Print Friendly
  • El mandatario salvadoreño también llamó a consultas a su embajadora en el país suramericano.

 

El presidente de la república, Salvador Sánchez Cerén, aseguró que su gobierno no reconoce al gobierno provisional instalado en Brasil, en un proceso que calificó como contrario a la voluntad popular.

 

“Nosotros como país somos respetuosos de otros países y tenemos el principio de no intervención, pero también somos respetuosos de otras democracias y somos respetuosos de la voluntad popular”, dijo el mandatario durante el programa Gobernando con la Gente, realizado en el municipio de Izalco, ubicado en el occidente de El Salvador.

 

Destacó que el proceso abierto contra la presidenta Dilma Rousseff es una “manipulación política”, en el cual no se ha podido comprobar que existe algún tipo de delito por el cual enjuiciarla.

 

Añadió que la mandataria ha sido electa por voluntad popular a través de elecciones legítimas, por lo que hizo un llamado para respetar la institucionalidad en el país suramericano.

 

Como parte del proceso anunciado por el jefe de Estado se ha llamado a consultas a la embajadora salvadoreña en Brasil, Diana Marcela Vanegas.

 

San Salvador, 14 de mayo de 2016.