Print Friendly

La viceministra de Ciencia y Tecnología, Erlinda Hándal, informó hoy que la implementación del programa presidencial “Un Niño, Una Niña, Una Computadora”, inaugurado esta semana por el presidente Salvador Sánchez Cerén, beneficiará este año a más de un millón de alumnos y alumnas del sistema de educación pública.

 

“En la entrega de la primera fase (del programa) van a ser beneficiados alrededor de un millón de estudiantes de todos los niveles”, aseguró la viceministra, entrevistada en el programa Gobierno Informa, transmitido por Canal 10 y Radio Nacional de El Salvador.

 

La funcionaria reiteró que en este año se entregarán por lo menos 50 mil computadoras para 2.600 centros educativos en todo el país, los cuales se sumarán a los 1.600 en los que ya se cuenta con este recurso informático.

 

Con estas entregas, para el año 2016 solo quedará pendiente el equipamiento de 1.100 escuelas de todo el sistema de educación pública, señaló la viceministra.

 

“Esta es como una primera capa de cobertura, luego hay que ir añadiéndole más computadoras a cada uno de estos centros para ir reduciendo cada vez más la relación niño por computadora”, aseguró.

 

Agregó que este es un reto que el país está abrazando de manera muy fuerte y en el que están contribuyendo varios sectores: las empresas, la cooperación internacional y también los fondos que el Estado está poniendo para esto.

 

Solo este año, el gobierno invertirá 3 millones de dólares en la implementación de este programa, de acuerdo a la funcionaria.

 

Destacó también que los esfuerzos para la implementación de este programa también pasan por la adecuación de la infraestructura escolar, sistemas eléctricos y condiciones de seguridad, y la formación docente.

 

“Lo fundamental aquí es la preparación del maestro, para que pueda hacerse un buen uso en el aula de ese recurso que se les está poniendo para acelerar y profundizar los aprendizajes, para garantizar aprendizaje de mayor calidad por parte de los estudiantes”, dijo.

 

La viceministra explicó que el beneficio de este programa presidencial va más allá del sector estudiantil, pues a través de la Escuela Inclusiva de Tiempo Pleno estos recursos podrán ponerse a disponibilidad de otros sectores.

 

“Por ejemplo que se puedan dar cursos de forma tal de que aquellas jovencitas o jovencitos que están fuera de la escuela, que por varias razones no continuaron sus estudios, puedan llegar allí y aprender no solamente el uso de la computación sino que también llevar algunos cursos, así como los padres y las madres de familia”, aseguró.

 

Indicó que a raíz de una experiencia de estas, en el municipio Nombre de Jesús, en el departamento de Chalatenango, en donde se implementó una modalidad en que los alumnos y alumnas llevaban las computadoras a sus hogares, se logró alfabetizar a otros miembros de sus familias.

 

“Con ayuda de ese recurso, que de todas manera iba hacia la casa, pues logramos alfabetizar a la familia también y ha sido una experiencia que quisiéramos replicar en el resto del país”, dijo la viceministra.

 

 

San Salvador, 25 de abril de 2015.