Print Friendly

El gobierno de la república desarrolló hoy el foro “Por un salario mínimo justo”, donde diferentes autoridades del gabinete económico y especialistas en el tema expusieron sus puntos de vista sobre el ajuste al salario mínimo, dejando en firme que la propuesta del Ejecutivo de elevar a $300 en la zona urbana y a $250 en la zona rural está sustentada técnicamente.

Las funcionarias invitadas a exponer sobre el tema fueron la ministra de trabajo y previsión social, Sandra Guevara; la presidenta de la Defensoría del Consumidor, Yanci Urbina; y la directora de la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE).

Asistieron también como ponentes el economista y representante del gobierno ante el Consejo Nacional del Salario Mínimo, César Villalona, la investigadora del departamento de Economía de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), Meraris López; y el director de política y planificación sectorial del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Jorge Alberto Salinas.

La titular del Ministerio de Trabajo y Previsión Social señaló que el aumento salarial propuesto por el gobierno para el área urbana es de 19% en comercio y servicio, 21% en industria, 42% en las maquilas y 112% en el área rural.

Destacó que la propuesta gubernamental está sostenida en 8 criterios técnicos, relacionados al costo de la vida, la productividad, la gradualidad, la inversión y el empleo, el salario y la competitividad, la inflación, redistribución del ingreso y la reactivación económica.

Señaló que la propuesta busca “compensar” los costos de vida, ya que el monto de la Canasta Básica Ampliada en el área urbana es de $407.72 y en el área rural de $291.84, “pero los salarios mínimos están muy alejados de esos montos”.

“El salario total solo representa el 20% del costo de producción en las industrias, comercios y servicios y el 15% en el agro. El salario mínimo representa menos. Por lo tanto, su ajuste no afecta mucho la inversión”, aseguró la ministra.

Por su parte, la presidenta de la Defensoría del Consumidor señaló que durante los últimos incrementos al salario mínimo registrados en el país –en 2011 y en 2013, del 8% y el 12% (en tres tramos anuales de 4%), respectivamente– los costos en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) permanecieron constantes y con variaciones muy mínimas, con lo cual, aseguró, se desvirtúa la tesis de que con un nuevo aumento estos costos se dispararían.

“Estos son datos estadísticos que demuestran que ese argumento que se maneja en relación a que no es conveniente incrementar el salario mínimo porque esto podría tener incidencia directa en el incremento de precios lo vemos como un argumento poco sólido en términos del análisis económico”, dijo la presidenta.

La directora de la CONAMYPE también restó validez al argumento de que el aumento al salario mínimo llevaría a la quiebra a las pequeñas empresas.

“El aumento al salario mínimo a las micro y pequeñas empresas no les afecta porque informalidad en la que se mueve toda esta masa de unidades económicas”, aseguró, detallando que en el sector informal no se mueve en base al salario mínimo sino a las ganancias que estas tengan en el mercado.

Indicó también que un aumento al salario mínimo permitirá a las empresas tener una mejor productividad, en la medida en que este incremento se traduce en un incentivo para los trabajadores y trabajadoras.

“Se trata de construir un círculo virtuoso, porque estamos en el marco de un círculo perverso donde se paga menos a la gente y el dueño de la empresa gana más, se queda con la acumulación que dan las personas trabajadoras”, aseguró.

“Cuando hablo de un círculo virtuoso estoy hablando de más ingresos para las familias, de la posibilidad en ese sentido de tener mayor capacidad de compra, cuando tenemos mayor capacidad de compra se empiezan a mover otras ramas de la economía y a generar nuevas fuentes de empleo”, añadió.

 

 

 

CRITERIOS TÉCNICOS QUE SUSTENTAN LA PROPUESTA GUBERNAMENTAL DE AUMENTO AL SALARIO MÍNIMO

 

  1. Sobre el costo de la vida: Compensar con este incremento los costos de vida, ya que el costo de la Canasta Básica Ampliada en el área urbana es de $407.72 y en el área rural de $291.84, pero los salarios mínimos están muy alejados de esos montos.

 

  1. Sobre la productividad:Los sectores más productivos son servicios (14,000 dólares por persona empleada), industrias y comercio (entre 12,000 y 6,000). El agro es menos productivo con 5,300 dólares. En la propuesta, el salario en el agro crece mucho pero sería menor que en la área urbana.

 

  1. Sobre la gradualidad:La propuesta es gradual, pues permite acercar los salarios al costo de la vida. El gobierno propone la reforma del artículo 159 del Código Trabajo, para que lo a salarios se ajusten cada año anual en vez de cada 3 años.

 

  1. Sobre la inversión y el empleo:El salario total solo representa el 20% del costo de producción en las industrias, comercios y servicios y el 15% en el agro. El salario mínimo representa menos. Por lo tanto, su ajuste no afecta mucho la inversión. El Salvador tiene la menor inflación de Centroamérica y una de las más bajas de América Latina. Eso permite mantener estables los costos. La Mayoría de las MIPYMES son informales y no se rigen por salario mínimo.

 

  1. Salario y competitividad: El Salvador y Guatemala ocupan el segundo lugar en productividad en Centroamérica, después de Costa Rica. Pero El Salvador tiene, junto a Nicaragua, los menores salarios mínimos de la región. Los salarios de las grandes y pequeñas empresas de Guatemala y Honduras superan los $300 y 400 dólares. En Costa Rica son mucho mayores, Hay empresarios salvadoreños que invierten en Centroamérica, donde hay mayores salarios y la productividad no es mejor (con la excepción de Costa Rica) y pagan salarios mayores que los del país. Por tanto, el ajuste salarial no afecta la competitividad de las empresas que operan en el país.

 

  1. Salario e inflación:El ajuste salarial tendría poco impacto en la inflación. Entre 2011 y 2015 el salario aumentó 20% y la inflación fue de 3.1%. La economía tiene mucha estabilidad monetaria.

 

  1. Salario y redistribución del ingreso:El aumento de salarios también aumenta las pensiones y contribuye a redistribuir el ingreso y a mejorar las condiciones de vida de la población.

 

 

  1. Salario y reactivación económica:El aumento del salario genera más consumo y les permite a las empresas vender e invertir más y crear más empleo. El 99% de las empresas venden en el mercado interno, incluyendo casi todas las micro y pequeñas empresas.  Las industrias podrían producir más, pues tienen el 42% de su capacidad instalada ociosa. El aumento de la demanda interna atraería más inversión extranjera, lo cual generaría más empleo. Y al haber más consumo de la población el gobierno recaudaría e invertiría más.

San Salvador, 11 de marzo de 2016.