Print Friendly

El gobierno de la República negó rotundamente que haya creado un nuevo impuesto a la producción cafetalera y revalidó el compromiso con este importante sector económico, cuya cosecha 2004-2015 ya supera la anterior.

“El famoso impuesto al café es un invento de la campaña electoral”, señaló el ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, en una conferencia de prensa realizada en Casa Presidencial.

El titular explicó que, contrario a lo publicado en algunos medios de comunicación, el gobierno ha propuesto un anteproyecto de ley que permita ordenar el mecanismo de recaudación de la tasa de registro que se cobra a los caficultores, establecida desde 2005 por Decreto Legislativo.

Actualmente esa tasa –equivalente a 35 centavos– es retenida por los beneficios de café cuando los caficultores llegan a procesar su producción, indicó el funcionario.

Explicó que si los caficultores exportan su producción, los beneficios reportan esos 35 centavos al Ministerio de Hacienda; si no exportan, se apropian de esos recursos.

“Lo que queremos ordenar es que esa tasa de registro vaya al gobierno, porque estos mismos que han inventado el impuesto están diciendo que el gobierno no le ayuda a los caficultores”, dijo.

“Si más recursos tenemos en la caficultura, más recursos vamos a dedicar a su desarrollo, a su reactivación y a la renovación del parque cafetalero”, añadió.

Además, indicó que el mismo anteproyecto de ley busca cambiar la composición del directorio del Consejo Salvadoreño del Café (CSC), en lo que respecta a la representación del sector público, proponiendo la integración del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales y el Ministerio de Turismo, y estableciendo que el titular del MAG presida el Consejo.

Por otro lado, el ministro Ortez aseguró que los esfuerzos implementados por el gobierno del presidente Sánchez Cerén han permitido una recuperación en el sector, el cual registra hasta el pasado 15 de enero un aumento en la cosecha correspondiente al período 2014-2015.

“Estamos en plena cosecha, estamos cortando café y llevándolo a los beneficios. Al 15 de enero, los beneficios me reportan que se han recibido 728,600 quintales, eso ya es encima de la producción de año 2013-2014”, aseguró.

Agregó que de la actual cosecha ya se han vendido 490,160 quintales, a un precio promedio de 201.10 dólares el quintal, y que incluso se han cerrado ventas a futuro de 29,625 quintales de la cosecha 2015-2016.

De acuerdo al ministro, esta recuperación ha sido gracias a acciones tomadas por el gobierno en el marco del Pacto Nacional del Café, tales como la inversión de 2.8 millones de dólares en fungicidas para combatir la roya; la siembra de 14 millones de plantas de café resistentes a la roya en 2014; la creación del CENTA-Café para realizar investigaciones y asesorar sobre este cultivo; entre otras.

Además, indicó que la banca estatal está brindando apoyo financiero a los caficultores, entregando hasta noviembre de 2014 créditos por más de 97 millones de dólares.

“Nosotros queremos que el país sepa que sí estamos produciendo café, estamos mejorando la producción de café. Levantar la producción del café no es un asunto de arte de magia, de frotar la lámpara, sino que es un proceso que ha iniciado desde el 1 de junio del año anterior”, concluyó el ministro.

San Salvador, 22 de enero de 2015.