venirnos a deleitar, creo que se merecen un fuerte aplauso. Gracias por estar aquí con nosotros.

 

Me da mucho gusto saludar a mujeres y hombres comprometidos con la educación de nuestro país. Mi reconocimiento al Consejo Nacional de Educación, una instancia que ha demostrado el valor del diálogo y la concertación en función de la educación.

 

Todos los aquí presentes creemos que un El Salvador que eleva constantemente la calidad educativa es posible y ustedes lo están haciendo posible, hoy 22 de junio celebramos el Día de la Maestra y el Maestro salvadoreño.

 

Felicito a todos los docentes de nuestro país que cumplen con dedicación y entrega su misión transformadora en la sociedad. El maestro y la maestra son de las figuras más entrañable en la vida de toda persona.

 

El trabajo del maestro va más allá de transmitir conocimientos, pues a través de sus enseñanzas reta a sus alumnos a conquistar sus metas.

 

Este día, siempre recuerdo a una destacada maestra y luchadora social de nuestro país: Mélida Anaya Montes, incansable luchadora, no sólo por la dignificación del magisterio sino también por todas las causas del pueblo salvadoreño.

 

Amigos y amigas del Consejo Nacional de Educación:

 

Deseo felicitar a cada uno de ustedes por el trabajo realizado en la ejecución del Plan El Salvador Educado, una apuesta sin precedentes que permitirá consolidar el rumbo de la Política Educativa en El Salvador en los próximos diez años.

 

El Plan El Salvador Educado es fruto del consenso y el compromiso de todos los sectores reunidos en el CONED. Les agradezco por su acompañamiento en los procesos de formulación, implementación, seguimiento y evaluación del plan.

 

Como Gobierno de la República consideramos al Plan una ruta estratégica para transformar el país a través de la educación.

 

Hay importantes avances en las seis áreas o desafíos, pero también estamos conscientes de que las apuestas son muchas y hay todavía mucho por hacer. La buena noticia es que hay voluntad y que estamos unidos para lograrlo.

 

Por eso invito a fortalecer esta instancia a que se mantengan en este diálogo permanente, que hagan del Consejo un espacio que no solo enfrente los desafíos, sino que construya soluciones como se ha venido haciendo.

 

Estamos enfrentando los principales retos del sistema de educación nacional, como la ausencia de planificación por el desbalance de la planta docente.

 

Trabajamos la formación en servicio, a través del plan nacional de formación docente, porque crear docentes de calidad implica transformar el sistema de formación.

 

Para fortalecer el sistema educativo necesitamos de una evaluación y acreditación de docentes, que dé seguimiento al desempeño de las y los maestros para orientar de modo más eficiente la toma de decisiones.

 

Actualmente nuestro sistema educativo demanda docentes especializados en cada área, en cada asignatura.

 

El desafío que se nos presenta es hacer una oferta mayor de especialidades, para que los nuevos cuadros de docentes puedan formarse.

 

De igual manera, el diagnóstico actual nos indica que hacen falta formadores de docentes acreditados, por ello tenemos que construir un sistema de formación de las nuevas especialidades, y de procesos de acreditación.

 

El país requiere superar la poca atención con la que se han abordado las políticas de educación y la modesta inversión en la producción de conocimiento.

 

Por medio de la investigación en áreas específica podremos adaptar con mayor eficiencia los planes de estudio a nuestra realidad como sociedad.

 

Impulsar estas medidas de política educativa implica montar una plataforma de investigación educativa, que nos permita construir propuestas fundamentadas en el conocimiento científico.

 

Para ello, tenemos que convocar y reunir los mejores talentos nacionales.

 

Por lo tanto, mejorar la calidad educativa requiere de un conocimiento sobre las necesidades de las y los docentes en las diferentes áreas curriculares, con el fin de orientarlas a las actuales demandas de educación, una pauta que solo la investigación nos puede revelar.

 

La formación docente vendría a fortalecer la calidad del sistema educativo y a mejorar el rendimiento académico de nuestros estudiantes.

 

Para dar solución a esta problemática el Ministerio de Educación creó el sistema Nacional de Formación Docente, el cual ha sido el primer eje estratégico para establecer una plataforma que dinamice el sistema educativo.

 

Para que nuestro sistema educativo tenga docentes de calidad se requieren tres aspectos estratégicos, la reformulación de la formación inicial, la creación del subsistema de formación en servicio y la dignificación de la profesión docente.

 

El ministro de Educación pidió una reunión para plantearme una ruta de trabajo, que se ha trabajado con la Universidad Nacional, que hoy quiero trasladarles a ustedes algunos de sus elementos básicos.

 

La propuesta es el Instituto Nacional de Formación Docente, en la cual ya comenzamos a trabajar y discutir para avanzar lo más que podamos.

 

Este Instituto Nacional de Formación Docente potenciará todo el sistema educativo y su función principal será la formación de docentes.

 

Mejorar la calidad educativa significa, construir una planta de docentes de calidad, por lo que esta propuesta se basa en que el sistema nacional de profesionalización docente se convierta en la plataforma que fortalezca todo el sistema educativo.

 

Por eso el Instituto Nacional de Formación Docente tiene como objetivo dinamizar permanentemente el sistema educativo nacional, a través de la generación de conocimientos e innovación educativa, la articulación de un sistema de evaluación y el impulso a procesos de formación de alto nivel.

 

Es principalmente una institución para la investigación, desarrollo y dinamización del sistema educativo, es una institución que tiene la finalidad de generar conocimiento para que la política educativa se consolide y se fortalezca.

 

Esta entidad se convertirá en la encargada a nivel nacional de coordinar y supervisar un sistema permanente de formación y certificación de formadores de docentes, establecerá y desarrollará programas de investigación educativa en temas relevantes para el fortalecimiento del sistema y estudios para la elaboración, viabilidad y evaluación de políticas educativas.

 

Otro de sus objetivos es diseñar y proponer programas de formación de posgrados en educación, para que los profesionales en educación puedan acceder a un estudio más adecuado y orientado a las necesidades reales de nuestro contexto educativo.

 

Estas son las ideas básicas con las se elaboró este proyecto, que ya fue presentado a la Presidencia y nosotros estamos analizando su implementación, porque implica disponer de recursos.

 

Por eso el llamado que hacía la maestra Casun es importante, alcanzar que la educación se financie con el 7% del PIB.

 

Es importante este esfuerzo, sin este esfuerzo no podremos enfrentar los grandes retos, así es que yo a gradezco al señor ministro y a la doctora María Isabel, que trabajaron con dedicación, junto con el rector de la Universidad.

 

Esperamos que pronto podamos hacerlo una realidad, para llenar un vacío en la formación y garantizar una planta docente de calidad lo que beneficiará  fundamentalmente a nuestros estudiantes y a nuestro sistema educativo.

 

Muchas gracias y esperamos hacerlo realidad.

 

22 de junio de 2017