Print Friendly

El montañoso municipio de Huizúcar saltó a las portadas de la prensa salvadoreña y salió de un tranquilo anonimato mediático gracias a una jornada sabatina del gobierno central que alegró sus empedradas calles y los alrededores de la antigua parroquia, de los tiempos de la colonia.

El presidente Salvador Sánchez Cerén, la primera dama, Margarita Villalta de Sánchez, y miembros del gabinete ministerial acudieron a la localidad, a 10 kilómetros de San Salvador, el 23 de julio para celebrar los populares programas Festival para el Buen Vivir y Gobernando con la Gente.

Como en los programas anteriores, casi medio centenar, el mandatario abordó cruciales asuntos de la nación en su habitual diálogo con las comunidades, transmitido al país por la televisión y la radio, y luego, en sus aristas más apremiantes, publicado en parte en la prensa.

En Huizúcar, una circunstancia especial atrajo la atención y es el hecho que en uno de sus centros escolares, el hoy líder de la nación comenzó su carrera magisterial y entró en contacto directo con una realidad a la que luego dedicó su vida a cambiar.

Sin que nadie lo mencionara, los avances alcanzados evidenciaron los cambios vividos por El Salvador, reflejados en los dos tiempos de la educación, el pasado y el presente, y en los cuales coincidieron algunos de sus protagonistas.

La alcaldesa, Marina Avilés, hizo una breve mención del tema al darle la bienvenida al estadista y sus acompañantes: “Sabemos del especial cariño que tiene a este municipio, este fue el lugar donde formó a muchos y muchas cuando ejercía su noble labor como maestro, sabemos de las largas caminatas y de su esfuerzo por fundar la escuela en el Cantón Tilapa”.

El propio presidente Sánchez Cerén evocó parte de esa historia:

“Les agradezco infinitamente este recibimiento. Especial recibimiento para mí es estrechar la mano de una persona que sin ella no hubiera comenzado también mi profesión. Es doña Tulita, que está acá acompañándome, ella se encargaba de dar la alimentación. Gracias, gracias por recordar todos esos años que pasamos acá”.

“Iniciamos aquí la profesión, no había escuela, había una casita, no había pupitres, no había pizarrones… Así comenzamos… era solamente el primer grado, y después abrimos el segundo, después el tercero, y ahora está hasta octavo grado”.

En un momento emotivo, un artista de la localidad, el pintor José Luis Mejías, obsequió al mandatario un cuadro de la antigua casita, hoy el lindo Centro Escolar del cantón Tilapa.

Este sábado 23, el presidente Sánchez Cerén entregó a los estudiantes de la escuela instrumentos musicales, que también recibió la recién creada Casa de la Cultura y la Convivencia de Huizúcar, en las dos ocasiones donados por la Fundación ALBA.

El gobernante también entregó 99 computadoras a docentes de 22 centros educativos de los departamentos de La Libertad y Cuscatlán para modernizar el sistema de enseñanza, dentro del programa presidencial Una niña, un niño, una computadora.

Las remembranzas y los hechos mostraron este sábado 23 a la educación en dos épocas, hoy, en los tiempos del cambio.

“Ahora el sistema educativo en el país da las facilidades, da las posibilidades, son otros los desafíos que ahora tenemos, pero hay oportunidad de accesar a la educación”, afirmó el Presidente.

“La educación es lo fundamental de un país”, subrayó en el municipio donde comenzó su carrera magisterial.

Huizúcar, sábado 23 de julio de 2016.