Print Friendly

“El agua es el recurso más importante en mi país, pero es el recurso más crítico, no solo en términos de cantidad, sino en calidad”, así inició una de las entrevistas que concedió la ministra de Medio Ambiente Lina Pohl a un medio español, en el marco de su participación en el foro denominado: “Alianzas Estratégicas en Agua y Saneamiento para América Latina y el Caribe” en Madrid, España.

La ministra Pohl tiene clara la coyuntura política y real que está alrededor del tema agua y pese a que hay muchas trancas por superar como por ejemplo, la aprobación de la Ley de Aguas -estancada en la Asamblea Legislativa hace más de dos años-, el país ha logrado importantes esfuerzos por llevar el vital líquido a más familias.

España ha sido un fuerte aliado en el progreso y una gran ayuda a través del Fondo de Cooperación para el Agua y el Saneamiento (FCAS), y su apoyo se evidencia a través de los avances en materia de agua y saneamiento.

Un ejemplo claro son los resultados del “Índice de rendimiento del Agua, Saneamiento e Higiene (WASH) por sus siglas en inglés- un ranking que mide el trabajo de todo los países del mundo que avanzan hacia el acceso universal del agua potable y saneamiento, donde El Salvador se ubicó en el primer lugar en materia de acceso al agua, equidad agua, acceso al saneamiento y la equidad de saneamiento. (ver datos en: http://waterinstitute.unc.edu/wash-performance-index/)

Estos avances han sido gracias a España a través del Fondo del Agua, asegura Pohl: “Hemos  llevado agua a lugares que nunca hubiéramos pensado y eso ha transformado la vida a miles de personas, pero es aún más importante  ver la cara de muchas mujeres que ya no van a tener que caminar dos o cinco kilómetros para traer agua a sus casas”, afirma.

Pero también agrega que es importante que el agua exista del otro lado del grifo y aquí el Fondo del Agua ha contemplado no solo llevar infraestructura de agua y saneamiento, sino que ha apoyado en la planificación de su gestión.

Pohl sabe que es un trabajo a cuestas, pues aunque en El Salvador llueve tres veces más que en España, existen graves problemas para proveer de agua a la población, pues una de las causas es el cambio climático, que por épocas deja con muy pocas reservas a buena parte de la zona oriental del país.
“El tema ambiental no es para las futuras generaciones. El Salvador es uno de los países más afectados por el cambio climático y para nosotros ha significado años consecutivos secos y temperaturas más altas”, agrega.

El tema agua se han convertido en una de las prioridades para este gobierno  en el tema de calidad y cantidad, ya que es un recurso muy degradado. Solo el 5% tiene calidad de agua buena, el 95% tiene de regular a pésima asegura, por lo que el Gobierno está dando ha puesto especial atención.

Pohl dice que parte de esa lucha se ha transformado en herramientas claves para la gestión del recurso: El Salvador ya  cuenta con la Estrategia de Recurso Hídrico y se está preparando el Plan Nacional de Gestión del Recurso Hídrico. Además resaltó el sistema de monitoreo que  permite saber a dónde está el agua en el territorio y la voluntad política con un gobierno que está muy interesado en el tema.

Ahora el medio ambiente ya no es un tema aparte o ajeno, sino un tema transversal. Las reglas del comercio internacional están cambiando y suponen producir de manera diferente, uso eficiente del agua,  producción limpia y los grandes compradores del mundo están exigiendo estas normativas, añade.

“Yo coincido con  el Secretario de las Naciones Unidad, Ban Ki-moon: Ya no hay tiempo para ser pesimista”, finaliza.

San Salvador,10 de junio de 2015.