Print Friendly

Este sábado 21 de noviembre, el Municipio de Cojutepeque fue escenario de una experiencia política, cultural y social extraordinaria; una experiencia de esas que quedan para siempre el memoria de quienes la vivieron. En efecto, este día, el Gabinete de Gobierno, encabezado por el Presidente Salvador Sánchez Cerén, y la Primera Dama, Margarita de Sánchez, se hicieron presentes en Cojutepeque para convivir y dialogar con los habitantes del municipio, sus autoridades y representantes de organizaciones locales.

​El marco de esa convivencia y ese diálogo social fueron el Festival para el Buen Vivir y el programa Gobernando con la Gente, que permitieron a los habitantes de Cojutepeque tener un contacto directo con las autoridades nacionales.

​Como en todos los festivales para el Buen Vivir y programas Gobernando con la Gente, hubo vivencias de las más diversas y hechos a cual más relevante. Sin embargo, algo que siempre es esperado y escuchado con atención son las palabras del Presidente de la República, pues en ellas se reafirman ideales y se anuncian compromisos que se convierten en responsabilidad ineludible del gobierno.
​Así, el Presidente Sánchez Cerén habló de temas importantes para el país. Y, entre las cosas que dijo, es inevitable no retener las siguientes.

​En primer lugar, la apuesta de su gobierno por el Buen Vivir, con todo lo que este implica de mejoras en la vida cotidiana de las personas; mejoras en seguridad, convivencia, condiciones de trabajo, educación, salud y derechos de las mujeres, los niños, las niñas, jóvenes y adultos. En este rubro, destacó la necesidad de trabajar por una nueva cultura, de participación, de compromiso, de organización comunitaria. Hizo un llamado vehemente los habitantes de Cojutepeque a participar organizadamente en la solución de los problemas que les aquejan.

​En segundo lugar, la necesidad de articular el quehacer de los gobiernos locales con el gobierno de la República, de forma que ello se traduzca en una mejor atención a las necesidades de las comunidades en sus territorios. Reconoció el Presidente la enrome responsabilidad que recae sobre los alcaldes y sus consejos municipales ante las problemáticas que afectan a sus municipios. Como ha hecho en otros espacios de Gobernando con la Gente, el Presidente reafirmó el compromiso de su gobierno en el apoyo decidido a los gobiernos locales, mediante transferencias de recursos, convenios y políticas públicas orientadas a los territorios.

​Y por último, la visión de que el gobierno está para servir a los ciudadanos y ciudadanas, y no para servirse de ellos. “Gobierno de servicio”: este es un lema que el Presidente ha venido abanderando con el ejemplo desde que tomó las riendas del Ejecutivo. Precisamente, eso es gobernar con la gente. Es gobernar con ella para servirla mejor desde la esfera política-estatal. Es otra manera de entender la función pública, de entender la relación gobernantes-gobernado y, en definitiva, de entender la democracia.