Print Friendly
  • El portavoz del Gobierno saludó la postura de la iglesia Católica, en voz del arzobispo José Luis Escobar Alas, quien considera aún insuficiente el monto que perciben cerca de 236 mil trabajadores en concepto de salario mínimo.

 

El aumento al salario mínimo, aprobado por el Consejo Nacional de Salario Mínimo y autorizado por el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, es un paso que acerca al país a condiciones de equidad en materia salarial, consideró hoy el secretario de comunicaciones, Eugenio Chicas.

 

“Por fin se impuso la justicia, se impuso la racionalidad y este es un paso de acercamiento a condiciones de equidad en materia salarial. Digo un paso de acercamiento porque todavía hace falta mucho por hacer en materia salarial”, dijo el funcionario en la entrevista El Salvador Ahora.

 

Remarcó que el arzobispo José Luis Escobar Alas ha “demandando la paridad entre el salario del campo y de la ciudad”. Sin embargo, la iglesia reconoce que “es un muy buen paso el que se ha dado” con este aumento.

 

Los decretos suscritos por la ministra de trabajo, Sandra Guevara, el viernes pasado, establecen un aumento a los salarios  mínimos hasta alcanzar los siguientes montos: $300 para los rubros de comercio, servicios e industria (incluyendo ingenio de azúcar); $295 para maquila textil y confección; en el campo, en los ingenios de café y recolección de caña $224; y de $200 en la recolección de algodón y café, el sector agropecuario y la industria de algodón.

 

El secretario Chicas dijo que el país también tiene el reto de actualizar la canasta básica, pues esta incluye menos productos que las del resto de Centroamérica, lo cual también es importante a la hora de sustentar técnicamente el ajuste al salario mínimo.

 

Remarcó que como parte del proceso de ajuste al salario mínimo “es la primera vez en la historia que los trabajadores representados en el consejo votan por las propuestas de los trabajadores mismos, es la primera vez, porque históricamente los trabajadores que asistían al consejo estaban patrocinados por la empresa privada y votaban no por las propuestas de los trabajadores, sino por las propuestas empresariales”.

 

San Salvador, 20 de diciembre de 2016.