Print Friendly
  • El jefe de Gobierno destacó durante la sesión del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia, con motivo del segundo aniversario de su creación, el rol de esta instancia en la articulación de una política de Estado para hacer frente a la inseguridad en el país.

 

El presidente Salvador Sánchez Cerén elogió el papel que ha desempeñado el  Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC) en la articulación de una estrategia nacional contra la criminalidad y la inseguridad, la cual ha permitido brindar resultados positivos a la población salvadoreña.

 

“Hace dos años la situación del país en el tema de la inseguridad era incierta, ahora hay un camino. Tenemos serios problemas todavía, pero hay un camino, y vamos avanzando”, dijo el gobernante durante la sesión del CNSCC con motivo del segundo aniversario de su creación, celebrada este miércoles en Casa Presidencial.

 

El jefe de Estado señaló que gracias a este esfuerzo, distintos actores del Estado y la sociedad civil, con el apoyo de la cooperación internacional, han podido articular un trabajo conjunto bajo un solo propósito: garantizar la seguridad de las familias salvadoreñas.

 

Destacó además el éxito que ha tenido la implementación del Plan El Salvador Seguro, elaborado por el CNSCC, bajo un enfoque integral que incluye acciones tanto en la persecución del delito como en la prevención.

 

“La visión integral ha quedado demostrado que es correcta (…) en la prevención, en la rehabilitación, en el combate [al crimen], en la atención a las víctimas, el fortalecimiento institucional de la Policía Nacional Civil y el Ministerio de Justicia y Seguridad, hemos avanzando en todos los carriles”, dijo el estadista.

 

Indicó también que la labor realizada desde el CNSCC “se ha vuelto un ejemplo para muchos países” a raíz del logro que constituye la coordinación de distintos sectores y la elaboración de una estrategia que involucre a distintos actores locales, nacionales e internacionales.

 

Además, agradeció el apoyo que ha recibido el CNSCC por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización de Estados Americanos (OEA), la Unión Europea –organismos que integran la secretaría técnica del CNSCC– y la cooperación internacional.

 

“Tenemos retos, el camino está lleno también de retos pero yo creo que tenemos que avanzar aún más, tenemos que lograr de que haya una mayor coordinación interinstitucional”, dijo el presidente.

 

Durante la sesión el representante residente para El Salvador del PNUD, Christian Salazar, expuso algunos de los logros alcanzados por esta instancia tras dos años de funcionamiento, así como los retos que se presentan para el futuro.

 

Dentro de los logros destacó la creación del Plan El Salvador Seguro con enfoque integral orientado a la acción; la conformación de un espacio de amplia consulta con representación plural; la generación de redes y mecanismos de coordinación; un enfoque que visibiliza a las víctimas; y el haber dado origen a una política de Estado para el combate a la inseguridad.

 

Señaló también como retos el continuar fortaleciendo el rol consultivo; fortalecer las capacidades del CNSCC en el seguimiento al Plan El Salvador Seguro; conocer a mayor detalle los resultados de la implementación de dicho plan, medir su eficacia, y el financiamiento para las acciones que contempla.

 

El CNSCC fue creado en 2014 a iniciativa del presidente Sánchez Cerén, con el fin de encontrar respuestas a la situación de inseguridad del país a través del diálogo y el consenso de todos los sectores de la sociedad.

 

El Plan El Salvador Seguro, producto de este diálogo, contiene 124 acciones para atacar de forma integral las causas de la inseguridad, medidas que se desprenden de cinco ejes: Prevención de violencia, Persecución Penal, Rehabilitación e Inserción Social, Atención y Protección a Víctimas y Fortalecimiento Institucional.

 

La implementación de este plan conlleva una inversión de $2,100 millones durante cinco años. Durante ese período será implementado en 50 municipios priorizados por la incidencia delictiva que los mismos registran. Actualmente el plan se implementa en 26 de estos municipios.

 

 

San Salvador, 5 de octubre de 2016.