Print Friendly
  • El Presidente Salvador Sánchez Cerén ha planteado la necesidad de construir una nueva agenda de acuerdos que permitan darle solución, de forma unida, a los principales problemas del país.

En el Anfiteatro del Centro de Ferias y Convenciones (CIFCO) se vive la mañana de este lunes 16 de enero un ambiente de fiesta, y no es para menos, salvadoreños de todas las edades conmemoran 25 años de la firma de los Acuerdos de Paz, que pusieron fin a un dramático conflicto bélico y devolvieron la esperanza a las familias salvadoreñas.

“Siento una gran esperanza y alegría”, dijo don Aldo Cáceres, de 70 años, quien asegura que aunque no se ha logrado un clima de paz social pleno, los Acuerdos sí marcaron una diferencia y motivaron a la sociedad a seguir consolidando este esfuerzo.

“Como todos somos parte de un conjunto, debemos comenzar por nosotros mismos, empezar construyendo esa paz en la familia, y sobre todo las autoridades deben continuar impulsando el diálogo”, expresó.

Doña Araceli de Kleé, de 50 años, coincide con él. Para ella este evento es trascendental para el país, especialmente para los que vivieron el difícil momento del conflicto armado, y reconoce que aunque el país ha avanzado mucho, todavía hay un largo camino por recorrer.

“Tenemos que ser protagónicos en todas las actividades que se estén dando, no solamente hay que ser espectadores pasivos, sino participar activamente en todas las actividades que como gobierno se estén promulgando. De esa manera darle a conocer a las nuevas generaciones qué es lo que hay que hacer para participar, para lograr lo que tanto hemos ansiado desde hace muchos años”, dijo.

Acompañado de su familia llegó don Wilfredo Inestroza, padre de uno de los jóvenes integrantes del grupo de Jazz Cenar. Asegura que invertir en la juventud “es una forma de acercarnos más a la cultura de paz que pide el país”.

“Deben haber más programas encaminados a las nuevas generaciones para que no se olviden que necesitamos vivir en un ambiente de paz y seguridad, para que la sociedad salvadoreña pueda desarrollarse mejor y los jóvenes tengan mejores oportunidades”, comentó emocionado.

Por su parte, Vilma Portales, de 31 años, indicó que eventos como este permiten trasladar a las nuevas generaciones el conocimiento sobre el suceso histórico, para que ellos aporten también a la construcción de un mejor país.

“Desde nuestros hogares, desde nuestras casas, fortaleciendo el respeto entre las personas es lo más ideal e indispensable porque de esa manera vamos a contribuir a la paz en los escenarios donde nos desarrollamos”, dice.

La niñez y la juventud también se hizo presente. Ashly Beatriz Raimundo, del Centro Escolar República de Canadá, comentó que es necesario que los jóvenes hagan su parte para construir un mejor país.

Su compañero Manuel de Jesús Baires, de 11 años, opina de la misma manera; para él respetar a sus vecinos, maestros, amigos es un paso importante para impulsar una sociedad pacífica.

El Presidente Salvador Sánchez Cerén reiteró la noche de ayer domingo, durante el acto de inauguración del parque Escultórico a la Reconciliación, que es inmensa la necesidad del país de avanzar con madurez hacia una segunda generación de acuerdos, que contribuyan a edificar un mejor futuro para el país.

“Es necesario y urgente cimentar las bases de un verdadero reconcilio que nos permita trabajar unidos y lograr acuerdos que se traduzcan en beneficios para el pueblo salvadoreño”, indicó durante la actividad.

San Salvador, 16 de enero de 2017.

25 Aniversario de la Firma de los Acuerdos de Paz.