Print Friendly
  • El nombramiento del obispo auxiliar de San Salvador como cardenal y el avance en el proceso de canonización de Monseñor Romero son para el gobernante salvadoreño un llamado del Papa Francisco para continuar trabajando por los más necesitados.

 

El reciente anuncio del nombramiento de Monseñor Gregorio Rosa Chávez como cardenal, realizado por el Papa Francisco, así como los procesos que sigue el Vaticano sobre monseñor Óscar Arnulfo Romero y Fray Cosme Spessoto, son un claro mensaje del Sumo Pontífice de que se debe trabajar por los más humildes.

 

Así lo manifestó el Presidente Salvador Sánchez Cerén durante el programa Gobernando con la Gente, realizado hoy en Zacatecoluca, La Paz, espacio en el que aseveró que estas importantes figuras de la Iglesia católica han predicado con su ejemplo y ofrendado su vida por la justicia social.

 

“El Papa Francisco nos está enviando un mensaje: que tenemos que encontrar en esas figuras, primero la importancia que tiene dar su vida por los sectores más humildes, apoyar al perseguido, al que no tiene y además de una iglesia que se dedica a trabajar con toda la población”, dijo el mandatario.

 

“Nos deberíamos dar el tiempo de reflexionar sobre estas designaciones que está haciendo el Papa sobre el país, al cual aprecia inmensamente, como aprecia a Monseñor Romero, por su legado, su vida, su martirio, dedicado a la gente más humilde”, aseguró el gobernante.

 

Manifestó que monseñor Rosa Chávez ha predicado con su ejemplo y demostrado que a través del diálogo y el acercamiento con todos los sectores se puede transformar el país.

 

El obispo auxiliar de San Salvador, quien será nombrado cardenal el próximo mes de junio, participó activamente en el proceso de diálogo que permitió la firma de los Acuerdos de Paz en enero de 1992 y que pusieron fin a un conflicto armado de 12 años.

 

Asimismo, es una de las figuras religiosas más respetadas del país y muy comprometido con las causas sociales como presidente para América Latina y El Caribe de Cáritas.

 

“Este legado nosotros como gobierno queremos contribuir, ¿y de qué forma? Comunicándonos directamente con las comunidades, presentarnos directamente a las comunidades, para conocer su clamor, sus necesidades y tratar de resolverlas”, dijo el estadista.

 

Durante la realización del programa el mandatario recibió de los frailes franciscanos de la Parroquia San Juan Bautista de San Juan Nonualco, una fotografía del Siervo de Dios Mártir Fray Cosme Spessoto, asesinado el 14 de junio de 1980, y del cual se espera su canonización.

 

“Es importante para todos los salvadoreños interpretar este mensaje que envía el Papa al pueblo, son mensajes que nos llaman a la reconciliación, a la paz, a vivir de una nueva forma, en paz  y tranquilos y tener convivencia”, dijo.

 

 

Zacatecoluca (La Paz), 27 de mayo de 2017.