Print Friendly, PDF & Email

Sin duda no hay en El Salvador ciudadanos más orgullosos de sus raíces que los santanecos. Los variados nombres para llamar a esta tierra del occidente del país denotan el histórico sentimiento: Ciudad Heroica, Ciudad Morena y otros que circundan la euforia dan evidencia de la importancia de Santa Ana en la vida nacional a través del tiempo, tanto en la colonia como en la etapa de la república.

 

El corazón de Santa Ana amaneció este sábado vibrando al ritmo de una fiesta que recorre el país: el Festival para el Buen Vivir, que junto con el programa presidencial Gobernando con la Gente acercaron el gobierno a los habitantes del occidente salvadoreño.

Con una sonrisa los más de 150 voluntarios y voluntarias que brindan servicios de salud atendían a decenas de santanecos y habitantes de otros municipios con la meta de superar la brecha de más de 3 mil consultas que en promedio se brindan en cada festival.

La calidez y la calidad de los servicios médicos gratuitos son una realidad. “Es parte de esa forma de vivir en una sociedad en paz, generar ese grado de empatía con el paciente. Nosotros somos servidores de ellos y les recibimos con una sonrisa”, afirmó Luis Santamaría, parte del equipo de médicos que desde el despacho de la Primera Dama coordinan esta área del festival.

No hay sitio más emblemático en esta hermosa ciudad que el parque Libertad. La alcaldía, el teatro y la catedral sobresalen como joyas arquitectónicas de un pasado que se conjuga con la pujanza comercial.

Alrededor del emblemático parque también se instalaron los quioscos de las más de 60 instituciones del Gobierno de El Salvador que orientan e informan a la gente sobre los servicios y programas a los que pueden acceder como créditos de vivienda, créditos productivos, turismo, defensa del consumidor, denuncias sobre situaciones relativas al trabajo y el modelo Ciudad Mujer, entre otras.

La Cocina del Buen Vivir, dirigida por el chef Jorge Franco, preparó unas tortas de loroco, ayote y papa, que rinde para una familia de cinco personas con un costo de $3.25, y un delicioso refresco de jocote de corona, bebida que se puede disfrutar con una erogación del bolsillo familiar de $1.50.

Esta es una iniciativa del despacho de la Primera Dama para brindar a la población alternativas de comida asequible y nutritiva, parte de la esencia de la filosofía del Buen Vivir, la cual inspira estas acciones del gobierno.

En el festival también participaron decenas de micro empresarios que, junto a algunos negocios propios del parque Libertad, ofrecieron sus productos a los centenares de santanecos y de otros municipios que vinieron a recibir al Presidente Salvador Sánchez Cerén y a la Primera Dama, Margarita Villalta de Sánchez.

 

 

Santa Ana, 14 de octubre de 2017.