Print Friendly, PDF & Email

El Vicepresidente de la República y Secretario Técnico de la Presidencia, Oscar Ortiz, presentó, este día en Washington D.C., Estados Unidos, los avances que el gobierno ha implementado dentro del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, en la segunda Conferencia sobre Prosperidad y Seguridad en Centroamérica, junto al Vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence y los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales, y de Honduras, Juan Orlando Hernández.

Durante su intervención el vicemandatario destacó que “esta alianza es beneficiosa para los países del Triángulo Norte y significa una enorme oportunidad para seguir avanzando bajo una misma visión compartida alrededor de los grandes desafíos que tenemos en materia de seguridad, dinamización del sector productivo, mejora de las oportunidades de empleo y del clima de inversión en la región”, puntualizó.

Resaltó, también, que el país ha realizado importantes avances en cada uno de los ejes establecidos en el plan. “Convencidos de que esta es la ruta para dinamizar el desarrollo del país. El Salvador agradece el acompañamiento activo de nuestros socios estratégicos, como lo son los gobiernos de los Estados Unidos de América y México. Además, agradecemos todo el apoyo y soporte técnico que nos está brindando el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en este camino”, aseveró.

El Vicemandatario dijo que el país ha logrado disminuir en un 60% la migración irregular, gracias al trabajo sostenido y organizado con los demás países que conforman el Triángulo Norte. “Si nuestros países son estables y prósperos generando más oportunidades se tendrá una disminución estructural y sostenida de la migración irregular a otros países”.

Otro de los compromisos adquiridos durante la primera conferencia fue la consolidación de la Unión Aduanera entre los países del Triangulo Norte, objetivo que estará constituido a partir de noviembre de este año y es considerado un paso histórico y representa el avance más trascendental en favor de la integración económica centroamericana en los últimos años.

Se ha logrado implementar la Ley de Responsabilidad Fiscal, las Reformas al Sistema de Pensiones y la Contribución Especial a la Seguridad Ciudadana y Convivencia, como resultado del primer acuerdo sobre política fiscal y se estableció la mesa de negociación para llegar, en el corto plazo, a un segundo acuerdo.

Con estas medidas se ha incrementado los ingresos del estado, se ha avanzado en hacer más eficiente el gasto público y ha permitido el manejo responsable del endeudamiento externo.

El Salvador ha introducido una serie de Mejoras Regulatorias que han contribuido a reducir la tramitología y burocracia institucional, así como ha permitido fortalecer el clima de negocios, lo que ha contribuido a la mejora de 22 posiciones del páis en el informe del Doing Business 2018.

Respecto a la diversificación de la matriz energética, El Salvador ha logrado importantes avances e inversiones en energías limpias como la energía fotovoltaica, gas natural con una inversión de más de $800 millones, geotérmica, así como próximamente aeólica. Además, se ha logrado avanzar con la expansión de la transmisión nacional de energía, duplicando la capacidad de potencia en la red de transmisión nacional y contribuyendo a la red de transmisión regional. Lo anterior propicia una mayor competitividad y garantizar la energía necesaria para el desarrollo económico y bienestar social.

Respecto al tema de seguridad se ha logrado bajar los homicidios en un 33%, respecto al año anterior, y un 58% en los últimos dos años. El Salvador comprometido con esta alianza ha tomado acciones responsables en el campo de la seguridad.

Desde 2015 a la fecha se ha venido trabajando fuertemente y se ha combatido con éxito el narcotráfico. Se han realizado importantes incautaciones de droga que suman aproximadamente más de 850 millones de dólares.

En materia de reinserción social y reingeniería penitenciaria se está implementando el programa “Yo Cambio”, un modelo integrador con estrategias formativas, educativas, laborales y espirituales, en donde participan 22 mil privados de libertad (más del 56% de la población penitenciaria). Este programa ha sido todo un éxito y se ha convertido en un modelo a seguir para varios países de Centroamérica. De la misma forma, el país ha logrado reducir el hacinamiento en el sistema penitenciario en 150%, tomando en cuenta que para febrero de 2017, se tenía un 223%.

El Vicemandatario enfatizó en que se debe seguir invirtiendo en seguridad, enfocados en el tema de prevención, y en el reforzamiento de las estructuras policiales “para que sean mas modernas, efectivas y cuenten con el mayor nivel de equipamiento”; además de contar con una estrategia internacional para combatir las estructuras transnacionales.

Finalmente aseveró que los protagonistas centrales de todo el proceso son los países del Triangulo Norte y que se espera continuar trabajando bajo la misma visión compartida en la que se pueda ofrecer una estabilidad para los compatriotas que actualmente residen en los Estados Unidos con el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS).

Washington D.C., Estados Unidos, 11 de octubre de 2018