Print Friendly

Una ínfima parte de la millonaria donación del gobierno de Taiwán para las víctimas de los devastadores terremotos de 2001 llegó casi 15 años después a cerca de un centenar de familias, gracias a la lucha contra la corrupción de los gobiernos del Cambio.

Los fondos fueron entregados al entonces presidente, Francisco Flores, procesado actualmente por delitos de corrupción como enriquecimiento ilícito por el uso indebido de estos recursos, de los cuales todavía es desconocido el destino de la mayor parte de ellos.

La recuperada es una cifra mínima en comparación con el enorme monto del dinero recibido por Flores y ya fue otorgada a cerca de un centenar de familias, de quienes cinco la recibieron este sábado 6 de diciembre en el Polideportivo de Lourdes, Colón, durante el programa Gobernando con la Gente.

La ayuda a esas familias fue entregada por el presidente del Fondo Nacional de Vivienda Popular (FONAVIPO), Rony Huezo Serrano, para contribuir con las víctimas de los terremotos del 2001 a construir o adquirir una nueva casa y aliviar en parte la tragedia que les provocaron los dos poderosos sismos.

“Con lo recuperado de la donación de China-Taiwán que venía destinado a los afectados del terremoto del 2001 y que nunca los entregó el ex presidente Francisco Flores a sus verdaderos destinatarios, este gobierno, repito, este gobierno, el gobierno del señor Presidente Salvador Sánchez Cerén, ha beneficiado a 85 familias con una inversión de 639 mil 882.26” (dólares), explicó.

El Presidente de FONAVIPO subrayó el cambio ocurrido en El Salvador desde el primer gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

“Téngalo por seguro. señor Presidente, que cumplimos con su mandato de dar vivienda digna, seguridad jurídica a los más necesitados. Ahí estamos invirtiendo todos los recursos del gobierno y de FONAVIPO; y esto es con honradez y transparencia, libre de corrupción”, expresó.

El oscuro destino del grueso de los millones entregados por el gobierno de Taiwán al ex presidente Flores aún es investigado por las autoridades judiciales, que han encontrado pruebas sobre su apropiación indebida por el ex gobernante y su partido, ARENA.

Una de las familias beneficiadas por el gobierno del presidente Sánchez Cerén es la de Juana Avilés, una madre soltera que vive con su hija, madre y hermana en el cantón Santa Rosa, de Quezaltepeque, y son tres mil dólares que le hubieran ahorrado años atrás el calvario vivido a causa de los malos manejos con los fondos enviados para ella y miles de familias por el gobierno de Taiwán.

Tuvieron que pasar casi 15 años para que la familia Avilés y otras muchas recibieran ayuda para aliviar en parte el drama de sus vidas a causa de las fuerzas incontrolables de la naturaleza y agravado por la falta de honradez de funcionarios públicos de entonces.

El presidente Sánchez Cerén fue testigo del cumplimiento de la justicia para esas familias.

“Tenemos que seguir trabajando más, porque tenemos que evitar que el país, recursos, fondos, dineros, que tienen que llegar a la gente, que tienen que llegar al pueblo, vayan a parar en otras manos o a los bolsillos de funcionarios públicos, eso no lo podemos permitir”, afirmó.

En su habitual mensaje al país en el programa Gobernando con la Gente, el líder de la nación fue enfático: “Tenemos que trabajar fuertemente para que el país sea un país transparente y libre de corrupción”.

El tema de la transparencia y honestidad de los gobiernos encajó con naturalidad en ese encuentro entre gobernantes y ciudadanos ante el alivio a la situación de decenas de familias con dineros recuperados y porque el próximo día 9 es celebrado el Día Internacional contra la Corrupción.

“La corrupción es uno de los flagelos que más golpea a los pueblos. En El Salvador, a partir del gobierno del presidente Mauricio Funes y la continuidad que nosotros estamos dando, tenemos una política de combate a la corrupción y además una política de transparencia”, recordó Sánchez Cerén.

El estadista elogió los avances de El Salvador en el empleo honrado y transparente de los recursos del Estado. “Debemos sentirnos orgullosos que somos un país donde estamos trabajando permanentemente contra la corrupción”, dijo.

El gobernante comentó la decisión anunciada el pasado día 3 por el juez séptimo de Instrucción, Miguel Ángel García Argüello, de enviar a juicio al ex presidente Flores por delitos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, entre otros relacionados con el uso de la ayuda de Taiwán.

“Yo creo que lo más importante es que el país tenga justicia, que haya justicia, que la ley no muerda solo al descalzo, como decía monseñor Romero, que la ley se aplique para todos por igual”, afirmó.

San Salvador, 6 de diciembre de 2015.