Print Friendly
  • El portavoz de la Presidencia señaló que el presupuesto para 2017 se formulará basado en las estimaciones más modestas de crecimiento económico. Aseguró que los programas sociales no se tocarán, pero se evalúan medidas como revisar salarios en los cargos de dirigencia dentro del gobierno.

 

El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén profundizará las medidas de austeridad que ha puesto en marcha desde el inicio de su gestión frente a la apretada situación financiera que atraviesan las arcas del Estado, aseguró el secretario de comunicaciones de la Presidencia, Eugenio Chicas.

 

Durante la entrevista El Salvador Ahora, transmitida por Televisión de El Salvador y Radio Nacional, el funcionario informó que en el Consejo de Ministros realizado el pasado lunes, el presidente Sánchez Cerén trasladó a los titulares de las carteras de gobierno la decisión de formular el presupuesto 2017 basado en las proyecciones más conservadoras del crecimiento económico.

 

“Los lineamientos presupuestarios, la política de austeridad, han sido dados por el presidente para tomar como referencia el 2.3% de crecimiento económico, porque eso nos asegura de entrada que vamos a reducir los gastos del Estado en todo aquello que no sea fundamental”, señaló el portavoz de la Presidencia.

 

Lo anterior, aseguró, significa que el presupuesto para el próximo año será idéntico al presupuesto actual que asciende a $4,860 millones, sin registrar crecimiento alguno.

 

Aclaró que si bien se toma como referencia la cifra más modesta de crecimiento, esto no quiere decir que el gobierno no trabajará por elevar dicha tasa.

 

El vocero también aclaró que estas medidas de austeridad no afectarán los principales programas de gobierno dirigidos a estimular el desarrollo económico, el desarrollo social, con énfasis en los programas de salud y educación; y aquellos dirigidos a garantizar la seguridad.

 

“Estamos en un momento muy particular como gobierno donde debemos asegurar que los principales programas de Estado seguirán operando”, enfatizó.

 

 

Además, subrayó que el presidente Sánchez Cerén no se ha planteado el despido de empleados públicos, una propuesta con la que, aseguró, se ha intentado presionar al Ejecutivo.

 

“Este gobierno no está pensando dejar en el abandono, en la orfandad, a trabajadores del Estado, este es un gobierno responsable en ese sentido, pero eso lo que implica es que todos debemos de tener la conciencia de cómo reducir gastos en todo lo que se pueda”, dijo.

 

Sin embargo, aseguró que se están considerando algunas medidas como la  revisión de salarios en los  cargos de dirigencia dentro del gobierno.

 

“El presidente está considerando el tema de adoptar medidas en lo que son salarios  públicos, no me refiero a los salarios de los trabajadores, no, de las dirigencias de gobierno, el presidente está valorando ese tipo de medidas también, son medidas que las está considerando con el ministro de hacienda”, afirmó.

 

También hizo un llamado a al Órgano Legislativo y el Órgano Judicial para que se enfilen dentro de esta política de austeridad, advirtiendo que deben de tomarse cartas en el asunto para ajustar gastos como el que realiza la Corte Suprema de Justicia en seguros y bonos de forma anual, que, aseguró, rondan los $22 millones.

 

Esa cifra “es prácticamente lo que nos cuesta toda la alimentación de 1.3 millones de estudiantes a nivel nacional durante todo el año”, dijo.

 

“Las carteras de Estado se deben de supeditar a establecer todas las políticas de ahorro, de priorización, ¿por qué?, porque el presidente también ha dado por lineamiento que es necesario defender, promover, profundizar la agenda social”, añadió.

 

 

San Salvador, 26 de julio de 2016.