Print Friendly
  • El Presidente Salvador Sánchez Cerén es el principal impulsor de un proceso que busca hacer realidad una segunda generación de acuerdos para que la nación avance en democracia hacia el desarrollo inclusivo.

El Presidente Salvador Sánchez Cerén, uno de los signatarios de los Acuerdos de Paz, dijo hoy, al celebrar 25 años de este suceso histórico, que el principal legado de la firma es la práctica del diálogo permanente para enfrentar los desafíos.

El mensaje que enviamos al mundo aquel histórico 16 de enero de 1992 es “que el camino a la solución de los problemas del país es el diálogo permanente y la unidad”, expresó el gobernante en el acto que reunió a firmantes de los Acuerdos, organizaciones sociales, jóvenes y diversos sectores sociales en el anfiteatro del Centro Internacional de Ferias y Convenciones (CIFCO).

“Ahora, con ese mismo espíritu de diálogo y unidad, celebramos 25 años de transformaciones en nuestro país”, añadió.

Con su mirada al futuro, el estadista expresó que su gobierno continuará “impulsando políticas públicas para garantizar los derechos humanos de los salvadoreños y salvadoreñas”.

“Con esos objetivos, como Jefe de Estado lidero el proceso de gobernar con la gente hacia el buen vivir”, dijo el Presidente Sánchez Cerén.

El jefe de Gobierno también se ha puesto al frente de los desafíos más importantes del país con su propuesta de llevar adelante, con el apoyo de la ONU, un nuevo proceso de “diálogo para alcanzar una segunda generación de acuerdos frente a los desafíos y necesidades actuales”.

Así, podremos acercarnos más a ese país con el que todas y todos soñamos, afirmó el gobernante.

La ONU ha nombrado para tal fin al reconocido diplomático mexicano Benito Andión, quien apoyó al país desde ONUSAL en los años noventa para verificar el cumplimiento de los Acuerdos de Paz.

“Estaremos llevando adelante este diálogo del que participarán todos los actores claves de nuestro país como las fuerzas políticas, sectores sociales y productivos”, explicó el estadista.

Durante el acto el Presidente invitó al pueblo salvadoreño a mantener la esperanza y a continuar este proceso de transformaciones.

“Continuemos cultivando y defendiendo la paz”, pidió el jefe de Estado, quien hace 25 años en el castillo de Chapultepec, en México, puso su firma en una de las páginas más gloriosas de la historia nacional, un día que cambió el futuro de El Salvador.

San Salvador, 16 de enero de 2016.

25 Aniversario de la Firma de los Acuerdos de Paz (1)