Print Friendly
  • Los integrantes del Consejo Nacional de Educación coincidieron con el presidente Sánchez Cerén en la necesidad de un acuerdo de la sociedad salvadoreña para adoptar y poner en marcha sus acciones.

 

El Plan El Salvador Educado, elaborado y presentado por el Consejo Nacional de Educación (CONED) al presidente Salvador Sánchez Cerén para su implementación, requiere de un acuerdo de todos los sectores de la sociedad para su plena puesta en marcha, aseguraron representantes del consejo.

 

“Creemos firmemente que este Plan El Salvador Educado debe convertirse en una opción nacional, en eso que con tanta frecuencia mencionamos como un acuerdo de país, independientemente del gobierno que se tenga, un proyecto de realización común que nos involucre a todos política, económica y socialmente” aseguró el sacerdote José María Tojeira, en representación del CONED, durante la presentación del documento.

 

El plan plantea seis principales desafíos para el sistema educativo: escuelas libre de violencia (eje central de la estrategia de prevención), docentes de calidad, atención al desarrollo integral de la primera infancia, 12 grados de escolaridad universal, educación superior para un país productivo, innovador y competitivo; e infraestructura acorde a una educación integral y de calidad.

 

Marina Morales, representante en funciones del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en El Salvador, señaló que las asignaciones presupuestarias con mayor énfasis dentro del plan, con respecto al costo total, son las relacionadas a la capacitación de docentes de calidad, que ocupa un 29.9% inversión; la universalización de la atención a la primera infancia (educación inicial y parvularia) con un 17.3%; y la ampliación de la cobertura educativa en todos los niveles, que representa un 31.3% de la inversión total.

 

Para superar estos retos, el CONED ha propuesto 104 acciones con metas de corto, mediano y largo plazo, que requieren una inversión de $12,573 millones para un período de 10 años, lo cual supone una inversión anual de $1,257.3 millones adicionales en educación.

 

“Un acuerdo fiscal que lleve al uso adecuado de los recursos necesarios sería un paso clave en este proceso, así como también colaborar creativamente con todos los recursos privados y de la sociedad civil, dedicados al cultivo de la educación”, señaló el padre Tojeira.

 

El representante del CONED extendió el apoyo de los distintos sectores que conforman ese espacio a los esfuerzos de diálogo que el presidente Sánchez Cerén impulsa para la plena ejecución de este plan.

 

“Tiene aliados convencidos de que este proyecto educativo, con calidad universalizada, es indispensable para la convivencia pacífica y para la construcción de un futuro que garantice el desarrollo digno de El Salvador”, dijo Tojeira.

 

San Salvador, 22 de junio de 2016.