Print Friendly

El ministro de Educación, Carlos Canjura, y el Presidente de la Junta Directiva y Representante Legal de World Visión El Salvador, Manuel Ortega, firmaron un convenio de cooperación que permite implementar acciones conjuntas para fortalecer el ejercicio del derecho a la educación para el desarrollo integral de la niñez, adolescencia y juventud, con participación activa de la familia y la comunidad.

 

El Convenio será aplicable a nivel nacional en todas las sedes donde  World Vision El Salvador y MINED desarrollan diferentes programas; con especial énfasis en los departamentos de San Salvador, Sonsonate, Ahuachapán, San Vicente, Usulután, San Miguel y Morazán, con la posibilidad de extender las acciones  a otros departamentos.

 

Para el titular de Educación, la firma de este convenio, “va a permitir intervenir en diversos temas como primera infancia, infraestructura, formación docente, es un convenio marco que nos va a permitir coordinar en todos los temas que estamos priorizando”.

 

“Visión mundial es una organización que está dedicada al tema de combatir la pobreza y la injustica y obviamente un tema fundamental para combatirla es aportarle al tema educativo”, agregó el funcionario.

 

Por su parte, el representante de Visión Mundial manifestó que con la firma, “se dará continuidad a la implementación de acciones conjuntas en favor del derecho a la educación”, pues como Visión Mundial comprenden que “la educación es la herramienta fundamental que rompe el círculo de la pobreza y conlleva al desarrollo integral de las naciones”.

 

Los ejes de cooperación en los que ambas instituciones se han comprometido a trabajar son el fortalecimiento del Plan Social Educativo, en específico los programas que favorecen la calidad educativa, el acceso, la permanencia y la culminación de los ciclos de estudio de la niñez, adolescencia y juventud dentro del sistema educativo, fortaleciendo los valores y el enfoque de protección para el bienestar que aporta la educación.

 

Asimismo, el fortalecimiento de la Política Educativa Integral de Primera Infancia a través de la educación, la salud y nutrición, el fortalecimiento del entorno familiar  y  comunitario en el orden local, departamental y nacional.

 

Además, del fortalecimiento de los Sistemas Integrados de Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno (SI-EITP), mediante la implementación de programas, proyectos y acciones que contribuyen a la formación integral, el logro de competencias académicas y habilidades para la vida, en los niveles de educación básica y media con un enfoque de valores y del buen vivir.

 

De igual manera se prevé fortalecer las capacidades, competencias y habilidades de personal docente, voluntarios comunitarios, padres, madres de familia y otros sujetos educativos que contribuyen a la formación integral del estudiantado mediante acciones que potencien el compromiso de servicio y las capacidades locales para la sostenibilidad de los procesos educativos y la inversión social.

 

A través de esta cooperación mutua se busca contribuir a la gestión educativa y la planificación de la educación a largo plazo, el diseño e innovación de currículos que permitan la promoción de programas complementarios de educación no formal y de la educación formal a través de modalidades flexibles.

 

También, se proyecta el fortalecimiento de entornos educativos a través de la promoción de ambientes seguros, agradables, saludables, gestión y mitigación de riesgo, mejora de infraestructura y respuesta a las emergencias a nivel comunitario, municipal, departamental y nacional.

 

Se busca además, contribuir al cierre de la brecha digital promoviendo las Tecnologías del Aprendizaje y del Conocimiento (TAC), que incluyen las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y la formación pedagógica a lo largo del ciclo de vida para ampliar las oportunidades, mejorar las capacidades de productividad y la educación que contribuyen a la disminución de la desigualdad social desde un enfoque de CTI que se enmarca en la Ley de Ciencias, Tecnología e Innovación.

El convenio tendrá una vigencia de dos años, contados a partir del día siguiente a la firma del mismo.

 

 

San Salvador, 3 de junio de 2015.