Print Friendly

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, celebró esta tarde, en una multitudinaria concentración en el centro de San Salvador, el inicio de su mandato con un mensaje en el que revalido sus ideales de unidad y de construir un país “donde todos nos veamos como hermanos”.

“Este camino ha sido regado por sangre bondadosa, por miles y miles de salvadoreños que derramaron su sangre por esta patria”, dijo el gobernante ante miles de simpatizantes del FMLN que se reunieron en la Plaza Simón Bolívar, de la misma forma que lo hicieron el 16 de enero de 1992 al firmarse los Acuerdos de Paz.

El Presidente, uno de los signatarios de aquel pacto que dio fin a 12 años de guerra civil, llamó al pueblo a luchar por el país y se comprometió a continuar luchando él mismo, así como lo ha hecho toda su vida.

“El Salvador es un país de diferentes colores, y nosotros le abrimos el corazón, le abrimos nuestras manos al pueblo salvadoreño para trabajar junto, para sacar adelante este país”, expresó ante los aplausos de la multitud.

Además, dijo que “por El Salvador vale la pena luchar, sacrificarse y vale la pena luchar toda la vida”, al manifestar que él sueña con un país “en donde tengamos todos felicidad, donde se acaben las desigualdades y todos nos veamos como hermanos”.

Por su parte, el Vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, manifestó que este día es “extraordinario para nuestra democracia” y “maravilloso para nuestro pueblo”.

“Cuánta historia recogida en este momento en que ustedes y nosotros estamos siendo protagonistas. Decenas de años de lucha, de sacrificios, de sueños, que ahora han mostrado la posibilidad de abrir la ruta, de abrir el camino”, dijo el vice mandatario.

San Salvador, 1 de junio de 2014.