Print Friendly

El secretario técnico y de planificación de la Presidencia, Roberto Lorenzana, se refirió esta mañana a la reunión sostenida la semana recién pasada entre los mandatarios del Triángulo Norte y el vicepresidente de los Estados Unidos de América, Joseph Biden, en el marco del Plan Alianza para la Prosperidad.

En el encuentro se abordó el tema de la distribución de los $750 millones aprobados por  el Congreso de Estados Unidos destinado al Plan Alianza para la Prosperidad, con la finalidad de impulsar proyectos que eleven la calidad de vida y las oportunidades para las poblaciones de los tres países centroamericanos comprendidos en el denominado Triángulo Norte (El Salvador, Honduras y Guatemala).

Sobre el punto,  el secretario Lorenzana manifestó que, aproximadamente, en lo que respecta a la cooperación bilateral, a El Salvador se le han asignado  $65 millones, a Guatemala $112 millones y a Honduras $98 millones. No obstante, el funcionario también explicó que existe otra parte de los fondos destinada a cooperación regional, superior a los $400 millones a la que también los países del Triángulo Norte pueden aplicar.

“También hay que decir que los Gobiernos no van a recibir ese dinero, sino que la ejecución, hoy por hoy, ha sido asignada a la Agencia de Cooperación de los Estados Unidos –AID–. Son ellos los que van a ejecutar esos proyectos, (…) con base en los planes que hemos acordado los tres países en el Plan de la Alianza para la Prosperidad”, sostuvo Lorenzana.

En adición, el secretario técnico y de planificación reveló que el vicepresidente Biden exhortó a los tres presidentes a iniciar la ruta para preparar una nueva gestión presupuestaria para 2017. “Los países vamos a empezarnos a preparar, tenemos una reunión técnica en las próximas semanas los tres países, justamente para definir cuáles son  los proyectos que vamos a proponer para una nueva cooperación en el año 2017”, manifestó Roberto Lorenzana.

En cuanto a los montos de distribución de los fondos, el secretario de planificación destacó que es importante recordar que El Salvador cuenta también con otra cooperación del pueblo y Gobierno de los Estados Unidos: el Fomilenio II, que no lo tienen las demás naciones de Triángulo. Asimismo, los niveles de pobreza registrados en el Salvador son inferiores a los de los otros países. “Esto es bien importante, porque en medio de todas las dificultades económicas y de seguridad que el país tiene, tenemos un nivel de pobreza mucho más bajo. El Salvador ha reducido la desigualdad en los últimos años de manera significativa”, aseveró el secretario.

Por otra parte, Lorenzana reiteró que tanto el Gobierno de El Salvador como el de los otros países del Triángulo han asumido un serio compromiso para trabajar por reducir la migración, presentar planes específicos y mejorar la transparencia en la gestión.

Manifestó que el Gobierno de El Salvador tiene un compromiso en el tema de la transparencia y recordó que en la calificación elaborada por el Comité de Basilea, El Salvador se posiciona en el cuarto lugar en América Latina de los países que tienen menos riesgo de lavado de dinero y se sitúa en un lugar muy significativo también a nivel mundial, lo cual es un logro importante en el cumplimiento en las normativas bancarias en el combate del lavado de dinero.

En el encuentro participaron los presidentes de El Salvador, Honduras y Guatemala, Salvador Sánchez Cerén, Juan Orlando Hernández  y Jimmy Morales, respectivamente; además del vicemandatario estadounidense.  El cónclave se realizó en el contexto de la toma de posesión del jefe de Estado guatemalteco Jimmy Morales.

San Salvador, 18 de enero de 2016