Print Friendly

El Salvador adoptó la Agenda de Desarrollo Sostenible 2015-2030, propuesta y aprobada por los países miembros de las Naciones Unidas, durante la Cumbre de Desarrollo Sostenible que inició hoy en Nueva York y en la que el presidente Salvador Sánchez Cerén ofreció un mensaje al mundo.

“Por primera vez el documento que adoptaremos fue construido con los aportes de todos los países y contó con una participación activa de la sociedad civil”, sostuvo el mandatario en su intervención frente al pleno de la ONU.

Consideró que “se nos presenta una oportunidad de decidir de forma concertada un nuevo camino para mejorar la vida de nuestros pueblos”.

Al respecto, el canciller de la República, Hugo Martínez, manifestó que “este renovado compromiso por el desarrollo sostenible es una gran oportunidad para enfrentar las pobreza, la desigualdad y las condiciones del planeta, pero también representa un desafío para la comunidad internacional y, en particular, para los países desarrollados para que respondan solidariamente a las necesidades de los países en desarrollo”

La Agenda de Desarrollo Sostenible 2015-2030 propone un plan de acción a favor de las personas, el planeta, la prosperidad, la paz universal y el acceso a la justicia.

El documento plantea 17 Objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental.

Los objetivos propuestos son: fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar, educación de calidad, igualdad de género, agua limpia y saneamiento, energía asequible y no contaminante, trabajo decente y crecimiento económico, industria, innovación e infraestructura.

Se suman a estos la reducción de las desigualdades, ciudades y comunidades sostenibles, producción y consumo responsable, acción por el clima, vida submarina, paz, justicia e instituciones sólidas, y alianza para lograr los objetivos.

Esta agenda servirá para guiar los programas de desarrollo de los países durante los próximos 15 años, con el compromiso de los Estados miembros de la ONU de movilizar los medios necesarios para su implementación.

Nueva York (EE.UU.), 25 de septiembre de 2015.