Print Friendly

La economía salvadoreña crecerá 2.5% al cierre del año 2015, superando el crecimiento registrado de los últimos siete años, informaron este día a la nación el vicepresidente de la república, Óscar Ortiz, y el presidente del Banco Central de Reserva,  Óscar Cabrera.

Las mejores perspectivas de crecimiento económico se basan en el dinamismo de la economía de su principal socio comercial, Estados Unidos, que beneficia las exportaciones del país hacia ese destino y el crecimiento de las remesas. Asimismo, los precios bajos de las materias primas que importa el país, como el petróleo y sus derivados.

Este crecimiento favorece el ahorro de las familias y empresas, impulsa al sector privado reflejando este comportamiento en el aumento de las inversiones y también se destaca la contribución del sector público al crecimiento mediante el gasto e inversión pública.

Por otra parte, los funcionarios señalaron que el Producto Interno Bruto del tercer trimestre de 2015, creció 2.6% en comparación con el mismo trimestre del año anterior.

Adicionalmente, los indicadores de demanda agregada también muestran una evolución positiva, principalmente el Consumo Privado y las Exportaciones. Entre los indicadores que fortalecen el consumo de los hogares, se encuentra los salarios reales que han aumentado 7.2%, favoreciéndose a su vez, por menores niveles de precio. Asimismo, el crédito personal ha crecido 6.1% y las remesas familiares 2.8%, al mes de noviembre, mostrando mayor capacidad de demanda de las familias salvadoreñas.

El doctor Óscar Cabrera, también confirmó el mayor dinamismo de las exportaciones de bienes, las cuales crecieron 4.8% a noviembre de 2015, una de las mayores tasas de la región centroamericana. Es importante destacar el empuje de las exportaciones del sector industrial, que representaron el 95% de las exportaciones totales.

Entre los productos más exportados por El Salvador se encuentran ropa interior, prendas de vestir, azúcar, café, cajas, plástico entre otros. Por su parte, las importaciones están a la baja por el entorno de menores precios de materias prima. El incremento de las exportaciones y la reducción de las importaciones han reducido el déficit de la balanza comercial en 364.6 millones.

El clima de inversión muestra un rumbo positivo en el corto y mediano plazo que es confirmado en el aumento de la inversión directa, en mayores exportaciones de bienes y de servicios y en el aumento de las importaciones de bienes de capital.

Las crecientes importaciones de bienes de capital, reflejan las buenas expectativas de las empresas para fortalecer el ciclo de producción en el corto y mediano plazo. Esto se demuestra en el aumento de 12.1 en importaciones de bienes de capital, principalmente en los sectores industrial (13.1%), transporte (8.3%), electricidad, agua y servicios (19.7%) y la construcción (25.7%).

Adicionalmente, la fortaleza de la demanda externa para la economía salvadoreña se reflejó en el déficit de la cuenta corriente que mejoró 25.8% respecto al observado en el mismo período del año anterior; el más bajo observado para igual período desde el 2011.

En el caso de la Inversión Privada, esta continúa con importantes signos de mejora. Al mes de diciembre se cuenta con anuncios de inversión por alrededor de $1,230 millones, provenientes de diversas iniciativas en sectores económicos. Entre estas se resaltan proyectos de energía, ampliación de plantas de producción, proyectos de construcción, entre otros.

En el caso de la Inversión Extranjera Directa -IED, aumentó 655.5 millones de dólares al mes de septiembre de 2015, impulsado por el sector de la Industria Manufacturera con US$311 millones, seguido de menor participación del sector de Información y Comunicaciones con US$87.6 millones, las Actividades Financieras y de Seguros con US$87.3 millones y Comercio con US$85.0 millones. Estos aumentos, en conjunto con las disminuciones de la IED  por US$400 millones,  implicaron un flujo neto positivo de

 

 

US$255.5 millones, mostrando un crecimiento de 77.6% respecto a igual período del 2014; es decir, US$111.6 millones adicionales en inversión extranjera.

Por otra parte, la Balanza de Servicios obtuvo un superávit de US$632.6 millones al mes de septiembre de 2015, debido a un crecimiento de los ingresos de 7.9%, en donde los principales componentes fueron los servicios de viajes, transportes y manufactura. Esto contribuyó con el 77% de dichos ingresos. Los egresos por su parte registraron un crecimiento de 3.5% comparados con igual período del año anterior, en los rubros construcción, fletes, entre otros.

El doctor Cabrera concluyó en la conferencia que todos los indicadores señalados están confirmando la tendencia de mejora en las proyecciones de crecimiento económico de El Salvador para los años 2015 a 2017.

 

San Salvador, 23 de diciembre de 2015.