Print Friendly
  • Los presidentes del Triángulo Norte se reunieron este día para evaluar el trabajo conjunto y vislumbrar el próximo paso: hacer realidad la unión aduanera.

 

El visionario proceso de Integración Profunda, conocido como unión aduanera, para el libre tránsito de mercancías y personas naturales en la zona del Triángulo Norte centroamericano dio hoy un paso seguro para pronto beneficiar del desarrollo de los pueblos de Guatemala, Honduras y El Salvador.

 

“La facilitación del comercio es una pieza clave para la dinamización de nuestras economías, y con ello, para una mayor generación de oportunidades de desarrollo y prosperidad para nuestros pueblos”, dijo el Presidente Salvador Sánchez Cerén en declaraciones a la prensa que, junto a sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de Guatemala, Jimmy Morales, brindaron posterior a la reunión de trabajo sostenida en el área terrestre de la frontera El Amatillo.

 

El estadista salvadoreño anunció que El Salvador ha decidido sumarse de manera inmediata a la unión aduanera, y en este marco se impulsa un proceso acelerado y gradual para que en el menor plazo posible haya una plena incorporación.

 

Aseguró que se han definido las líneas de acción para que los pasos fronterizos, lejos de presentar obstáculos, para el intercambio comercial y la movilidad de personas se convierta en herramientas que conduzcan a una integración profunda hacia el libre tránsito de mercancías y de personas naturales en la subregión.

 

El mandatario salvadoreño informó que se ha instruido a distintas dependencias de los respectivos gobiernos para que inicien mecanismos concretos que permitan la pronta incorporación de El Salvador a esta iniciativa de integración económica.

 

Reiteró que todos los avances en el ámbito económico comercial deben ir en armonía con las acciones que ya se están ejecutando en materia de seguridad, de modo que este libre tránsito de mercancías no afecte los esfuerzos para combatir el crimen transnacional.

 

“También nos congratulamos de las acciones que estamos desarrollando de forma coordinada, especialmente a través de la fuerza de tarea conjunta que lanzamos hace casi un año y que abona, precisamente, a la seguridad de nuestras fronteras”, precisó.

 

 

Al concluir el encuentro, los presidentes firmaron la Declaración de El Amatillo en la que se plasmó que Honduras y Guatemala reciben con beneplácito la decisión de El Salvador de incorporarse al proceso de Integración Profunda, como es llamada la unión aduanera.

 

Las acciones, según lo establecido en la declaración, incluirán una estrategia para fortalecer la seguridad en equilibro con la facilitación del comercio y en armonía con el objetivo fundamental de concretizar la adhesión de El Salvador al proceso de Integración Profunda.

 

Los presidentes de Guatemala y Honduras también expresaron su congratulación por la implementación exitosa en El Salvador de medidas de facilitación del comercio, como el sistema de cámaras de videovigilancia y la tecnología de identificación por radio frecuencia, herramientas valiosas en este proceso.

 

Respecto a la apuesta prioritaria sobre la seguridad, el gobernante salvadoreño añadió que “el tema de la integración económica no lo hemos desligado de la situación de inseguridad que tiene el Triángulo Norte”.

 

El jefe de Estado añadió que “los grupos de alto nivel de seguridad tienen suficiente información para que se pueda establecer una coordinación permanente, tanto en el área de inteligencia, en el área de la Fuerza de Tarea Trinacional y lo que tiene que ver con el combate al crimen organizado y al narcotráfico”.

 

San Salvador, 20 de octubre de 2017.