Print Friendly

El Presidente Salvador Sánchez Cerén reiteró hoy que el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte conducirá a la creación  de oportunidades de empleo, más seguridad y mejor calidad de vida para los habitantes de la región, especialmente en los territorios identificados como los de mayor flujo migratorio.

La iniciativa que fue presentada el pasado viernes 14 en Washington D.C por los presidentes de El Salvador, Honduras y Guatemala, y con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), surgió ante el incremento en la migración de niñas, niños y adolescentes no acompañados hacia Estados Unidos, registrado a mitad de año.

El Plan parte de un enfoque integral con el que se reconoce la multicausalidad del problema y se apunta a atenderlo en todas sus dimensiones con medidas en el mediano y largo plazo.

“Tengo mucho optimismo que alcanzaremos importantes logros con la Alianza para la Prosperidad. La iniciativa ha sido muy bien recibida por la comunidad internacional y por el sector privado, incluyendo importantes empresarios estadounidenses, salvadoreños y de la región”, aseguró el mandatario.

Además, destacó la coordinación “al más alto nivel y la respuesta inmediata” de los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador, desde el inicio de esta crisis.

“Es importante señalar que desde que tomamos las primeras medidas decidimos no quedarnos solo con acciones inmediatas, de coyuntura, sino juntos, los gobiernos del triángulo norte, con el apoyo de los Estados Unidos de América y la comunidad internacional, buscar soluciones integrales que abordaran las raíces estructurales del fenómeno migratorio”, agregó.

En su discurso durante la celebración del 25 aniversario de la Convención de los Derechos del Niño, el jefe de Estado aseguró que “es tarea de todos proteger y promover los derechos de la niñez, y la Alianza para la Prosperidad es un ejemplo de lo que podemos alcanzar cuando nos unimos, no solo nacional si no regionalmente”.

San Salvador, 20 de noviembre de 2014.