Print Friendly

El Coro Presidencial para el Buen Vivir, una iniciativa impulsada por la primera dama de la República, Margarita Villalta de Sánchez, realizó esta tarde en Casa Presidencial su concierto debut, en el cual las niñas y niños que lo integran interpretaron canciones dedicadas a las madres salvadoreñas, con motivo de celebrar su día el próximo 10 de mayo.

En el recital estuvo presente el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, quien acompañó a su esposa en la presentación de este esfuerzo que tiene como finalidad propiciar espacios de cultura, inclusión y convivencia para la niñez y adolescencia del país.

Dentro del público presente destacó la presencia de las familias de las 19 niñas y 21 niños, provenientes de centros educativos de comunidades vulnerables de San Salvador, quienes no ocultaron su emoción al ver a sus hijos e hijas cantando.

“Ayer revisando los detalles de organización de este evento, doña Margarita me decía: ‘es un sueño cumplido’, y ciertamente, hace algunos meses, este proyecto era solo una ilusión, una ilusión convertida ahora en 40 voces de esperanza para un mejor futuro”, aseguró Blanca Vilma de Martínez, asesora del despacho de la primera dama.

Esta experiencia, añadió, busca ser replicada en cada uno de los departamentos del país.

El debut del Coro Presidencial para el Buen Vivir fue emotivo desde el principio. Una rosa roja, símbolo de belleza y fortaleza, fue entregada por las niñas y niños a sus madres, un gesto que fue rematado luego con canciones interpretadas con sus propias voces.

Temas como “Madrecita querida”, “Dormite niñito”, “Te quiero mamá”, “El sombreo azul” y “Quincho Barrilete” arrancaron sonrisas y aplausos del público.

“Quiero decirles a estos niños y a estas niñas que no hay duda: van a conquistar el corazón del pueblo salvadoreño”, dijo el presidente Sánchez Cerén en un mensaje dirigido a los presentes.

“Sus voces van a demostrar que la niñez salvadoreña y la adolescencia salvadoreña necesitan no solo tener oportunidades, sino tener espacios, espacios donde demuestren sus capacidades”, añadió.

Doris Melchor, directora del coro, calificó como “enriquecedora” y “gratificante” la experiencia de trabajar con las niñas y niños.

“Es muy bonito, es una experiencia que creo que no se me va a olvidar nunca”, dijo Celia Madelin Castaneda, de 13 años, proveniente del Centro Escolar Doctor Darío González, una de las niñas que conforman el coro.

“Los coros que hacemos nos encantan mucho y a todos nos divierte. Nos hemos conocido desde el primer dia y esperamos seguir divirtiéndonos durante todo el año”, aseguró por su parte Jonathan Ernesto Figueroa, de 12 años, proveniente del Centro Escolar José Mejía, también integrante del coro.

San Salvador, 8 de mayo de 2015.