Print Friendly
  • Los presidentes de los tres poderes del Estados se unieron a los protagonistas de aquel hecho histórico en una ceremonia en la que el protagonista principal fue el pueblo salvadoreño.

 

El Salvador revivió este 16 de enero el suceso histórico que abrió el capítulo de la democracia en el país, la firma de los Acuerdos de Paz, en una ceremonia que reunió a los presidentes de los tres poderes del Estado, firmantes del documento, funcionarios y cuerpo diplomático, junto al protagonista principal de aquel suceso: el pueblo salvadoreño.

 

“Hay sentimientos encontrados”, dijo Margot Pérez, presidenta del Consejo de Pueblos Originarios Nahuat Pipil de Nahuizalco, invitada junto a otros miembros de la organización al acto, realizado en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO), en la capital salvadoreña.

 

“Son sentimientos encontrados, hay una alegría pero al mismo tiempo recordamos los hermanos que murieron para lograr la paz, para nosotros significa mucho que se les recuerde y se les honre”, aseguró.

 

La vara ceremonial del Consejo, portada por uno de los integrantes del Consejo durante el evento, se levantó mucho más durante el minuto de silencio en honor a las personas que perdieron la vida durante el conflicto armado.

 

Otra estampa se replicó durante la jornada: los firmantes de los Acuerdos de Paz (la mayoría de ellos) sentados juntos, recordando la voluntad de consenso que privilegió aquella salida a más de una década de conflicto; voluntad que el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, consideró vigente en su mensaje dirigido a la nación.

 

“Como firmante de los Acuerdos de Paz sigo sosteniendo que su esencia fundamental es promover una sociedad respetuosa de las ideas, abierta al diálogo y al debate permanente, que fomente la participación social”, dijo el mandatario.

 

La participación de representantes de distintos sectores en el evento colocó el énfasis en la organización y participación ciudadana para conservar la paz.

 

“La organización es importante, más para los jóvenes, porque ahora es delito ser joven, el joven es el que más sufre por la violencia, por eso debemos trabajar para que haya paz”, aseguró Rosa Elena de López, presidenta de la Asociación de Mujeres de El Salvador, una de las invitadas a la ceremonia.

 

El acto también estuvo marcado por interpretaciones artísticas, a cargo del cantautor salvadoreño Álvaro Torres, la Orquesta Sinfónica Nacional y el Coro Presidencial para el Buen Vivir.

 

Uno de los puntos más emotivos de la ceremonia fue cuando niñas y niños del Coro para el Buen Vivir, acuerpados por un grupo de jóvenes y al ritmo del Himno de la Alegría (fragmento de Sinfonía 9 de Beethoven), subieron a la tarima para presentar el documento de los Acuerdos de Paz.

 

San Salvador, 16 de enero de 2016.