Print Friendly

Cientos de miles de personas celebraron este 15 de septiembre la independencia nacional y centroamericana con multitudinarios desfiles en todo El Salvador, caracterizados por la alegría, la unidad, el valor y la esperanza, como exhortó el presidente Salvador Sánchez Cerén.

Nos reunimos hoy para celebrar y reflexionar sobre el sentido que debemos darle a este 194 aniversario de nuestra independencia, cómo aprender del camino que hemos recorrido hasta hoy como nación, lo que hemos logrado y lo que debemos hacer todavía, afirmó el estadista en su mensaje al país.

“Para mí, independencia es romper las cadenas de la ignorancia, levantar la frente en alto, es luchar sin descanso por una vida digna para todos.

“Independencia es construir El Salvador próspero, educado y seguro que nos hemos propuesto en nuestro Plan Quinquenal de Desarrollo.

“Solo así construyendo el Buen Vivir lograremos que cada salvadoreña y salvadoreño se sienta verdaderamente independiente”.

De esa manera el Presidente precisó sobre el sentido que debemos darle a las fiestas patrias y al homenaje a nuestros próceres, cuyo “tributo debe estar profundamente marcado por nuestro accionar para hacer realidad los sueños de quienes fundaron nuestra patria”.

Es tiempo de unidad, valor y esperanza, proclamo también el líder de la nación, citando el lema de las fiestas patrias de este año.

La niñez y la juventud dieron el ejemplo en los desfiles, y sólo los estudiantes superaron la cifra de 380 mil, de acuerdo con cifras del Ministerio de Educación, inundando las calles de todos los municipios con la alegría de las bandas de paz, abanderadas y jovencitas y jovencitos con trajes típicos.

A esa cifra se sumaron miles de madres, padres, abuelos y otros familiares y amigos, público, que acompañaron los actos en las calles o desde las aceras contempló el paso solemne de los músicos y danzantes juveniles.

Los estudiantes, los alumnos de la Academia Nacional de Seguridad Pública y soldados y oficiales de la Fuerza Armada también engalanaron las avenidas de San Salvador en desfiles que confluyeron en orden en el Estadio Nacional Jorge “El Mágico” González.

En nuestras manos tenemos no solo el legado de la gesta independentista, sino también el recorrido de todas las luchas históricas de nuestro pueblo por alcanzar una democracia integral, dijo el Presidente Sánchez en la Plaza Cívica.

Como gobierno, el gobernante hizo públicas buenas noticias, entre ellas “la entrada en vigor del FOMILENIO II, un programa que incluye la realización de proyectos que van a desatar la inversión privada en nuestro país, con el principal objetivo de contribuir a la reducción de la pobreza a través del crecimiento económico y desarrollo social”.

El logro de FOMILENIO II –añadió- es muestra de la buena salud de nuestra política exterior, de la confianza que genera el manejo transparente de los recursos y de la sólida relación de mi gobierno con el sector privado del país.

También trajo otras buenas noticias al pueblo:

“Mi gobierno no descansará en la ejecución y ampliación de los programas sociales que tantos beneficios han traído a nuestra población, proclamó el estadista.

“Me satisface ratificar que mantendremos los subsidios al gas, la electricidad, el transporte, y otros que tanto ayudan a aliviar la carga económica de las familias salvadoreñas.

“Esa es una forma de distribución con justicia de la riqueza que creamos todos y, sin duda alguna, de hacer más independiente a nuestro país”.

Las buenas noticias llenan de esperanza, optimismo centra también, junto al valor y la unidad, el lema de las celebraciones cívicas de este año.