Print Friendly

El presidente Salvador Sánchez Cerén se encontró esta mañana con numerosas demandas y expresiones de satisfacción durante una visita al Hospital General del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), al que llegó con la intención de verificar la calidad de los servicios que la población recibe.

Y no es para menos, pues siendo uno de los principales centros hospitalarios del ISSS, en el Hospital General se realizan a diario entre 1,200 y 1,500 consultas y se despachan más de 3000 recetas médicas. Solo en el área de emergencias, durante 2013, ese nosocomio recibió a más de 100.000 pacientes.

Es un escenario que comparten otros centros médicos del ISSS, producto del incremento en el número de derechohabientes que cotizan en esa institución, gracias a la recuperación de empleos formales registrado en los últimos años.

En este momento más de 700 mil personas cotizan, por lo que junto a sus beneficiarios suman más 1 millón 600 mil personas las que son atendidas en el ISSS, aseguró Ricardo Cea Rouanet, director general del ISSS, quien recorrió junto al mandatario los pasillos del hospital.
El presidente es consciente de esos datos, y eso lo llevó este 17 de julio a verificar por sí mismo el servicio que reciben los derechohabientes.

Entre las personas que conversaron con el mandatario hubo quienes manifestaron que la atención brindada en el ISSS ha mejorado, como Gilberto Orellana, quien dijo: “Particularmente estoy satisfecho con la atención prestada por el Seguro Social, yo vengo aquí ya con un programa de atención de especialidades. Lo único que hay que ser es, como dice el término, paciente”.

“De esos Presidentes necesitamos acá, que no sean de escritorio, que vengan a verificar a las instancias públicas, que es donde de verdad a veces hay muchas quejas”, dijo Victoria Nieto, otra de las pacientes que tuvo la oportunidad de dirigirse al jefe de Estado.

El mandatario también encontró a personas que demandaron mejoras en los servicios. Aracely Hernández fue una de ellas.

“En (el Hospital de) Especialidades es algo terrible señor Presidente. Vaya al quinto piso ahorita en Oftalmología, y todo lo demás, es que mire, le dan cita hasta el otro año. Ayúdenos a los de Especialidades”, solicitó Aracely al Presidente, en una conversación registrada por las cámaras de los medios de comunicación.

“Vamos a ver cómo podemos ayudar”, le dijo el mandatario, quien recordó que él conoce lo que es esperar por una consulta en el ISSS. “También veía al neumólogo, me ponía las citas cada cuatro meses”, confesó.

Pero no todas fueron demandas. Entre las conversaciones hubo muchos derechohabientes que felicitaron al ISSS por la calidad de sus médicos y la atención de enfermeras y demás personal, un fruto del programa de humanización de la atención que se ha impulsado en los últimos años.

Para esas demandas ya hay acciones que se realizan y otras que están por ejecutarse, sostuvo el director del ISSS.

“Estamos pensando formar más médicos en las especialidades en las que tenemos déficit para lograr solventar esa cantidad de médicos”, dijo.

No fue el único anuncio hecho por el director, pues también explicó que está por iniciar la construcción de cuatro consultorios para atender a los pacientes del área de emergencia de ese hospital; la conclusión, este año, del Policlínico Zacamil; la adjudicación de las obras de construcción de la Unidad Médica de Apopa; el inicio, próximamente, de la construcción de un hospital en San Miguel que atienda a los derechohabientes de la zona oriental del país; y las obras de construcción del Hospital Médico Quirúrgico, cuyo inicio se planea para 2016.

“En la medida que se desarrolle y vayamos creciendo económicamente, y la actividad productiva vaya aumentando, pues va a aumentar la demanda para el Seguros Social y por eso es que ellos tienen que estar preparados en ese sentido”, dijo el Presidente al final de su recorrido.

El mandatario abandonó el lugar poco después, con las demandas de la población frescas en el oído. “Lo que he venido a reafirmar es que vamos a seguir trabajando por mejorar, perfeccionar (al ISSS), en estos cinco años”, dijo, poco después de constatar de propia mano el servicio que brinda la institución.